carta a la minstra Báñez

Carta a la Ministra de Trabajo y Seguridad Social,  Excma Srª Dª Fátima Báñez García

 

Señora Ministra:

Deseo que cuando reciba mi carta se encuentre bien de salud, yo, a pesar de la artrosis de mis pies, (para la que nuestras multinacionales de la investigación no han encontrado tratamiento) me encuentro bien.

Días pasados recibí una carta firmada por usted, para anunciarme los 2,5€ de subida de mi pensión, de los que gozaré durante el año que ahora comenzamos.

Comienza su carta diciendo: con el retorno a España del crecimiento económico y de la creación de empleo, estamos superando la más grave crisis de la etapa democrática.

Vayamos por partes: lo del crecimiento económico (aunque a Valladolid no ha llegado) puede que sea cierto; pero ese crecimiento económico se ha quedado en manos de unas pocas familias asentadas en el índice bursátil del IBEX 35. Sepa usted señora Ministra, que durante los años que llevamos de crisis, mientras que el pueblo vive en la incertidumbre, la precariedad y la miseria, cinco familias del índice bursátil citado más atrás, acumularon 70.000 millones de € de beneficios. Nos damos cuenta señora Ministra que la política económica del gobierno del que usted forma parte, está diseñada para beneficio exclusivo de esa minoría y que toda la palabrería mentirosa propagada a través de sus medios de propaganda no es suficiente para engañarnos. Vivimos la realidad de la calle, con eso nos basta para conocer la verdadera cara del mundo.

No es cierto, como usted afirma, que estemos saliendo de la crisis, sino que nos estamos acostumbrando a vivir en ella, que no es lo mismo que salir de esta colosal estafa a la que usted llama crisis.

También sabemos que los autores de esa crisis fueron ustedes, los del PP, cuando estuvieron en el gobierno en la etapa de 1996 a 2004, creando la burbuja inmobiliaria, entonces se empezó a hinchar la citada burbuja, le repito Sª Ministra, y que le explotó al gobierno del PSOE cuando viajábamos felices hacia la Champions League de la economía europea.

Dice usted que: durante estos años hemos logrado evitar el rescate de nuestra economía. Gracias a los ¿100.000? millones que nos prestó la banca europea, o sea que si hubo rescate.

Dice usted en el mismo párrafo que hemos logrado poner en orden las cuentas públicas:

No Sª Ministra; lo que han hecho ustedes es aumentar el déficit del 70% al 100%, a pesar de los recortes y privaciones a los que nos ha sometido.

Continúa usted diciendo que: hemos vuelto a crecer y a crear empleo. No Sª Ministra; el que haya menos paro no es porque se haya creado empleo; sino porque regresaron a sus países cerca de 600.000 extranjeros y se fueron a trabajar a otros países doscientos mil jóvenes porque aquí la Reforma Laboral, no solo no ha creado empleo, sino que ha reducido los salarios a la miseria, porque tenemos la clase empresarial más inútil, evasora, corrupta y subvencionada de Europa incapaz de crear nada, siempre en espera de los pelotazos que les conceden los gobiernos. Según su pensamiento Sª Ministra, el día que todos los parados se marchen de España, estoy seguro que su gobierno se atribuirá el éxito de acabar con el paro. Usted nos quiere engañar Sª Ministra cuando dice que han creado más de un millón de puestos de trabajo, pero nosotros no nos dejamos; cuando se despide a un trabajador con puesto fijo que hace ocho horas y se sustituye por tres que hacen dos cada uno, no se ganan dos puestos de trabajo, se pierden dos horas de productividad. Según su teoría Sª Ministra si en Valladolid si cerrara la Renault y pusieran diez fruterías saldríamos ganado nueve empresas, cuando la realidad sería que tendríamos 8000 parados más.

Dice Usted que el empleo es el mejor y principal sustento del sistema de pensiones. Tiene Usted  razón Sª Ministra; pero la prueba palpable que el empleo no se ha recuperado, es que han tenido que dilapidar la mitad de los 68300 millones de € que recibieron en el Fondo de Pensiones cuando llegaron al gobierno, por no diseñar un plan económico que equilibrara los gastos y los ingresos. Los verdaderos beneficiarios de esa colosal estafa no hemos sido los pensionistas, sino los empresarios, que se lo han ahorrado en cotizaciones y que a su vez no han servido para invertir en cambiar el sistema productivo, sino para aumentar la evasión fiscal y la economía sumergida.

Me da usted las gracias por mi solidaridad y compromiso con España. Esté usted segura que yo si soy solidario con mi país; la prueba es que he trabajado cerca de cincuenta años. Mi grano de arena para el engrandecimiento del país está puesto. Yo no soy del bando de las cigarras, soy del de las hormigas. Mi compromiso con España es más sincero que el de los políticos que han gobernado hasta ahora, que se han puesto de lado ante proyectos separatistas puestos en marcha desde hace muchos años.

En el siguiente párrafo dice Usted que queda mucho por hacer. No sé a qué se refiere Usted. Si es al Fondo de Pensiones ya queda poco de dilapidar. Si se refiere a los catorce millones de pobres con los que acabamos esta legislatura, como dice que quiere continuar, ¿Quiere hacer otros catorce en la próxima? En esta legislatura han conseguido que 85 personas tengan tanto dinero como el 60% de la población ¿piensan ustedes conseguir que esas 85 tengan tanto como el 80% en lugar del 60%? No menciona Usted en la carta a los miles y miles de ancianos que por lo exiguo de sus pensiones no pueden pagar los recibos del suministro de energías creando una nueva pobreza, la “pobreza energética” mientras crecen sin parar los beneficios de los oligopolios energéticos. ¿No cree Usted Sª Ministra que si los 70.000 millones que han ganado esas familias asentadas en el IBEX 35 a lo largo de la crisis, (o estafa) se hubieran repartido con un sistema de justicia distributiva se hubieran amortiguado los problemas de millones de personas?

Cita Usted a la Seguridad Social como nuestro principal proyecto de solidaridad. Así debería ser, pero ustedes la han convertido en un área de negocio más, privatizando toda clase de servicios sanitarios, educativos y asistenciales.

Le hago una sugerencia: estimule usted a su gobierno para que obligue a esos 85 ricachones a que que inviertan su dinero en proyectos creativos de riqueza y que las calles de las ciudades las barran los barrenderos y que arreglen los jardines los jardineros, que gobiernen la sanidad los sanitarios, la enseñanza los enseñantes y no las familias Entrecanales, los Rafael del Pino, las hermanas Koplowitz o Florentino Pérez. Señora Ministra; Usted y su gobierno que dicen ser cristianos, le recuerdo que el séptimo Mandamiento de la Ley de Dios dice NO ROBAR, el octavo NO MENTIR y el décimo NO CODICIAR LOS BIENES AJENOS, recuérdeselo a esos 85. Sin cumplir los Mandamientos Sº Ministra, no se es buen cristiano.

Perdone la extensión de mi carta, son tantas las penurias que su política nos hace padecer, que se acaba el papel antes relatarlas todas.

Dándole las gracias anticipadas por su bondad y paciencia al gastar su preciado tiempo en leer mis humildes letras, me despido de Usted con un afectuoso saludo.

 

Fdo

 

José Manuel Ferrero Iglesias

Reflexiones sobre el mundo

Prólogo

Los aconteceres de la vida diaria, de cualquier índole, inciden sobre mi forma de pensar y según la información que he adquirido a lo largo de mi ya dilatada vida sobre la evolución de la sociedad en la que vivo y el compromiso de no ser un ser pasivo ante los problemas que aquejan al mundo que me rodea, he decidido ejercer uno de los principales derechos que todas las personas tenemos, la libertad de expresar mis opiniones, por escrito y de palabra.

Los medios de comunicación (a menudo los califico como empresas de propaganda de la patronal) hacen llegar hasta el público en general noticias sobre el devenir de la economía, la política y de otras muchas facetas que se desarrollan en la evolución de la sociedad.

Como he decidido estar en un lugar que no es ajeno a los problemas que aquejan a la sociedad en la que vivo, mis reflexiones son casi siempre sobre el trabajo, la economía y todo lo que tenga que ver con el justo reparto de la riqueza y la defensa de los derechos y libertades propios de un sistema democrático. Opino sobre hechos y sobre las personas que los protagonizan desde los puestos de responsabilidad política.

En este volumen dejaré reflejadas mis opiniones, que solo son eso, sin pretender arrogarme la razón. Admito mi escasa capacidad de análisis sobre muchas cosas, pero si esos personajes que cobran sueldos multimillonarios en los organismos nacionales e internacionales, que dirigen y manipulan la economía, se equivocan, yo también tengo derecho a equivocarme, con la ventaja para mis improbables lectores, que yo por mis opiniones no cobro, mientras que los personajes antes aludidos, cobran sueldos y prebendas que a la mayoría de los mortales nos parecen escandalosos.

Es muy difícil encontrar opiniones independientes y libres, porque en cierta medida mi opinión está formada por la información que otros me han dado, de los libros que otros escribieron, de las opiniones que he escuchado y en último lugar de las reflexiones que el mundo que observo me hace ver.

El observatorio que he elegido para observar el mundo no es imparcial. Si pertenezco a la clase obrera, y soy militante consciente en una organización perteneciente a esa clase, mi visión del mundo tiene que ser la que se ve desde el lugar que ocupo. Pero esto no me impedirá ser crítico con la clase social, ni con la organización a las que pertenezco. Mis opiniones son libres y no escribo para satisfacer a nadie. Si con la lectura de estas páginas a alguien se le revuelve la conciencia, será porque no tiene bien asentada su moral.

En esta recopilación de opiniones, los escritos no serán muy largos; en primer lugar porque carezco de conocimientos literarios para extenderme en florituras del lenguaje, y en segundo porque como decía un clásico del Siglo de Oro (creo que era D. Baltasar Gracián) a más palabras, más errores. Por tanto trataré de que la lectura le resulte amena al que a bien tuviere leer estas páginas. Me alegraré si le sirvieran para divertimento, o de ayuda para comprender el mundo más cercano.

Como no está al alcance de mis conocimientos componer un libro sobre una materia determinada, he recopilado en éste volumen los escritos que a lo largo del tiempo escribí, sobre diversos asuntos que me hicieron reflexionar, espero que el trabajo salga ameno y ordenado.

Me parece conveniente proporcionar al lector una visión histórica del país donde se van a desarrollar los acontecimientos que a continuación comentaré. Es la versión más corta que de la dilatada historia de nuestra España hacerse pueda. En ella se reflejan nuestras conquistas y nuestras miserias. Como hemos estado siglos en guerras, nuestras victorias fueron gloriosas y nuestras derrotas humillantes. Conquistamos imperios con nuestras espadas y los perdimos defendiendo las cruces de otros.

Escrito uno

Me gustaría que mi lenguaje habitual tuviera disponibles todas las palabras del diccionario para expresar mis sentimientos y razonamientos de forma oral o escrita como en este caso además que estuvieran al servicio de la verdad, no pondría mi conocimiento de las palabras para tergiversarla, a lo cual tan acostumbrados nos tienen desde las empresas propaganda de la patronal (conocidas también como medios de comunicación)

Algunos hemos visto durante la última década como la patronal ha utilizado sus empresas de propaganda para mentir, insultar y tergiversar la realidad en favor de sus intereses. Han puesto al frente de sus medios de propaganda a reconocidos mercenarios de la palabra, de la imagen o de la pluma para convertir la mentira en ideas, han utilizado las palabras de forma malvada entre el público con la malévola intención de manipular sus conciencias, podían haberlas utilizado para decirnos la verdad.

 

                         Historia de España

Eran los primeros años del octavo siglo de nuestra era, cuando unas tribus aguerridas y fanatizadas por un dios nuevo, procedentes del Oriente del Mediterráneo y de los desiertos de Arabia llegaron al Sur de la península ibérica. Estos llegaron diciendo que venían ayudar a los partidarios del rey anterior, Witiza, que a su vez pertenecía a una estirpe de invasores anteriores procedentes del Norte de Europa que tres siglos antes colonizaron estos andurriales. A este fulano se lo debían de haber cargado sus amigos o familiares, pudiera ser que colaborando unos y otros, para poder mandar ellos. Cruzar el mar que nos separa de África lo tuvieron fácil, no solo por su estrechez, sino porque la derechona de entonces ya tenía el espíritu canalla que tiene ahora y un fulano llamado el Conde don Julián colaboró con los invasores y un obispo, un tal Don Opas, negoció con los visitantes que si le dejaban en paz el negocio de los cristos, que él tampoco se metía con ellos y le dejaba hacer. Como se puede ver, la salsa traidora y canalla de la derecha viene de antiguo. El rey de por aquí, un tal Rodrigo, andaba por aquel entonces peleando contra los de Herri Batasuna de la época, es decir, en el Norte de la finca. Cuando se enteró cogieron los bártulos y marcharon hacia el Sur. Llegaron cansados después de tan largo viaje y a los nuevos inquilinos no les costó mucho trabajo darles caña en condiciones en la batalla que tuvieron junto al rio Guadalete y sus inmediaciones. En menos de dos años llegaron al mar del Norte y se quedaron con la finca y a la derechona de aquí se le acabó el negocio; a los de los Cristos no se los cargaron, pero se quedaron con el negocio para un tal Alá. Este Alá era otro Dios que le había llenado la sesera de bobadas a un tal Mahoma, (o al menos eso dijo éste) el citado Mahoma se dedicó a propagarlas prometiendo que al que entregara el pellejo en defensa de aquellas tonterías que le esperaba el paraíso, donde serían recibidos por unas tías en pelotas entre arroyos de leche y miel. Este historiador de pacotilla duda, si la especie más numerosa de la naturaleza será la de los insectos o la de los gilipollas.

Cuando la derechona de las espadas y los Cristo se vio sin chollo y el negocio de explotar al personal se lo quedaban los otros, le pareció mal, y se liaron a estacazos contra los del turbante y fueron rescatando cachos de la finca a lo cual llamaron reconquista, y se fueron quedando con ella los de las espadas para cazar y los del Cristo para construir iglesias, palacios, ermitas, conventos y catedrales; para el pueblo nada, guerras, miserias y esclavitud. Los pobres no eran dueños ni de su cuerpo ni de la fuerza del mismo. El destino de los pobres se limitaba a generar riquezas para los monarcas, nobles y clérigos y a morir en las guerras en defensa de los intereses de los mismos. Las guerras continuaron y fueron recuperando grandes extensiones del terreno; en cada pueblo que fuera lo suficientemente poblado para mantener un convento de parásitos, los de la sotana se adueñaban del terreno y el pueblo tenía que trabajar para ellos o para el guerrero, pues las tierras como he dicho antes eran de los de la espada o de los del Cristo.

Como el trabajo nunca ha sido ocupación de la derechona (no en vano había un antiguo dicho que decía que el trabajo mecánico no era propio de hidalgos) los terrenos conquistados los ocupaban con ovejas que es lo que menos trabajo daba, el cultivo de la tierra era más laborioso y había fabricar arados y fabricar cosas, el hacer algo de provecho nunca ha sido labor de la burguesía española, lo suyo ha sido la guerra, la caza y la misa. La elaboración de la lana requiere un proceso industrial que la derechona española estaba en la misma posición que ahora; es decir, incapaz de llevarlo a cabo, incapaz de crear nada. La lana la llevaban a elaborar los mismos que ahora nos fabrican los coches y toda clase de artilugios, es decir, franceses, ingleses, italianos y los de los países bajos, (entonces Flandes), ahora Bélgica y Holanda

Al final nuestros guerreros recuperaron hasta el último huerto de la finca en Granada en el año 1492. 781 años después de que llegaran los primeros moros, se marcharon los últimos. Como podemos ver, nuestros guerreros se lo tomaron con calma. Pero el mismo año descubrieron otro chollo; un marinero genovés descubrió nuevas tierras al otro lado del mar y los mismos que estuvieron haciendo negocio contra los moros durante más de setecientos años, ahora lo hicieron esclavizando a los nativos del nuevo territorio y quitándoles sus riquezas para decorar altares y castillos. Las riquezas del nuevo mundo no sirvieron para que las gentes de aquí ni de allí vivieran mejor, sino para enriquecerse la derechona, que siguió de parásita y de inútil como en siglos pasados. Nos gastamos lo que teníamos y lo que no teníamos en guerras inútiles para defender la santa fe de Cristo, pero ni un maravedí en el bienestar del pueblo. A los nativos de los nuevos territorios los pusimos a rezar a cristazo limpio. Nuestros paisanos, llevaran en la mano una cruz o una espada, le regalaban a los nativos una cruz de palo o un santo de barro a cambio de un carro de oro.

Los más aventureros de por aquí se asentaron allá en las nuevas tierras y se declararon independientes formando nuevas naciones, pero con el estilo de aquí; los del Cristo ampliaron el negocio a las nuevas tierras y la derechona de los nuevos países siguió mandando en ellos con el estilo de aquí.

Pasaron unos siglos y como la miseria espabila mucho, surgieron por aquí escritores y pintores que dieron fama universal a nuestra lengua y a nuestras artes. En esos tiempos la derecha moría de gota y el pueblo de hambre. Pasado el tiempo, por estas tierras, mientras que los franceses hacían la revolución política dándole forma a y contenido a la democracia y a los derechos del hombre y los ingleses ponían las bases del capitalismo que ahora gobierna el mundo, inventando la máquina de vapor, el motor de explosión, los ferrocarriles o la penicilina, nosotros nos entreteníamos haciendo guerras con los curas fusil en mano defendiendo la intransigencia y el oscurantismo. Los franceses de la revolución vinieron y ocuparon la finca, pero como los dueños del cotarro se dieron cuenta que la democracia que quizá hubieran instalado los nuevos ocupantes, siguiendo los principios de su revolución, ponía en peligro sus bicocas, ayudados por los más fanáticos, (cosa de la que por aquí nunca andamos escasos) acabaron echando a los franceses a porrazo limpio y el que no tuviera un fusil le clavaba la faca o el tenedor al franchute que tuviera al lado.

La derechona había descubierto un gran invento, que era enriquecerse a cuenta del estado construyendo los ferrocarriles e importando las locomotoras del tren y todas las otras máquinas que los europeos inventaban. La derechona de aquí seguía igual de inútil que cuando les vendía la lana a los europeos en el mercado de Medina del campo cuatro siglos antes.

Como los extranjeros habían inventado la electricidad, los trenes y los coches, los de aquí se enriquecieron construyendo ferrocarriles para los trenes, carreteras para los coches y pantanos para las bombillas, pero siguieron sin inventar nada.

Los reyes que tuvimos en cualquier siglo competían entre sí para ver cuál era más borracho o más bobo, nunca se supo, todos lo eran mucho. Hemos tenido mandamases coronados, cazadores, borrachos, puteros, fanáticos, idiotas, reinas putas o santas inútiles, pero una cosa tuvieron en común, todos se dejaron dominar por la secta del vaticano hasta la idiotez; mientras tanto el pueblo en la miseria, el analfabetismo y la penuria como los siglos anteriores.

El siglo que empezamos guerreando contra los franceses lo acabamos guerreando en las últimas colonias de nuestro viejo imperio para acabar perdiéndolas y entrando deprimidos en el nuevo siglo. A la burguesía, tan zafia, cobarde e inútil como siglos anteriores no se le ocurrió ponerse a la altura de la burguesía europea, industrializar España y ponernos en el camino del progreso tecnológico como los países que marcaban el rumbo de los nuevos tiempos que nacían con el nuevo siglo.

En la cuarta década del siglo XX la mayoría de los españoles decidió prescindir de reyes, instaurar un gobierno del pueblo y encaminar a España por los caminos de la democracia y la libertad; pero el sector más zafio, analfabeto y brutal se opuso con las armas en la mano y hundieron a España en el oscurantismo, la miseria, la represión, el miedo y la muerte durante cuatro largas décadas.

El dictador que presidía los negocios de la derechona murió de viejo en la cama; hubo largas colas ante su maltrecho y pequeño cadáver y al día siguiente todos sus beneficiados y seguidores eran demócratas de toda la vida. Fuimos todos a votar y ganaron las elecciones los del partido del dictador muerto. Hubo años de prosperidad y los españoles entramos en el consumismo con entusiasmo y comprábamos todos los artilugios que inventaban los extranjeros, incluso ponían sus fábricas aquí y nos daban trabajo, nos hicimos europeos y construimos nosotros solos más casas que entre los más importantes países de Europa; pero como los sueldo eran miserables y precarios y lo único que era europeo eran los precios de los pisos, llegó un momento que la gente no pudo pagar sus casas y cuando nos dimos cuenta teníamos millón y medio de pisos sin vender y otros tantos sin poder pagar y todos los que antes hacían pisos (porque no sabemos hacer otra cosa) ahora están en el paro. España sigue sin industrializar, como en el siglo XV cuando la lana, o en el XIX cuando la revolución industrial. Pero la derechona para seguir enriqueciéndose continúa ordeñando la misma teta que siglos pasados; ahora es a cuenta de los impuestos que los ciudadanos aportamos para la sanidad, la educación, las pensiones y los derechos que nos dijeron que teníamos desde que acabó la dictadura.

El hambre, la miseria, la incertidumbre ante el futuro y el miedo vuelven a ser protagonistas de la vida del pueblo como en todos los siglos pasados, ¿pondremos remedio a esto los españoles?

Los que se dedican a escribir en los papeles los acontecimientos que pasan en este terreno, los historiadores; deberían escribir un capítulo para la historia y el siguiente para la corrupción. Es tan común la corrupción a la Historia de España, como las garrapatas a los perros.

Suárez

Ha muerto el que fue el primer presidente de gobierno de este tinglado democrático que tenemos, del que tan contentos están banqueros, capitalistas, obispos, gitanos y ladrones del más diverso pelaje; y aquí podemos recurrir al diccionario para encontrar todos los calificativos que describan a nuestro variopinto panorama social de toda clase de personajes que se dedican al ladroneo más diverso y a saquear a España de los recursos que el pueblo produce.

Nuestro diccionario es abundante en palabras para definir a los personajes que han dado a conocer a España como el país de la picaresca.

En la sociedad que hemos montado, la democracia ha dado carta de naturaleza y reconocimiento social a profesiones que entre nosotros siempre hubo; no es que la democracia las haya creado, pero que ahora gozan del respaldo público, porque los que se dedican a esas profesiones son la flor y la nata de la sociedad española.

Ladrones, cacos, atracadores, cuatreros, rateros, carteristas, mecheros, granujas, pillos, bribones, (hasta el Rey tuvo un barco al que le pusieron por nombre bribón); golfos, pícaros. (España es el país de la picaresca), sinvergüenzas, caraduras, jetas, vagos, timadores, saqueadores, explotadores, maleantes, traidores, canallas, parásitos, delatores, chivatos, pelotas, soplones, insolidarios, cobardes, miserables. En todo este conglomerado es donde encuentra su base social el PP; con la inestimable colaboración de estafadores, prevaricadores, beatos, fanáticos, zafios, ignorante, analfabetos, incultos, groseros, zafios, rústicos, santurrones, mojigatos, gazmoños o meapilas. Todo este conglomerado, que pasan por ser honrados ciudadanos, han concedido con su voto a los franquistas a los que el fallecido Suárez les hizo el papeleo para poder incorporarse a la nueva situación política como demócratas de toda la vida al día siguiente de inaugurarse las nuevas instituciones, sin perder los cargos, privilegios y prebendas que consiguieron con la dictadura, a la que con tanta fidelidad y ahínco habían servido; a cambio, eso sí, de enriquecerse a cuenta de España. Los que se enriquecieron con la dictadura, son los ricos de la democracia. Los que disfrutan de los cargos públicos de la democracia los han heredado de los que los disfrutaron en la dictadura. Si la derecha utilizó el franquismo para enriquecerse haciendo pantanos, casas o carreteras, en la democracia continuó haciendo ferrocarriles sin trenes, o con ellos vacios, aeropuertos sin aviones o millones de casas sin vender. Como ese negocio lo explotaron de forma despiadada hasta provocar la actual crisis,  ahora se aprovechan de esta mal llamada crisis, porque en realidad es una inmensa estafa, para seguir explotando a España  a cuenta de los ministerios de Sanidad, Educación, Trabajo y Seguridad Social. Ahora están convirtiendo en su negocio lo que son los derechos y libertades de los españoles. La derecha nunca ha tenido compasión de España, a pesar de su tan cacareado patriotismo; siempre la ha considerado como su finca, en la que los ciudadanos desempeñemos el papel de fieles criados.

A esta burguesía parásita y zafia de misa, rosario y escopeta, fue Suarez el que le dio el salvoconducto para pasar de la dictadura a la democracia incólumes de culpas. Hasta le ha parecido mal que un sector de españoles desentierre de las cunetas a sus muertos.

Ahora que han recuperado el poder amparándose en la base social que más atrás describo, tratan con todo descaro de restaurar el franquismo, con leyes restrictivas que impiden el acceso a la justicia de los más pobres, reformas laborales que no son más que pelotazos económicos conseguidos por los sindicatos patronales, que convierten a los obreros en esclavos, o leyes que convierten a las mujeres en simples paridoras sin derecho a gobernar su propio cuerpo.

El sistema heredado de la tan cacareada transición, es una democracia de ínfima calidad, porque la han construido los franquistas; aquellos a los que Suárez les consiguió el salvoconducto a la democracia.

¿Qué calidad puede tener nuestra democracia, si la han construido los que en otro tiempo ocuparon la Plaza de Oriente para vitorear al dictador? ¿Qué solidez pueden tener nuestras libertades y derechos si el pueblo no luchó por ellas, si no que fueron una concesión del franquismo?  Pues ahora el franquismo redivivo dispone de ellas para su negocio; pero hay otro sector cada vez más mayoritario del pueblo, que no está dispuesto a dejarse arrebatar lo que corresponde a un sistema auténticamente democrático y de derecho.

Un pueblo inculto, zafio, canalla y miserable se deshace ahora en elogios hacia el muerto al que en vida traicionaron y vilipendiaron. Esta es España.

 

Un poco sobre la corrupción 

 Las crisis no las dan los árboles

Ya hace tiempo escribí sobre la crisis diciendo que no las dan los árboles, ni son fenómenos naturales que escapen a la voluntad de los hombres. Por el contrario, obedecen a los intereses de personas con ambiciones de poder y posibilidades de intervenir en la economía de las naciones, de forma que cada cierto tiempo se provoquen perturbaciones económicas que redunden en el mayor control de los recursos y de las condiciones de vida de la población. Las crisis siempre las provocan, planifican y llevan a efecto los mismos y les pagamos los mismos y siempre de la misma manera, perdiendo bienestar y derechos y ganando poder económico y político los que las organizan.
Desde la desaparición del llamado bloque soviético hemos visto que el capitalismo ha encaminado su acción económica y política hacia la destrucción del llamado estado del bienestar de los países europeos.
EE.UU no tiene ese estado de bienestar y los países llamados emergentes no quieren ponerlo.
El tan admirado sistema de producción de China está basado en la esclavitud del pueblo, sin derechos ni prestaciones sociales.
Rusia salió del comunismo mafioso hacia la mafia pura y dura; las élites que gobernaban el partido se quedaron con todos los recursos del país y mientras una ínfima minoría tiene acceso a los lujos más extravagantes, el 99% de la población vive en la miseria e indigencia.
La India es un país superpoblado donde sobrevive el sistema de castas, el capitalismo tampoco es capaz de hacer llegar sus beneficios a los parias, los que pasan hambre, compuesta por cientos de millones de personas.
Brasil ha prosperado en los últimos años con el gobierno del Partido de los Trabajadores, es un país con muchos recursos naturales y han conseguido salir de la pobreza más absoluta a millones de brasileños.
La economía de estos países ha aumentado en términos de PIB pero el reparto ha sido injusto, no ha alcanzado a la mayoría de la población, ha acaparado la riqueza una minoría dominante y privilegiada.
Estos países que cito anteriormente están muy lejos de conducir su política hacia la instauración de un sistema de reparto de riqueza y de bienestar general como el que hay en los países europeos desde el final de la segunda guerra mundial. Al contrario, las decisiones de los organismos financieros internacionales van siempre hacia recomendaciones de recortar el gasto público, es decir, a reducir las partidas económicas que ahora van destinadas al bienestar la población y luego irán a la cuenta de resultados de unas minorías que gobiernan el sistema económico internacional.
Vemos como organismos internacionales como el denominado G-20 se reúnen periódicamente sin resultados aparentes, o eso nos dicen sus empresas de propaganda (Lo que algunos llaman medios de comunicación). No es que las reuniones fracasen, es que se reúnen para obligar a Europa a recortar gastos con el fin de que desaparezca el bienestar de la población. Como he dicho más atrás los recursos que ahora van al bienestar de los ciudadanos lo quieren para sus bolsillos, y ante esas propuestas los ciudadanos estamos inertes. Las empresas de propaganda les tienen ellos para decirnos que esto es lo mejor posible y que no hay alternativa, una vez fracasado el comunismo de los mafiosos soviéticos, el camino solo es el liberalismo salvaje. El liberalismo nos plantea acabar con el derecho a la sanidad, a la educación, el derecho al trabajo con derechos, nos plantean convertir los países en fincas privadas de ellos, de una minoría que posea todo, frente a una mayoría que no posea nada. A la banca sí se le permite protagonizar grandes estafas con toda clase de chanchullos y luego poner el estado el dinero para tapar la desastrosa gestión del ahorro que el pueblo deposita en sus bancos. Por tanto la misión del citado G-20 no es proponer medidas para salir de la crisis, sino vigilar para volver a los principios más salvajes del liberalismo.
Está demostrado que el liberalismo, tal como lo pensó Adam Smith en su libro “La riqueza de las naciones” es injusto porque una minoría acumula toda la riqueza y una mayoría carece de todo y vive en la indigencia. El capitalismo globalizado va hacia esos planteamientos. Antes existía el freno del comunismo, ahora, desaparecida la Unión Soviética y convertidos los comunistas chinos al capitalismo más cruel y brutal, el liberalismo no encuentra obstáculos para volver a sus principios esclavistas.
AL PUEBLO LE QUEDA UNA ALTERNATIVA, Y ES, UNIR NUESTROS VOTOS PARA SACAR A ESTAS CASTAS DEL PODER PARA SIEMPRE. SI LO QUE TIENE QUE OFRECERNOS EL CAPITALISMO ES MISERIA, ESCLAVITUD, PARO, PRECARIEDAD Y HAMBRE, PUES NUESTRA HAMBRE Y LA SUYA QUEREMOS GOBERNARLA NOSOTROS.

 

                  La corrupción continúa aportándonos noticias con personajes cada vez más relevantes de la política. Funcionarios de la oficina de Aduanas fueron al domicilio del que fue vicepresidente y ministro de economía en el gobierno de José María Aznar entre 1996 y 2004, Rodrigo Rato, para que fuera a declarar al juzgado, por asuntos, vamos a decir (irregulares) de su economía y la gestión de sus “oscuros negocios”.

Las empresas de propaganda de la patronal (lo que conocemos como medios de comunicación) han encontrado un nuevo espectáculo informativo, la relevancia pública de ciertos personajes hace que así sea, pero a la vez también tienen un problema. Hay que tener en cuenta que fueron esas empresas las que se enriquecieron con la política llevada a cabo por el personaje, por lo que a la vez que nos sirven el espectáculo informativo, también meten mercenarios mediáticos intentando salvar su labor de gobierno mientras fue ministro e intentando separar una cosa de otra. Los que se enriquecieron con su política, banqueros, constructores, especuladores diversos y todo tipo de ladrones, intentan ahora salvar la gestión política y económica del personaje, o defendiendo la labor de gobierno de la época, lo que en realidad proyectan defender es al máximo culpable, José María Aznar, que como presidente del gobierno en aquella época, le cabe la máxima responsabilidad.

Si como es lógico, cayera también el máximo, José maría Aznar, responsable de la burbuja inmobiliaria, principal causa de la inmensa estafa a que ha sido sometido el pueblo español, significaría el fin del Partido Popular y probablemente la cárcel para los más conspicuos personajes del citado partido.

No solamente son los autores de la crisis inmobiliaria; también en el año 2003 empezaron a emitir acciones preferentes, por lo que los responsables de la burbuja inmobiliaria, también lo son de las preferentes (el mayor robo cometido en la historia).

Solo estas dos cosas, la burbuja inmobiliaria y las preferentes, deberían ser suficiente causa para que toda aquella cuadrilla estuviera en la cárcel. Otra cosa distinta es que investiguen la procedencia de sus fortunas personales y si esa adquisición reúne todos los requisitos legales y de honradez. De honradez seguro que no, porque que yo sepa solo se puede hacer uno rico trabajando o robando y la derecha española nunca ha valido para trabajar.

Si existiera la justicia, presidentes de gobierno, ministros de economía y hacienda, gobernadores del Banco de España, gestores de cajas y bancos, en definitiva, todos los responsables de la más colosal estafa a que ha sido sometido un país, deberían entregar lo robado, hasta el primer maravedí, porque algunos empezaron a robar cuando esa moneda existía, iniciar una nueva vida, ellos y su círculo de familiares, en la extrema pobreza,  como la que ellos han provocado para la mayoría de la población.

Cuando en el año 2004 accedió al poder el PSOE, llevaba hinchándose la burbuja inmobiliaria seis años, yo no sé si hubiera sido posible pincharla entonces, Zapatero se subió en ella y la condujo como si fuera un dirigible hacia la Champión Leage de la economía mundial.

Los disparates, primero del gobierno de Aznar y luego del de Zapatero, le están costando al pueblo sangre sudor y lágrimas y los autores de tal desaguisado están tardando demasiado en pagar por ello.

Las mismas empresas de propaganda de la patronal denominan a estos episodios como “clima de corrupción”, ni siquiera como tormenta corruptora, que como tal tormenta sería pasajera; y tienen razón; en España el clima político, en cualquier siglo, siempre ha sido de corrupción. He escrito en alguna ocasión más, que para desentrañar la corrupción en España es necesario que conozcamos nuestra historia. Nunca encontraremos ningún episodio en el que la derecha haya protagonizado nada que significara progreso para la nación. España siempre careció de una burguesía ilustrada como la tuvieron otros países europeos.

La burguesía francesa, junto a la naciente clase obrera (a la que luego traicionó) protagonizó la Revolución Política que dio origen al régimen de libertades que ahora conocemos como democracia y fueron redactados los derechos del hombre.

Inglaterra protagonizó la Revolución Industrial y creó las bases del capitalismo tal como lo hemos conocido. Alemania iniciaba su despegue industrial; a la vez que se fundaban los EE.UU de América. Mientras tanto la burguesía española se dedicaba, como había hecho siglo tras siglo, a hacer guerras contra los españoles en defensa de sus privilegios, a la caza y a la misa. Siempre España careció de una burguesía ilustrada que protagonizara una revolución modernizadora de las estructuras económicas, sociales y culturales como tuvieron los países citados. Ahora nuestra derechona quiere igualarse en riqueza a los europeos, pero como hacer BMW o Mercedes no saben, ni valen para nada, pues tienen que hacerse ricos como lo han hecho siempre, robando.

Tampoco se ven indicios que nuestra derecha se disponga a cambiar de actitud. Todo apunta a que seguirá haciendo lo que ha hecho en pasados siglos, vivir a cuenta de la nación y del trabajo del pueblo.

Con el esfuerzo de los trabajadores durante los últimos sesenta años, se habían construido hospitales con su correspondiente sistema sanitario que atendía a toda la población. Se construyeron escuelas y universidades donde los pobres podíamos estudiar. Cuando los obreros llegábamos a viejos, habíamos generado con nuestras cotizaciones derecho a cobrar una pensión y habíamos iniciado un sistema de ayuda a las personas que por su estado de salud tuvieran una situación de dependencia. Todas estas conquistas sociales, estas mejoras en nuestra vida, están nuestros inútiles capitalistas convirtiéndolas en su negocio.  A pesar de lo poco que producimos, ellos quieren seguir haciéndose ricos. Lógicamente para los que trabajamos no queda nada. Produciendo poco, para que unos se hagan ricos, los otros tienen que ser pobres a la fuerza.

Ni tengo los conocimientos necesarios sobre la historia, ni la destreza literaria para escribir la crónica de la corrupción en España. Me limitaré a dar mi versión de un periodo importante de los últimos tiempos.

Cuando muere en su cama el pequeño general gallego, y acaba su dictadura, durante la cual la derecha y el clero continuaron saqueando a la nación como en siglos anteriores, se inicia el periodo conocido como la “transición”, que consistió, en que el que, sucedió a Franco con título de Rey nombrara a un político del régimen, Adolfo Suárez, para que les hiciera el carnet de demócratas de toda la vida a todos los entusiastas servidores del régimen de la dictadura. A la vez, los nuevos cachorros del señoritismo franquista se metieron en un viejo caserón abandonado durante muchos años que tenía en la fachada las letras PSOE. Buscaron una pancarta que ponía “100 años de honradez” con la que concurrieron a las elecciones de 1982 y el populacho, esperanzado creyó que por fin dejarían de robar a España los que la gobiernan. Aquí sucedió un hecho crucial en la historia de la corrupción. Que la derecha instalada desde hacía siglos en la estafa se hubiera incorporado a los cien años de honradez, o que los de la pancarta se incorporaran al robo. Sucedió esto último según hemos podido comprobar a lo largo de los últimos treinta y cinco años. No tenemos un sistema industrial en el que los capitalistas se hagan ricos y los obreros, aunque siguiéramos siendo pobres pudiéramos trabajar.

Para que la derechona, sus secretarios de la pancarta de la honradez, los clérigos y los gitanos puedan seguir desangrando a España, a los obreros no nos queda más alternativa que vivir en la miseria. Para nosotros no queda nada. Con ser tantos, y cada uno con un voto en la mano ¿lo seguiremos permitiendo? Si.

Las empresas de propaganda de la patronal (también conocidas como medios de comunicación) nos acosan con noticias que se refieren a casos de corrupción, sobre hechos deshonestos, fraudulentos y carentes de la más mínima moralidad en la gestión de los asuntos y recursos públicos. Consecuencia de ello es el desprestigio de la clase política en general.

La ciudadanía tiene asimilada la idea que ha sido la clase política la que primero nos condujo a la crisis y es la clase política la que no sabe cómo sacarnos de ella. Si como consecuencia de esa crisis la gente sufre penurias de todo tipo, no es de extrañar el citado desprestigio de los políticos.

Esta situación de corrupción generalizada, acompañada de gran revuelo mediático nos debe llevar a hacer alguna consideración serena.

Lee esto

Ha llegado hasta mi una noticia que se refiere a la deuda que soporta la Agencia Tributaria de los defraudadores confesos; es decir, de aquellos que Hacienda les ha pillado y lo estafado, más la sanción correspondiente suman 56000 millones de €.

No sé si seré capaz de analizar este escándalo. En primer lugar lo interpreto como un robo que ha hecho el gobierno a los ciudadanos. Si el gobierno, por dejación de funciones, renuncia a cobrar lo que ya ha descubierto, es que renuncia a unos ingresos que tiene el deber recaudar, de ejecutar las sanciones ya impuestas. Cuando alguna vez nos echan una multa, los ciudadanos corrientes la pagamos, pero éste gobierno a los defraudadores se lo perdona. No es que la sorpresa sea muy grande; estamos acostumbrados a que a los ladrones les hagan amnistías fiscales y los eximan de impuestos; pero esto de que a los defraudadores ya descubiertos, le perdonen lo defraudado, más la multa, esto es nuevo.

Si esto es cierto, estaríamos ante el peor gobierno que un país puede tener; porque no gobierna, sino que se limita a actuar de dominguillo de los ladrones. El gobierno da la impresión de que solo está para dar el visto bueno a toda clase de desfalcos. ¿Cómo hay que considerar a un gobierno que grava las indemnizaciones por despido, que según dicen le pueden suponer unos ingresos de 400 millones de €, o que recorta 1500 millones en la ley de dependencia y renuncia a hacer efectivo el cobro del fraude detectado?

Como son conscientes del mal que están haciendo, recurren a endurecer los derechos de manifestación y huelga, imponiendo severísimas sanciones y metiendo a sindicalistas en la cárcel con largas condenas por ejercer esos derechos. Nos están demostrando que añoran la dictadura. Las leyes vuelven a ser tan represivas como entonces; pero hay una diferencia: Franco no les dejo quedarse con los bienes de España, con la democracia lo están consiguiendo, ahora se están quedando con el patrimonio social de los españoles, por eso están tan contentos con la democracia, porque les sirve para montar el más gigantesco sistema de estafa generalizada jamás visto, ¿cómo no van a estar contentos? Y tienen la desfachatez de decir que la auténtica democracia es esta ¿Acaso la democracia es el sistema que permite a los ricos expoliar a su país impunemente? La democracia tiene que significar justicia y si hay un 25% de niños en la pobreza, si hay casi seis millones de parados, si hay 1.500.000 de familias que no tienen ningún ingreso, si el hambre avanza, si los derechos de los  trabajadores han sido eliminados, si regresan las leyes de la dictadura, si a los sindicalistas se les mete en la cárcel mientras los ricos están tomando el sol en los paraísos fiscales junto al dinero robado a su país, mientras que sólo el 50% de los parados cobra subsidio, mientras que el miedo, la desesperación, la incertidumbre y el temor ante el futuro sean el principal valor moral de la sociedad española, me niego a admitir que en este país haya justicia, aunque haya ministro del ramo.

Las empresas receptoras de pelotazos, que antes vivieron de los presupuestos del estado construyendo ferrocarriles, aeropuertos, autovías y provocando la burbuja inmobiliaria, ahora el gobierno les otorga la gestión de escuelas y hospitales para que sigan viviendo de los presupuestos como siempre hicieron.

El gobierno, en connivencia con la derecha más ladrona, parásita e inútil de Europa, ha montado el mas gigantesco robo contra España y la forma de vivir de los españoles. Estos ladrones de tradición, no roban para luego invertirlo en cambiar el modelo productivo poniendo fábricas y cambiando la estructura productiva de España, no, roban por tradición, porque es lo que han hecho durante siglos, no tiene ningún escrúpulo en desangrar al país de sus escaso recursos. En manos de éstos ¿Nos resignaremos a que España sea un país eternamente pobre y humillado? ¿No habrá ciudadanos dignos en éste país, capaces de expulsar a ésta plaga que hundirá a España en la miseria durante décadas?

Tenemos que decirle al gobierno que no nos creemos sus datos del paro; en primer lugar porque no han dicho la verdad jamás en su vida y a un mentiroso compulsivo no se le cree ni cuando dice la verdad. Pero aun cuando el paro bajara hasta un millón de personas, seguiríamos teniendo motivos para expulsar del gobierno a éstos para siempre. Esa inconmensurable hazaña de bajar el paro en doscientas o trescientas mil personas, ha sido a costa de extender la esclavitud, el hambre y la miseria entre la población, motivo suficiente para que esa gentuza no vuelva al gobierno nunca más

Me gustaría que en las próximas elecciones, a la izquierda del PSOE hubiera una sola urna para que los perjudicados por la crisis depositáramos el voto de manera unánime. Somos más de treinta millones. Expulsar del poder a esta casta, es un acto de patriotismo.

POR EL BIEN DE ESPAÑA PP NUNCA MÁS.

La estrategia de la corrupción

La corrupción convulsiona al país desde hace tiempo; no es que antes no existiera, dicha práctica en España es inherente a la política desde que se escribe la historia. La burguesía que habita el PP en la actualidad, es la misma que lleva parasitando el estado desde hace siglos. Una burguesía incapaz de llevar a cabo una revolución industrial como en otros países, que hubiera puesto las bases para que España figurara entre los puestos de los países industrializados. Pero toda la estrategia política de la derecha en el poder se reduce a hacerse con los recursos del estado privatizando los impuestos a través de los ministerios de Sanidad, Educación, Servicios Sociales, es decir, los ministerios que llevan a efecto los derechos ciudadanos. Si se privatizan los servicios que prestan esos ministerios, se privatizan nuestros derechos, que deberían ser garantizados por el estado. Estamos viendo que con el PP en el gobierno, lo que se garantiza son los beneficios de la casta que detenta el poder, mientras que a los ciudadanos se les recortan derechos, incluso limitando a el acceso a los tribunales, por el método de la imposición de tasas. Los pobres no podremos ni recurrir a la justicia, así sus rapiñas e injusticias no tendrán ningún obstáculo y quedarán impunes.

Desde el año 2007 llevamos instalados en la crisis y ahondando en ella, el paro no hace más que crecer, hemos llegado a los 6.000.000 de parados sin atisbos de que se vislumbre ninguna solución. La ciudadanía está en un profundo mal estar, no solo por las condiciones de vida que tiene que soportar, sino porque no ve que los problemas sean comprendidos ni mucho menos compartidos por los que gobiernan. Mientras que a los trabajadores en general les son rebajados los jornales, los políticos disfrutan de salarios fabulosos garantizados de por vida. Los casos de corrupción inundan al PP y otros políticos catalanes, el PSOE tampoco escapa a estas prácticas, como se demostró en los años que estuvo en el gobierno.

Sospecho que los casos de corrupción destapados en el PP encabezados por el que fuera senador por Cantabria tesorero del partido durante unos cuantos años Luis Bárcenas, bien   pudiera integrarse en una estrategia de los sectores más reaccionarios del PP para sustituir a Rajoy. Es significativo que sea precisamente la condesa consorte de Murillo hasta hace poco presidenta de la comunidad de Madrid, Dª Esperanza Aguirre, la que vaya de abanderada contra la corrupción. Ahora sería buen momento para que nos explicara el desvío del AVE para que pasara por una urbanización de sus inmobiliarias   ¿el primer acto de esa estrategia fue la renuncia a la presidencia de la comunidad para empezar la operación de sustituir a Rajoy? Es muy posible que la crisis y la corrupción se lleven por delante a Rajoy. Parece ser que la operación puesta en marcha lleva a Esperanza Aguirre como futura candidata, lo quiere decir que cambiaríamos lo malo por lo peor. Debemos de estar preparados para no dejarnos engañar de nuevo, lo que no vale es el PP, ni su capitalismo salvaje, se ponga de candidato Rajoy; la Aguirre o el Papa.

Me resulta muy extraño que en este teatro de la corrupción casi nunca aparezca el actor que represente el papel del corruptor, falta éste personaje. Sin corruptor no hay corrupto. Quizá asistamos dentro de poco tiempo al alumbramiento de una nueva casta que se nos presente como símbolo de modernidad y solución al problema que ahora nos aqueja. A esa nueva casta la llamarán “los profesionales de la administración”. Será una casta que estará a salvo de elecciones. Disfrutarán de jornales estratosféricos como “profesionales” que son, ¿y quién nombrará a esos “profesionales”? Para entonces los políticos de ahora ya habrán decidido adjudicar la administración pública a una empresa privada perteneciente (eso sí) a los grupos económicos que ahora son los promotores, o mejor dicho los corruptores. Habrán llevado a cabo la jugada maestra los del IBEX 35. Primero fomentan la corrupción, para después, en el colmo del cinismo y como broche de oro del asunto, quedar como los que al fin nos solucionen el problema. A partir de entonces, sus empresas de propaganda ya no nos hablarán de la corrupción y darán el asunto por resuelto.

Podemos pensar que ésta hipótesis podría ser la trama de una novela. No, la jugada ya está en marcha. El Partido Popular y el Partido Socialista ya hace tiempo que empezaron a trocear la administración pública, favoreciendo a las empresas del índice bursátil citado más atrás. Para cuando llegue la citada hipótesis, ya contarán con un historial suficiente para presentarse como “profesionales” de la administración pública. De hecho, a la derecha española lo que le sobra es antigüedad en el puesto de desangrar a la nación desde los puestos administrativos, no en vano llevan haciéndolo siglos. Pero ahora quieren dar el asalto definitivo. La derecha española quiere garantizarse los sueldazos y el poder por otros cuantos siglos al margen de los ciudadanos, porque la democracia nunca les ha gustado. No quieren demócratas, porque ellos nunca lo han sido, quieren que los ciudadanos seamos simples administrados, sin el derecho a decidir quien administra nuestros intereses.

Para ésta gentuza que ocupa el poder, los españoles somos los ocupantes de su finca y la quieren administrar y administrarnos igual que han hecho durante siglos.

La estrategia de descalificar a toda la clase política de forma generalizada es una forma premeditada para que los ciudadanos renunciemos a nuestro derecho a elegir a nuestros gobernantes como corresponde a una democracia, quieren que deleguemos en ellos para poder seguir disfrutando de su finca llamada España como lo hicieron en los pasados siglos.

Los españoles, según las encuestas que publican las empresas de propaganda de la patronal, consideran la corrupción como el segundo problema de la sociedad española. Y así será, si nos atenemos a los casos que conocemos, pero, ¿la corrupción es solo eso? No creo que la corrupción sea sólo el “caso Bárcenas”  “Urdangarín”  “los ERES”, “los Pujol” o los “tarjeteros” de Bankia, etc, etc. Intentan hacernos ver la corrupción, como episodios individuales de personajes más o menos encumbrados en la dirección de los partidos políticos, las empresas, los sindicatos patronales y de los trabajadores, o incluso en la Casa Real. La denuncia de estos personajes en los medios de comunicación, nos puede hacer pensar que denunciando desde el poder las actuaciones de estos granujas, están persiguiendo la corrupción de forma efectiva. Nada más lejos de la realidad. Estos son sólo pequeños casos que han inundado la prensa y han desempeñado el papel de carnaza para un amplísimo sector de la opinión pública, poco o nada habituado al conocimiento de la sociedad en la que vive, ni a conocer la historia de España.

Yo no participo en la idea de que todos los casos que cito anteriormente y sus personajes, sean un caso aislado; sino que como viven en un entorno corrupto, en el que ellos ocupan un lugar de privilegio, ese entorno les ha hecho sucumbir. Si la estafa a la hacienda pública es generalizada. Si desde el mismo gobierno se promueven amnistías fiscales que perdonan a los defraudadores, ¿por qué la infanta y su consorte, o Bárcenas, o los sindicalistas, buenos conocedores de la pobreza, no iban a pensar que sus corruptelas no iban a ser amnistiadas igual que las de los demás?

Vivimos es un país corrupto desde siempre. La corrupción y el mal gobierno son una constante en nuestro devenir histórico. Da lo mismo que empecemos a leer la historia por el siglo ocho que por el dieciocho. La iglesia Católica, las monarquías, la antigua nobleza, la posterior burguesía, en una palabra, la eterna derecha, siempre han vivido a cuenta de las guerras o de las conquistas, nunca España fue gobernada en beneficio de la nación y del pueblo. Pongamos como ejemplo el siguiente: el primer botín que trajeron los conquistadores de los nuevos territorios del otro lado del Atlántico, fue un barco de oro que se lo quedó el obispo de Burgos y hoy día decora el altar de la iglesia de Santa María Maggiore en Roma. El botín que trajeron los españoles de los nuevos territorios conquistados sirvió a las castas gobernantes de la época para financiar guerras en defensa de la Santa fe de Cristo y para decorar altares y palacios, mientras que el pueblo español tenía que sobrevivir a base de picaresca para soportar las hambres y miserias de las que nunca se vio libre a lo largo de los siglos. Si nuestro pasado es la corrupción de las élites y la picaresca del pueblo, esa es por tanto la herencia recibida. Nuestra burguesía continúa igual de parásita y zafia que en pasados siglos y el pueblo es igual de pícaro que el que retrató Cervantes en sus novelas ejemplares. Lo único es que ahora la corrupción de aquellas épocas la hemos actualizado; de enriquecerse con las conquistas y las guerras, nuestra derecha pasó vivir de construir pantanos, ferrocarriles, aunque fueran sin trenes, carreteras, aeropuertos sin aviones y viviendas sin ocupar, o des ocupadas por los desahucios; es decir, a cuenta de los presupuestos, pero nunca a crear fábricas ni tecnologías que significaran estimular el conocimiento y el estudio; porque un pueblo culto e instruido con arreglo a los nuevos tiempos, hubiera hecho peligrar el poder de la monarquía, la Iglesia y la burguesía, trío de instituciones  corruptas e inútiles como han demostrado a lo largo del tiempo, pero nunca la riqueza fue justamente repartida a lo largo de nuestra  turbulenta historia.

Con esa herencia hemos llegado a estos tiempos. Los monarcas usan la monarquía para enriquecerse. La burguesía bancaria y capitalista ocupa el poder, incluido el gobierno, para desangrar a España mediante las nuevas formas conocidas como privatizaciones, o retorciendo un poco más el lenguaje, “externalizaciones” y esos métodos, en sí mismos son ya una fuente inagotable de corrupción. Pero vayamos a los ejemplos: ¿Cuántas empresas de las que cotizan el IBEX 35 crean verdadera riqueza?, si descontamos a los bancos, cuya materia prima con la que trabajan es nuestro dinero. Si descontamos a las concesionarias de los monopolios como luz, agua, energías y comunicaciones. Si descontamos a las concesionarias de las obras y servicios que el estado les suministra y adjudica y que pagamos los ciudadanos a través de tasas e impuestos, ¿cuántas empresas verdaderamente productivas quedan en citado índice bursátil?

Todo este sistema de contratas y servicios no puede funcionar sin una rueda interminable de corrupción; desde la contrata que concede el consejo de ministros, hasta la llave de la luz que coloca una víctima de la reforma laboral, después de haber pasado por una cadena de subcontratas en manos de pistoleros sin escrúpulos a los que no se les puede llamar empresarios, sino envenenadores del mundo laboral y social.

Corrupción es la desregulación del mercado financiero; la libertad absoluta de evasión de capitales a paraísos fiscales; la no persecución de la economía sumergida y del fraude fiscal; la reforma de los códigos legales para beneficiar a las élites económicas y a sus dominguillos, los gobernantes; corrupción es sumir al pueblo en el analfabetismo y en la ignorancia manipulando la educación y los medios informativos, o mejor dicho, de propaganda.

Por todo esto tenemos que comprender que la corrupción está en el sistema y no solo, (que también) en éstos casos de todos conocidos que le sirven para demostrar ante la opinión pública una imagen que nos haga creer que están luchando contra la corrupción. Nos presentan casos de corrupción pequeña, para que no veamos los casos de corrupción grande. ¿Qué son los seis millones del Urdangarín frente a los sesenta mil que nos han costado las estafas bancarias? ¿Qué son los ERES de La UGT, frente a la burbuja inmobiliaria que nos creó el PP cuando estuvo en el poder entre los años 1996 y 2004? Mirad vuestro coche, reloj, ordenador, lavadora, teléfono móvil, televisión, cualquier aparato de consumo, está fabricado en el extranjero, nuestro empresariado, el más corrupto y subvencionado de Europa no sabe hacer nada. Las empresas del IBEX 35 no viven de su trabajo, el negocio de los bancos es la usura, las energéticas se limitan a pasarnos el recibo más caro de Europa poniendo los precios a su antojo, las concesionarias viven de los pelotazos que le otorgan los sucesivos gobiernos, (construcción de carreteras, pantanos, burbujas inmobiliarias, reformas laborales, aeropuertos, privatización de servicios públicos o de sectores de la administración pública) el sistema económico en España, es la corrupción. Tenemos un capitalismo manejado por una derecha rancia de rosario y escopeta, incapaz de ponerse a trabajar y vivir de su trabajo, porque nunca lo ha hecho. En España existió un dicho que decía que “el trabajo mecánico no era propio de hidalgos”. Cuando alguien, que por estirpe no pertenece a los círculos de la corrupción, accede a los salones del poder donde están los corruptos de la historia, se sienten adulados y no se resisten a caer en los mismos usos y costumbres. A los veteranos de la corrupción le viene muy bien que los nuevos compartan los pecados con ellos. Luego el pueblo dirá, con razón, aquello de “todos son iguales” Y no sigo, porque para comprender la corrupción hay que leer la historia de España y comprender a la derecha mugrienta y miserable que desangra a la nación desde hace siglos. ¿Quedarán aun en España ciudadanos con la bajeza moral suficiente, para dar un solo voto a esta corporación de ladrones? Si

Las empresas de propaganda de la patronal (también conocidas como medios de comunicación) nos acosan con noticias que se refieren a casos de corrupción, sobre hechos deshonestos, fraudulentos y carentes de la más mínima moralidad en la gestión de los asuntos y recursos públicos. Consecuencia de ello es el desprestigio de la clase política en general.

La ciudadanía tiene asimilada la idea que ha sido la clase política la que primero nos condujo a la crisis y es la clase política la que no sabe cómo sacarnos de ella. Si como consecuencia de esa crisis la gente sufre penurias de todo tipo, no es de extrañar el citado desprestigio de los políticos.

Esta situación de corrupción generalizada, acompañada de gran revuelo mediático nos debe llevar a hacer alguna consideración serena.

Me resulta muy extraño que en este teatro de la corrupción casi nunca aparezca el actor que represente el papel del corruptor, falta éste personaje. Sin corruptor no hay corrupto. Quizá asistamos dentro de poco tiempo al alumbramiento de una nueva casta que se nos presente como símbolo de modernidad y solución al problema que ahora nos aqueja. A esa nueva casta la llamarán “los profesionales de la administración”. Será una casta que estará a salvo de elecciones. Disfrutarán de jornales estratosféricos como “profesionales” que son, ¿y quién nombrará a esos “profesionales”? Para entonces los políticos de ahora ya habrán decidido adjudicar la administración pública a una empresa privada perteneciente a los grupos económicos que ahora son los promotores, o mejor dicho los corruptores. Habrán llevado a cabo la jugada maestra los del IBEX 35. Primero fomentan la corrupción, para después, en el colmo del cinismo y como broche de oro del asunto, quedar como los que al fin nos solucionen el problema. A partir de entonces, sus empresas de propaganda ya no nos hablarán de la corrupción y darán el asunto por resuelto.

Podemos pensar que ésta hipótesis podría ser la trama de una novela. No, la jugada ya está en marcha. El Partido Popular y el Partido Socialista ya hace tiempo que empezaron a trocear la administración pública, favoreciendo a las empresas del índice bursátil citado más atrás. Para cuando llegue la citada hipótesis, ya contarán con un historial suficiente para presentarse como “profesionales” de la administración pública. De hecho, a la derecha española lo que le sobra es antigüedad en el puesto de desangrar a la nación desde los puestos administrativos, no en vano llevan haciéndolo siglos. Pero ahora quieren dar el asalto definitivo. La derecha española quiere garantizarse los sueldazos y el poder por otros cuantos siglos al margen de los ciudadanos, porque la democracia nunca les ha gustado. No quieren demócratas, porque ellos nunca lo han sido, quieren que los ciudadanos seamos simples administrados, sin el derecho a decidir quien administra nuestros intereses.

Para ésta gentuza que ocupa el poder, los españoles somos los ocupantes de su finca y la quieren administrar y administrarnos igual que han hecho durante siglos.

La estrategia de descalificar a toda la clase política de forma generalizada es una forma premeditada para que los ciudadanos renunciemos a nuestro derecho a elegir a nuestros gobernantes como corresponde a una democracia, quieren que deleguemos en ellos para poder seguir disfrutando de su finca llamada España como lo hicieron en los pasados siglos.

Mi versión de la corrupción:

 

En el teatro de la corrupción nos falta el primer actor; que es el corruptor.  Este personaje coge un gran fardo de billetes y lo lleva al partido que gobierna para conseguir bicocas desde la administración. Y aquí entra en acción el segundo actor, que es el que pondrá las manos encima de ese dinero. Ese dinero manchará todo lo que toque y hace falta uno que esté dispuesto a mancharse. Un Bárcenas cualquiera ¿Encontraremos uno que lo haga gratis? No. Lo hará por un alto porcentaje. Digamos un 30 %, ¿y el otro 70%? ¿Dónde lo guardamos? ¿Quizá en Suiza? Si lo guardamos en Suiza u otro paraíso fiscal, ¿lo haremos a nombre del partido? No lo guardaremos a nombre del Bárcenas de turno. Así el marrón se lo comerá él ¿Lo repartimos en sobres? No es mala idea; los sobres no quedan huella y luego si nos descubren no podrán probarlo y podremos negarlo. ¿Cómo podrá demostrar el juez que efectivamente han recibido sobres los mandamases del partido? Imposible. Tendremos que ser los ciudadanos los que tendremos que juzgar este caso.

Escribir la historia de la crisis. Agosto 2014

Produce cierta fatiga hacer comentarios sobre el asunto de la corrupción. Los medios de comunicación nos acosan con informaciones sobre casos que afectan a empresas, partidos, sindicatos patronales y sindicatos obreros, políticos de todos los bandos y a todas las instituciones del régimen. Un partido que tenga muchos cargos tiene muchos corruptos y uno que tenga pocos tiene menos. Ya llevamos unos años con el asunto de la corrupción en primer plano y existe el peligro que acabemos aceptándola como acabaremos aceptando la crisis; por hartazgo, como una maldición bíblica, como que es algo con lo que tenemos que convivir.

Esta misma casta social, que protagoniza la corrupción de ahora, es la misma que protagonizó las corrupciones en pasados siglos. Leamos el Padre Nuestro glosado de D. Francisco de Quevedo y Villegas, o el poema de la servilleta del mismo escritor al Rey Felipe IV de Austria, ya el escritor denunciaba ante el Rey la miseria del pueblo y la ostentación de los poderosos. O podemos dar un salto en nuestra historia hasta D. Benito Pérez Galdós, en sus Episodios Nacionales leeremos un relato sobre una de las múltiples crisis que España vivió en el siglo XIX. La foto de las miserias de aquellos siglos nos vale perfectamente para ahora mismo. Los corruptos son los mismos, la clase social, la misma; esta burguesía de La Escopeta Nacional, son los descendientes directos de aquellos siglos. D. Francisco de Quevedo escribió en el siglo XVII, (aproximadamente 1636) el Chitón de las Maravillas en el que favorecía la política del conde Duque de Olivares (valido del rey Felipe IV). Hubo un tal Mateo de Lisón y Biedma ¿antepasado de la condesa consorte de Murillo, Dª Esperanza Aguirre y Gil de Biedma? criticando a Quevedo en su libro tapaboca que azotan llamando a Quevedo bachiller ignorante. Parece que la desvergüenza y el apellido Biedma van unidos, el Biedma del siglo XVII no se cortó un pelo en llamar ignorante a Quevedo y la Biedma del XXI no conoce a Sara-Mago y se queda tan contenta. Sería bueno escarbar en el árbol genealógico de la “liberal” condesa-consorte-candidata, para saber desde que siglo lleva desecando las ubres de la patria y conociéramos su estirpe, que quedara al descubierto su “liberalismo”.

Sería muy interesante que algunos historiadores iniciaran el inmenso trabajo de escribir la “HISTORIA DE LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA”, y que fuera de obligada lectura, para conocernos a nosotros mismos.

La corrupción ha sido la forma de gobierno en España en cualquier siglo. La miseria no está escrita en su historia, le relatan los clásicos de la literatura, como El Lazarillo de Tormes, Cervantes en el Quijote y en sus Novelas Ejemplares o Quevedo algunas de sus obras y otros muchos escritores son corresponsales que retratan a la sociedad de su tiempo. Por sus escritos sabemos que mientras reyes, nobles y obispos se morían de gota, el pueblo se moría de hambre.

Hemos avanzado; no podemos decir que estemos como hace dos siglos, pero la mentalidad de nuestra burguesía sigue siendo la misma, vivir a cuenta del Estado.

Gracias al sol los extranjeros vienen a tostarse el pellejo y les sacamos los cuartos. En nuestras llanuras y montes crecen las encinas que dan bellotas para que los cerdos nos den jamones, los cuales exportamos, para que el gobierno pueda decir que aumentan las exportaciones gracias a la Reforma Laboral. No, gracias a que hubo buen año de bellotas. Hemos copiado de los franceses la forma de hacer buen vino y como el clima es favorable exportamos muchas botellas. No sabemos hacer más; el resto es corrupción. Por eso repito que sería importante que se escribiera la “HISTORIA DE LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA”. Conociendo nuestra historia quizá fuéramos capaces de hacer examen de conciencia y nos hiciéramos ciudadanos honrados, cumplidores de nuestras obligaciones y exigentes de nuestros derechos y dejáramos de ser vulgares meapilas y cobardes, cómplices y avalistas de una clase política a la altura de la ciudadanía.

Los que saben escribir mejor que perdonen lo desordenado del escrito.

Esto pienso yo

Señores tertulianos.  Les voy a contar una pequeña historia cuyo protagonista y perdedor, es el que suscribe.

El día 11 de julio de 1959 fue mi décimo cumpleaños. En un pueblo fronterizo con Portugal, en la comarca zamorana de los arribes del Duero, vi salir el sol con una hoz en la mano segando a jornal para otro. Después de prestar mis forzosamente débiles servicios (puesto que un muchacho de diez años no los puede prestar muy vigorosos) durante los dos largos meses de aquel verano,(vigésimo año de la victoria de los  del patrón, o emprendedor, como se llama ahora a los nuevos esclavistas) me dio de jornal la tela para una camisa y cuando mi madre la llevó a la modista para que me la hiciera, tuvo que comprar una cuarta más, porque el jornal en forma de tela que me había ganado después de dos meses de duro trabajo, no era suficiente para confeccionar la citada camisa. Desde entonces cuidé ganado en el campo con vientos, calores, fríos y lluvias, he trabajado en inmundos talleres y en inmensas fábricas, hasta que en el año 2010, como mis fuerzas ya iban escaseando, la gran fábrica prescindió de mí, porque así lo decidió ella; no fui yo quien lo solicitó.

No les voy a aburrir contándole mi vida a lo largo de 50 años de trabajo; pero si he llegado a la conclusión que la única forma que tienen los trabajadores de defender sus intereses, es la unidad y nuestros explotadores lo saben. Para mantenernos divididos y enfrentados, lo mejor es sembrar la desunión, por ejemplo pagando a mercenarios en sus empresas de propaganda (lo que algunos llaman medios de comunicación) para airear nuestros errores.

Yo soy afiliado a CC.OO desde hace muchos años. Y si aquel inglés que fumaba puros dijo aquello de que la democracia era el peor sistema político para organizarse la sociedad a excepción de todos los demás; yo digo que los sindicatos son el peor sistema para defenderse los trabajadores a excepción de todos los demás. Dicen ustedes en sus tertulias que los sindicatos deberían modernizarse. En eso coincidimos. Quizá los servicios y trabajos  que pagamos los ciudadanos con nuestros impuestos deberíamos hacerlos directamente los trabajadores sin que intervinieran las empresas del IBEX 35, que al final se llevan lo que les sobra (beneficios) a paraísos fiscales o les sirve para figurar en la lista Forbes, en lugar de invertirlo en España como piden los anticuados sindicatos.

A lo mejor cuando se modernicen los citados sindicatos en lugar de trabajar 17.000.000 de trabajadores 8 horas cada uno reclaman que trabajen 23.000.000, 6 horas y que los evasores de capitales repatríen lo que se han llevado a los paraísos fiscales y lo incrementen a la inversión en su país y a la masa salarial y por tanto al consumo. Pero como los sindicatos no tenemos micrófonos ni dinero para mercenarios ante ellos, estas ideas no se oyen.

Ya sé que este escrito no os dejan leerlo a través de los micrófonos vuestros patronos, porque aquello de que la libertad de expresión lo habéis vendido hace mucho tiempo.

Cuando nos modernicemos y se nos ocurra votar todos en la misma urna a los 17.000.000 de obreros sin derechos a causa del pelotazo de la Reforma Laboral, a los 6.000.000 de parados y a los 9.000.000 de pensionistas, podríamos conseguir 300 diputados para hacer las leyes que quisiéramos, como hace ahora nuestro inmundo e inútil capitalismo español, antes que consiga acabar de convertir a España en su negocio, como ha hecho durante siglos.

El momento que vivimos

El capitalismo intentó acabar con el comunismo utilizando al nazismo e invadiendo la URSS en la segunda guerra mundial. Hay que tener en cuenta que en aquella época el comunismo representaba una alternativa política y social para la humanidad. Pero esa alternativa para acabar con el comunismo no dio los frutos esperados, no fueron los ejércitos nazis los que acabaron con la URSS, sino que fue el ejército rojo el que puso su bandera en el Reinstach y como consecuencia de ello los comunistas se quedaron con el terreno conquistado, pero no gratis, les costó 26.000.000 de muertos (de ellos 5.500.000 prisioneros fusilados en los campos nazis, no solo fueron judíos los muertos en los campos de exterminio). Como los principales protagonistas de la victoria militar en la segunda guerra mundial fueron los comunistas y el capitalismo no logró acabar con el comunismo, una vez acabada la guerra y los comunistas instalados en media Europa, el capitalismo no podía renunciar a su objetivo de acabar con su contrincante por otros medios.

Con Europa dividida en dos bandos, el capitalismo necesitaba un arma para acabar con el comunismo, y  creó lo que desde entonces hemos conocido  como estado del bienestar; es decir, una forma de vida que se enfrentara al comunismo como un puesto de trabajo con derechos a vacaciones, asistencia médica,  enseñanza, pensiones y derechos laborales etc; y fue cierto, durante décadas, los obreros del occidente europeo hemos vivido mejor que los obreros de los países comunistas, de hecho el comunismo se colapsó en el año 1989 con la caída del muro de Berlín como hecho significativo y desapareció como sistema alternativo al capitalismo , porque en China lo que se practica es el capitalismo salvaje utilizando los símbolos comunista para esclavizar al pueblo.

Una vez acabado el peligro, la herramienta del estado de bienestar le sobra a los capitalistas, se han dado cuenta que para que el capitalismo funcione no se necesita la democracia ni los derechos sociales y humanos, el capitalismo ha funcionado en la Alemania de Hitler, en las dictaduras de España, Portugal, Y muchos países sud americanos y otros lugares del mundo. Se han dado cuenta que puede haber un sistema político en el que se vote como en la democracia, pero sin contenido, sin derechos. Como digo más atrás se han dado cuenta que los derechos son caros y quieren las riquezas que ahora gastamos en el bienestar del pueblo acapararlas ellos y que el pueblo tenga una mera subsistencia con acceso a un consumo precario y obtenido a través del endeudamiento constante y la esclavitud asegurada; y eso no es democracia, si esa es la forma de vivir que nos augura el capitalismo salvaje que han puesto en práctica los partidos que han gobernado en el periodo desde el final de la dictadura militar para acá, el pueblo tiene que reaccionar y expulsar del poder a los partidos que han llevado a España a la situación en que está.

Tenemos que tener claro, quienes somos, donde estamos, o mejor dicho, donde tenemos que estar y como tenemos que estar. Yo opino que los desfavorecidos por el sistema la única forma que tenemos de defendernos y demostrar nuestra fuerza (que la tenemos) es nuestra unidad y los trabajadores el único sitio de reunir nuestras fuerzas es el sindicato, con todos los defectos y todas nuestras miserias, ¿hemos pensado alguna vez, si los perjudicados por la crisis uniéramos nuestros votos contra los que la han provocado? Somos treinta y tantos millones, suficientes para ganar las elecciones. Hagámoslo.

 

Como mienten

Cuando yo iba a la escuela, allá en los tiempos cuando los que gobiernan ahora eran los oficinistas y ejecutores de la dictadura del general Franco, estudiaba en un libro que se llamaba la enciclopedia Álvarez. Los que solo pudimos acceder a lo que entonces se conocía como enseñanza primaria, era el único libro que estudiábamos; pero en él aprendimos cosas muy interesantes, como por ejemplo;(y cito textualmente porque tengo el libro delante de mí); que la mentira es decir una cosa a sabiendas de que no es cierta. La persona mentirosa falta al octavo Mandamiento de la Ley de Dios, demuestra ser cobarde ya que teme a la verdad, pierde su fama y se expone a graves peligros, pues si alguna vez dice la verdad, nadie le creerá. La hipocresía, el fingimiento y el “aparentar sin ser” son defectos contrarios a la naturalidad y a la sencillez, que tarde o temprano son descubiertos con evidente perjuicio para la fama del que los posee. Trasladando estos principios a los tiempos que vivimos, tengo que hacerme esta pregunta: los hijos y nietos de los gestores de aquella dictadura, que ahora nos gobiernan con las enseñanzas y principios que recibieron de sus antepasados, según podemos comprobar, ¿estudiarían la enciclopedia Álvarez? Si la mentira es pecado contra el octavo Mandamiento de la Ley de Dios y nunca hubo un gobierno más mentiroso, ni más beato que éste ¿Por qué el Partido la Conferencia Episcopal (PCE) no reconviene a sus adeptos para evitarle el seguro camino hacia el infierno? nuestros bien alimentados y mantenidos solterones y machorros del (PCE) ¿no tendrán nada que decir ante las injusticias, la miseria, el hambre y el temor ante el futuro de la mayoría de la población? Como administrar el miedo ha sido durante siglos su manera de atemorizar al pueblo para manipular el poder y las riquezas, ahora sus cachorros ponen en práctica lo que ellos le han enseñado a cambio de que desde el poder le sigan respetando sus riquezas conseguidas, y aumentándolas con los impuestos que aportamos casi todos. Y digo casi todos, porque al sector más parásito de la sociedad, la casta social que manipula la economía, el gobierno le obsequia con amnistías fiscales y le permite la evasión de impuestos, al (PCE) también. ¿Pensarán los beatos del gobierno que el pueblo creerá todas las mentiras que nos cuentan de la economía, diciéndonos que estamos saliendo de la crisis, que no es lo mismo que poner fin a esta inmensa estafa? Este nefasto gobierno llevará a España a hundirse en la miseria por décadas, pero nos queda el consuelo que irán todos al infierno por mentir, o el de aprender a votar

La mentira

Cuando yo iba a la escuela, allá en los tiempos cuando los que gobiernan ahora eran los oficinistas y ejecutores de la dictadura del general Franco, estudiaba en un libro que se llamaba la enciclopedia Álvarez. Los que solo pudimos acceder a lo que entonces se conocía como enseñanza primaria, era el único libro que estudiábamos; pero en él aprendimos cosas muy interesantes, como por ejemplo;(y cito textualmente porque tengo el libro delante de mí); que la mentira es decir una cosa a sabiendas de que no es cierta. La persona mentirosa falta al octavo Mandamiento de la Ley de Dios, demuestra ser cobarde ya que teme a la verdad, pierde su fama y se expone a graves peligros, pues si alguna vez dice la verdad, nadie le creerá.

La hipocresía, el fingimiento y el “aparentar sin ser” son defectos contrarios a la naturalidad y a la sencillez, que tarde o temprano son descubiertos con evidente perjuicio para la fama del que los posee.

Trasladando estos principios a los tiempos que vivimos, tengo que hacerme esta pregunta: los hijos y nietos de los gestores de aquella dictadura, que ahora nos gobiernan con las enseñanzas y principios que recibieron de sus antepasados, según podemos comprobar, ¿estudiarían la enciclopedia Álvarez? Si la mentira es pecado contra el octavo Mandamiento de la Ley de Dios y nunca hubo un gobierno más mentiroso, ni más beato que éste ¿Por qué el Partido la Conferencia Episcopal (PCE) no reconviene a sus adeptos para evitarle el seguro camino hacia el infierno? nuestros bien alimentados y mantenidos solterones y machorros del (PCE) ¿no tendrán nada que decir ante las injusticias, la miseria, el hambre y el temor ante el futuro de la mayoría de la población?  Como administrar el miedo ha sido durante siglos su manera de atemorizar al pueblo para manipular el poder y las riquezas, ahora sus cachorros ponen en práctica lo que ellos le han enseñado a cambio de que desde el poder le sigan respetando sus riquezas conseguidas, y aumentándolas con los impuestos que aportamos casi todos. Y digo casi todos, porque al sector más parásito de la sociedad, la casta social que manipula la economía, el gobierno le obsequia con amnistías fiscales y le permite la evasión de impuestos, al (PCE) también.

¿Pensarán los beatos del gobierno que el pueblo creerá todas las mentiras que nos cuentan de la economía, diciéndonos que estamos saliendo   de la crisis, que no es lo mismo que poner fin a esta inmensa estafa?

Este nefasto gobierno llevará a España a hundirse en la miseria por décadas, pero nos queda el consuelo que irán todos al infierno por mentir, o el de aprender a votar.

España ha cambiado.

España ha cambiado; antes nos decían que éramos ricos para que consumiéramos como si de verdad lo fuéramos, entonces construíamos autovías por las que ahora no pasan coches, y ferrocarriles para que circularan trenes casi vacios, que comprábamos a países que ni ellos mismos los tienen (Alemania no tiene tren de alta velocidad). A cualquier menesteroso le concedían un crédito millonario que ahora no puede pagar, como son cientos de miles con el mismo problema, esos hechos han desembocado en una de las causas de la crisis.

Nuestro empresariado, que no sabe nada más que construir casas malas, está acostumbrado a los pelotazos que le organiza el gobierno de turno. Los gobiernos del PP del año 1996 al 2004 le organizaron el de la construcción y el de ahora el de la reforma laboral. En aquellos años fue buen negocio traer varios millones de indigentes extranjeros que no eran albañiles para construir casas que no necesitábamos y a la vez rebajar los salarios ya de por si miserables de los españoles,

El pelotazo de ahora es la crisis, porque con la disculpa de ella, que conscientemente crearon, ahora han conseguido un abaratamiento de los costes laborales a costa de los salarios y una rebaja brutal de las condiciones de trabajo

No se conformarán con nada, en su ideario está el desmantelamiento de una forma de vivir que con esfuerzo e impuestos hemos conseguido entre todos los españoles.  Ahora esos impuestos que se dedican a la enseñanza y a la sanidad los quieren canalizar hacia sus bolsillos, y los gastos sanitarios y de enseñanza los paguemos aparte, privatizando y convirtiendo en su negocio lo que siempre ha sido un servicio a la ciudadanía, como enseñanza, sanidad, pensiones y dependencia. Pero no se oye que a la Iglesia Católica le afecten los recortes, sus privilegios nadie se atreve a tocarlos, se congelan las pensiones para ahorrar 1400 millones de euros, pero no se le cobra el IBI a la Iglesia por el que el estado podía recaudar más de 3000 mil millones. No hay dinero para la ley de dependencia, pero la Iglesia está exenta del impuesto de transmisiones patrimoniales, no hay dinero para más médicos y enfermera, pero no sobra ni un capellán castrense de los más de seiscientos que hay, se quitan maestros en matemáticas, pero no se oye que sobre ninguno en religión, la Iglesia es un gigantesco lavadero de dinero negro, mientras que a los ciudadanos de a pie y sin uniforme nos suben los impuestos y tasas constantemente y así siglo tras siglo y no hay gobierno que se atreva a poner en orden semejante injusticia.

Y qué decir de nuestros empresarios, basta con echar una ojeada al IBEX 35, está compuesto por bancos, constructoras y empresas que antes eran de todos y ahora las administran las élites económicas que manipulan y chantajean a la economía española.

Entramos en el séptimo año de la crisis y no se oye que los empresarios tengan ninguna iniciativa tendente a comenzar la creación de un tejido productivo basado en la industrialización y en las nuevas tecnologías, para no depender exclusivamente del turismo.

Los jóvenes que se forman en las universidades tienen aceptar trabajos miserables que nada tienen que ver con los conocimientos adquiridos o emigrar a otros países por que en España no hay empresas donde puedan desarrollar los conocimientos adquiridos. Esta circunstancia es muy negativa, en primer lugar para el país porque tiene que gastar un dinero en la formación de esos jóvenes. En segundo lugar para esos mismos jóvenes porque ven frustradas sus expectativas y que su esfuerzo no ha valido para nada y en tercer lugar de nuevo para el país por no poder rentabilizar lo que tanto dinero y esfuerzo costó previamente.

España es un país frustrado y sin futuro, la zafia burguesía y la clase dirigente están ancladas en las ideas del siglo XIX; si en el siglo XVI fueron los industriales europeos (Inglaterra, Flandes, Francia e Italia) los que manufacturaron la lana de nuestras ovejas por falta de empresarios españoles, en los siglos XVIII Y XIX otra vez fueron los empresarios extranjeros los que explotaron las minas y hasta los vinos de Jerez.

Y en el siglo que acaba de pasar, el XX hemos llegado a ser el quinto fabricante de automóviles del mundo, pero sin tener una marca propia por la ineptitud de nuestros empresarios principalmente.

Ahora están de moda las ideas de un mafioso americano para instalar en España un complejo de vicio similar a Las Vegas en EE.UU. Hay fuerte rivalidad entre las ciudades de Madrid y Barcelona por que las burguesías que gobiernan ambas ciudades quieren adjudicarse el pelotazo de dicho negocio. Las derechas más reaccionarias que gobiernan en dichas ciudades, a las que se les supone una moral cristiana con unos valores basados en los principios que predican, no tienen escrúpulo ninguno en convertir a su ciudad en antros de la mafia, la prostitución y el juego.

Empezarán por cederle al mafioso americano los terrenos públicos que necesite para la construcción del citado complejo o expropiarán los privados a precio irrisorio. Exige el mafioso que se reformen las leyes para no tener problemas con la justicia y no pagar impuestos y los mafiosos de aquí lo harán.

Nuestros mafiosos del cemento y del ladrillo darán su pelotazo correspondiente y los mafiosos de la política se presentarán ante el pueblo como los conseguidores del no va más señor Tomás y una masa de analfabetos, fanáticos y mastuerzos les volverá a votar por haber llevado a cabo la gran proeza de incrementar en España el censo de ladrones, jineteras, macarras, meretrices, putas, chulos, drogas, camellos y toda clase de mafias de pequeño y gran formato y todo ello sin que la moral cristiana se les resquebraje lo más mínimo.

La siguiente fase del complejo del puterío y del vicio una vez construido será el cierre; el que en EE.UU sean negocio Las Vegas, no quiere decir que lo sea en España. Los USA son un país con muchos ricos, con mucho vicio y muy grande, España es un país miserable con sus reformas laborales y Europa lleva camino de serlo; si no tenemos dinero para comer ¿Cómo vamos a tenerlo para ir de putas y al casino? Por lo que el gran complejo del vicio acabará siendo como la Terra Mítica que construyó el gran Zaplana al lado de Benidorm donde se empezó a cimentar la ruina de la Comunidad Valenciana. Para construir el citado complejo, el mafioso americano pondrá una parte del dinero, otra parte lo pondrán la ciudad y la comunidad autónoma a cuenta de los ciudadanos, aunque haya que seguir recortando de los servicios para poder tener dinero y financiar las casas de putas, el resto lo pondrán los bancos concediendo créditos de dudoso cobro, porque al citado complejo me atrevo a vaticinarle un dudoso éxito, pero los banqueros no tendrán problemas, si sus bancos quiebran luego los rescatamos entre todos y aquí vemos como el capitalismo se ha convertido en medio socialista y digo medio por que solo socializa las pérdidas y privatiza las ganancia.

CONTINUO EL ESCRITO UNOS CUANTOS MESES DESPUES

Si antes pronosticaba que el complejo del vicio acabaría cerrando por falta de clientela, los acontecimientos me han dado la razón antes de tiempo. El complejo del vicio ya no se hará. Se conoce que los mafiosos americanos han llegado a la misma conclusión que yo. Un país de muertos de hambre a causa del liberalismo salvaje y sus reformas laborales no puede tener dinero para ir a putas ni para jugárselo en las máquinas tragaperras. Co un sueldo de 800€ no se puede pagar una hipoteca de 700 y encima querer que sobre dinero para ir al casino. A los miserables capitalistas españoles les ha salido el negocio mal.

Más sobre el rey

Continúa el debate sobre el asunto del rey. La clase política nueva y vieja responde al clasicismo histórico español. Siempre enfrascada en profundos debates ideológicos y de forma del estado. La derecha defiende sus privilegios desde su castillo de siempre, como corresponde a quien está en el poder, que trata que no se lo quiten.

Hay unas élites que disfrutan de los cargos que proporcionan la gobernación del estado;( mejor sería decir de la mal gobernación del estado) desde hace siglos. Hay sagas familiares en las que la mayoría de sus miembros llevan varias generaciones incrustadas en los empleos de más alto rango, parasitando la administración. Pero eso sí; cuando hay que usar la palabra patriota para defender el sueldazo que tan generosamente le paga la Patria, lo hacen con gran ardor. Y tienen razón, como no lo van a hacer, con lo bien que les trata la patria. Ahí tenemos en el Tribunal de Cuentas a un hermano de Aznar, familiares de Trillo, hasta completar una larga lista de enchufados entre familiares cercanos y lejanos a los que hay que sumar las nuevas élites nacidas a partir de la muerte de Franco, los nuevos partidos políticos, como el PSOE, que muchos de sus militantes más encumbrados ya eran altos funcionarios de la administración franquista. Éstas nuevas castas hicieron lo único que podían hacer, tratar de buscarse un lugar en el pesebre, o al menos estar atentos para recoger lo que del pesebre caía, cual ratones merodeadores del gran pilón del estado. Entre todos componen la gran reata de mulas y mulos lesionados, que no valen ni para criar ni para tirar del carro. A nadie de ésta derechona se le ocurrirá hacer algo beneficioso por su país, como por ejemplo crear alguna empresa productiva y hacer lo que se entiende que es propio de los capitalistas, dedicarse a la industria y al comercio. Mientras encuentren mamandurrias para ellos y sus sagas familiares, espoliando los recursos del país, para qué se van a preocupar en ganarse la vida en la actividad productiva ¿Cuál es la actividad empresarial de la familia Aznar? Me refiero a actividad industrial o comercial, no a montar un chiringuito llamado empresa, para a través de él estafar al estado. Su espabilado yerno puso de moda la palabra “conseguidor”, aprovechando el puesto de yernísimo para conseguir pelotazos de la más diversa índole, imitando a la saga familiar en la que consiguió incrustarse, aunque para ello tuviera que casarse con la fea de la hija.

Mientras no consigamos expulsar del estado a los Aznares, Gallardones, Trillos, Fragas y ese inmenso ect, etc… de apellidos pegados a las ubres de la patria desde tiempos inmemoriales. En una palabra, la transición acabará, cuando el último franquista desaparezca de la administración pública. Para eso es necesaria una ley que limite a dos miembros de una misma saga familiar los que puedan acceder a un puesto de la administración pública, o cuando menos alguna medida que prevenga que de los cargos de la administración tenga la exclusividad las casta descendiente de los que desde hace siglos gobernaron a España, conduciéndola de ruina en ruina.

Éste es un motivo más para que los ciudadanos no vuelvan a votar jamás a esta derechona parásita e inútil de rosario y escopeta, que no ha hecho por España nada a lo largo de la historia.

La mejor crónica que los españoles podemos leer para entender a esta derecha que padecemos, es la Historia de España.

Rinconete y Cortadillo

Dijo Rincón a su guía:

¿Es vuesa merced por ventura ladrón?

Si, respondió él. Para servir a Dios y a las buenas gentes, a lo que respondió Cortado: cosa nueva es para mí, que haya ladrones en el mundo para servir a Dios y a las buenas gentes.

A lo cual respondió el mozo: señor, yo no me meto en teologías; lo que sé es que cada uno en su oficio puede alabar a Dios y más con la orden que tiene dada Monipodio a todos sus ahijados.

Sin duda debe de ser muy buena y santa, pues hace que los ladrones sirvan a Dios.

Es tan santa; replicó el mozo, que no se si se podrá mejorar en nuestro arte. Él tiene ordenado que de lo que hurtáremos demos alguna limosna para el aceite de una lámpara de una imagen muy devota que está en ésta ciudad y en verdad que hemos visto grandes cosas por esta buena obra.

Y ¿con solo eso que hacen, dijo Cortado, dicen que su vida es santa y buena? Pues que tiene de malo, replicó el mozo, ¿no es peor ser renegado o hereje o matar a su padre y a su madre?

Rincón y Cortado son dos pillos que se encuentran por azar en una venta del camino y viajan juntos a Sevilla para probar fortuna. Ingresan en una cofradía de ladrones, fulleros y espadachines, asentada en el célebre patio de Monipodio que actúa como institución regular que elude la justicia, o la compra con sobornos, y organiza una delincuencia comunitaria con amparo y protección, incluso de patronos celestiales a los que ofrecen dádivas como cualquier otra cofradía o gremio de honesta tradición y raigambre cívica. Amigo lector: ¿ves tú algún partido en la actualidad que semeje a lo que el inigualable Cervantes nos retrata en su famoso libro Rinconete y Cortadillo? ¿Ves a algún partido en el que tú creas que hay connivencia con la justicia para llevar a efecto sus desfalcos, estafas y demás artes presuntamente delictivas?

Como se puede ver, he copiado unos párrafos de la novela de Cervantes, Rinconete y Cortadillo.

¿No crees que a la novela de Cervantes le podíamos poner personajes y situaciones de la realidad que vivimos? ¿Quizá podíamos comparar a Aznar con Monipodio, poniendo a Rodrigo Rato como faltriquero mayor de la economía española en la época que gobernó? ¿O a Esperanza Aguirre poniendo a Miguel Blesa al frente de los ahorros de los madrileños y otros muchos españoles? ¿No crees que a la imagen a la que donaban parte de sus hurtos los ahijados de Monipodio, bien la podía representar la actual Santa Iglesia Católica, que tan beligerante es por el incumplimiento del quinto mandamiento cuando de aborto se trata, y su atronador silencio cuando de incumplir el séptimo, que dice: no hurtarás. O el octavo: no levantarás falso testimonio ni mentirás. O el décimo. No codiciarás los bienes ajenos

¡Qué sorprendente silencio guarda la sagrada institución, ante tamaño incumplimiento de los Mandamientos por parte de sus adeptos! ¿O acaso será, que éstos nuevos Rinconetes y Cortadillos también aportan parte de sus hurtos para el mantenimiento de sus lámparas, en forma de hospitales, escuelas, universidades y exención de impuestos?

Así están las cosas

 

Asistimos de un tiempo a esta parte al devenir de la crisis o de esta inmensa estafa a que nos está sometiendo el capitalismo salvaje. El partido que gobierna ha iniciado una marcha desde que accedió al poder, de destrucción de lo que conocemos como estado de bienestar; basado en unos derechos que según nos han dicho siempre eran consustanciales a la democracia. La derecha gobernante lo está haciendo de forma que cada vez hay menos democracia y por tanto menos libertades y menos derechos. La reforma laboral ha significado la eliminación de los derechos de los trabajadores y 800.000 parados más, hasta llegar a una cifra que sobrepasa los 6.200.000. (Últimamente aplauden hasta con las orejas por que ya sólo hay 6.106.000) Al principio de la crisis cobraba la prestación por desempleo el 80% de los parados, hoy día ronda el 50% y menos cantidad. Hay 2.000.000.de trabajadores que no cobran prestación por desempleo y 1.500.000 hogares en los que ninguno de sus miembros tiene trabajo. Los ricos, los empresarios, han demostrado su peculiar “solidaridad” con el país donde han ganado el dinero, evadiendo trescientos mil millones durante el año pasado. Cerca de un millón de personas, en su mayoría pequeños ahorradores han sido estafados por un importe de cerca de treinta mil millones, en la operación conocida como preferentes, con el visto bueno de unas leyes permisivas que han dado lugar a tan gigantesca estafa. La reforma sanitaria nos obliga a pagar dos veces muchas de las prestaciones por las que ya hemos pagado, primero con los impuestos y luego volvemos a pagar con las nuevas tasas. La educación se deteriora y se imponen los criterios de la Conferencia Episcopal en materia educativa; lo que quiere decir que esta nación será para siempre un país de analfabetos y beatos al servicio de unos pocos parásitos inmensamente ricos, que serán servidos por un pueblo cobarde e inmensamente pobre. El fracaso del sistema educativo es histórico. La enseñanza en España siempre ha sido de inspiración católica y considerada por la Iglesia como un gran negocio. Todos los políticos han estudiado en colegios de curas; el resultado está a la vista.

Los pensionistas hemos perdido más de un 10 % de poder adquisitivo desde el inicio de la crisis y existe la amenaza desde Alemania y la Unión Europea de que sean rebajadas las pensiones un 40 %.  La Ley de Dependencia, que se consideraba como el cuarto pilar del estado de bienestar ha sido prácticamente eliminada.

A partir del día uno de junio nos impondrá un nuevo gravamen a las personas que quieran vender o arrendar una vivienda. Le han dado el nombre de “certificado de eficiencia energética. Consiste la nueva carga, en que un técnico o entidad privada expida una acreditación como que el inmueble reúne las condiciones en materia de consumo de energía de acuerdo con no se sabe que reglamento. La expedición del citado informe lo gestionará lo que llamamos el mercado y llegará a costar hasta 250€ a las personas particulares, pero a los banqueros e inmobiliarias les puede salir por una cuarta parte. Es decir, que el coste de certificar la eficiencia energética de un inmueble dependerá de si el dueño del inmueble es ladrón profesional o ciudadano. En este último caso pagará cuatro veces más que en los anteriores.

Cada poco tiempo tenemos noticias sobre recomendaciones de Bruselas al gobierno. Yo no sé si dichas recomendaciones efectivamente vendrán del gobierno de la Comunidad Europea o serán iniciativas del propio gobierno de aquí; porque estos gobernantes que padecemos, ese tipo de recomendaciones las cumplen con gran satisfacción. Dan en el clavo de su ideología. Resulta curioso y me produce gran cabreo, que las recomendaciones de Bruselas siempre son en la misma dirección; tendentes a esclavizar aún más a los trabajadores y a explotar al pueblo. Pero en cierto modo comprendo a los gobernantes. Si tomando las medidas que toman, el pueblo otorga, ¿Por qué no seguir por el mismo camino si los perjudicados asienten y callan?

Parece ser que el problema es que no tenemos dinero para pagar la deuda que los banqueros y demás capitalistas han contraído con el sistema financiero internacional, con eso que llaman “los mercados”. Si yo, cuando he pedido un préstamo lo he pagado y no he pedido más de lo que pudiera pagar con el fin de no convertirme en esclavo del citado préstamo, ¿Por qué tengo yo que pagar ahora los préstamos que hayan contraído banqueros sin escrúpulos, capitalistas ladrones y ciudadanos insensatos? Dichos pagos se harán ahora a costa de mi pensión, de los servicios sanitarios, de la enseñanza, dejar sin recursos la ley de dependencia y hundir lo que conocíamos como estado de bienestar que habíamos construido entre todos con nuestro dinero. No se oyen desde Bruselas recomendaciones para que los capitalistas españoles repatríen en dinero evadido durante el año pasado. Algunas informaciones cifran la cantidad evadida en trescientos mil millones durante el citado periodo. No se oye desde Bruselas ninguna recomendación al gobierno para que trate de atajar el fraude fiscal que se calcula en cien mil millones. Ni tampoco se oye a la troica comunitaria de Bruselas instar al gobierno para que trate de hacer aflorar la economía sumergida que se calcula en 25%. Si esas recomendaciones vinieran desde Bruselas y el gobierno pusiera tanto entusiasmo en cumplirlas como cuando esas recomendaciones son tendentes a esclavizar aun más a los de siempre, seguro que la salida de la crisis, o de esta gran estafa, sería factible y tendríamos más recursos para hacer frente esta situación que vivimos.

Desde hace ya tiempo las empresas de propaganda de la patronal (lo que conocemos como medios de comunicación) están aireando casos de flagrante corrupción en las altas instancias de la política, el caso Gurtel relacionado con el PP, los ERES en Andalucía, la hija del Rey y su marido en la monarquía,  en la economía el gran fraude bancario, en el mundo del trabajo la reforma laboral que no es nada más que un pelotazo y una reivindicación conseguida por los sindicatos patronales a costa de la esclavitud, la miseria, la incertidumbre y el miedo de los  trabajadores. Pero hay otra corrupción inmensamente mayor, de la que no nos hablan y son las privatizaciones. Están convirtiendo en su negocio lo que habíamos construido entre todos con nuestros impuestos, con nuestro dinero. La enseñanza, la sanidad, las pensiones y todos los servicios lo están convirtiendo, repito, en parcelas que les proporcionen suculentos negocios a una élite que domina la política y la economía en su propio provecho. Nosotros, el pueblo, seguiremos pagando cada vez más impuestos, pero no para tener mejores servicios, sino para obtener ellos sus beneficios a costra nuestra. Antes nuestros impuestos servían para sostener esos servicios; ahora, si después de llevarse ellos su tajada, sobra algo, habrá una sanidad y una enseñanza bajo mínimos y las pensiones serán de miseria y como los sueldos están siendo ya de hambre, en el futuro cobrará una pensión el que pueda hacerse un seguro privado, que dudo yo que esos salarios miserables a los que me refiero haya alguien que le sobre algo al mes para dedicarlo a pagar su póliza de seguro.

Pero hay un caso especial entre todo esto que clama al cielo. Se van de nuestros impuestos diez mil millones en financiar a los curas, los cuales no han tenido ni un solo recorte en lo que va de crisis, única institución que se ha salvado de los citados recortes desde que la economía empezó a decaer como efecto de la burbuja inmobiliaria creada por el gobierno del PP entre el 1996 y 2004

Por todas estas cosas tenemos que manifestar nuestra protesta en la calle; que sepa el gobierno que no nos engaña, nos estafa, pero debemos esperar en las urnas y hacerle desaparecer del poder para siempre. Podemos hacerlo: pues hagámoslo.

Séptimo año de crisis

 

No solo es malo que estemos en el séptimo año de crisis, sin que se vean indicios claros de superación de la misma, que lleguen a la ciudadanía, a pesar de que los profesionales de la mentira dedicados a la política digan lo contrario. Para salir de la crisis, hacen falta ideas que proporcionen puestos de trabajo y para ello es necesario poner todos nuestros recursos en valor. La prensa local se hacía eco recientemente como Valladolid perdía visitantes y éramos la cuarta capital de la comunidad en visitas turísticas. Para superar esta situación, propongo que en Valladolid se instale una delegación del Museo del Prado, donde se exhiban sus ricos, numerosos y valiosos fondos. No se trata de tocar nada de lo que ahora significa el Museo del Prado, porque es insustituible; simplemente sacar provecho de lo que ahora está almacenado en sus ricos fondos y nuestra ciudad necesita.

Valladolid cuenta con todas las infraestructuras necesarias para albergar tan importante pinacoteca. Tiene un aeropuerto al que solo le faltan viajeros. Tiene conexión con el centro de España por ferrocarril a una hora con trenes medio vacios. Tiene una extraordinaria infraestructura hotelera a falta de clientes, no todos los fines de semana va a haber políticos del PP pagando 2000€ por una habitación por dos noches. Tiene conexión por autovía con todas las regiones. Tiene una gastronomía capaz de hacer las delicias del visitante más exigente y unas bodegas con los mejores vinos de España. Valladolid está en condiciones de ofrecer al visitante lo que pocas ciudades del país en cuanto a arte, historia, cultura y tradición. Pero le hace falta algo emblemática que relance a la ciudad al sitio que se merece y debe tener.

También hace falta elegir la sede para tan importante pinacoteca: buen lugar sería la Academia de Caballería, por el lugar que ocupa y lo emblemático del edificio; pero yo no sé si reuniría las condiciones convenientes para tal cometido. Si hay que construir un edificio nuevo, hágase; los talleres de Renfe quedarán vacios en un futuro próximo, aprovechemos el espacio. En todo caso las soluciones les corresponden a los políticos, apoyados por los sindicatos empresariales y de los trabajadores y principalmente por los vallisoletanos en general.

Creo que esta iniciativa sería positiva para Valladolid porque proporcionaría muchos puestos de trabajo y actividades económicas de la que tan necesitadas estamos.

                                  La religión

Desde el comienzo de la historia conocida, los hombres tuvieron creencias en seres extra corporales, extra sensoriales, con poderes superiores a ellos a los que adjudicaron la creación del mundo y por tanto del hombre mismo. A aquellos seres superiores los llamaron dioses. Algunos de aquellos hombres, quizás dotado de más inteligencia o más fuerza, se convirtió en portavoz de aquellos dioses y consiguió tener poder sobre los demás desde el momento que estos aceptaron sus palabras.

El principio fue ir predicando las revelaciones de aquel supuesto Dios hasta conseguir gran número de seguidores. No tardaron en utilizar la guerra, unas veces para defenderse y otras para atacar e imponer sus creencias a otros.

Primero fueron los dirigentes del grupo aquellos que se convirtieron en portavoces de las palabras, que supuestamente aquel Dios les había revelado y lo convirtieron en la palabra Divina, a la que todos tenían que obedecer y acatar. Posteriormente aquellas palabras las llamaron Ley, y como provenían de Dios, las llamaron Leyes Divinas. Como aquel Dios era tan poderoso que había creado el mundo y a los hombres, también tenía poder para destruir el mundo y a los hombres y que la muerte era un castigo de aquel Dios por no cumplir las leyes.

Como los hombres siempre han tenido miedo a la muerte, comenzó el temor a aquel Dios al que todos temían, pero que nadie había visto, solo el portavoz, y se inventó el miedo. Creado el miedo se inventó el castigo, pero no se trataba de un castigo en la vida, sino algo más duradero y terrible, el castigo después de la muerte, que no solo era el fin de la vida, sino el principio del sufrimiento en un fuego eterno, en un lugar terrible llamado infierno, donde iría una parte invisible de nosotros que llamaron espíritu o alma, que era como una dote que nos había adjudicado aquel Dios en el momento de nacer. Nos hicieron responsables de aquella alma y para que no la lleváramos al fuego eterno teníamos que acatar y cumplir aquellas Leyes escrupulosamente, sin poner ninguna objeción, bajo la permanente amenaza del castigo, en muchas ocasiones terrenal, mediante la tortura y la muerte y siempre con la amenaza del castigo eterno.

Si el incumplimiento de la Ley significaba el castigo, el cumplimiento tenía que ser el premio y para ello inventaron otro lugar al que llamaron cielo, donde todo sería paz, armonía, felicidad y bondad infinita

Aquellas leyes, que llamaron “palabra de Dios”, para darle un aspecto humano, las escribieron en un libro que hoy conocemos como Biblia. Según lo escrito en ese libro, aquel Dios ya adjudicó la administración de las normas o leyes a un grupo privilegiado llamado los Levitas, por ser hijos de Levé, uno de los doce hijos de uno de los primeros personajes del citado libro. El resto, todos los que pertenecían a las otras once tribus de que nos habla ese libro, tenían la obligación de mantener a los” levitas” a los que llamaron sacerdotes, ¿esto de mantener gratis a los sacerdotes os suena?

Si ahora nos regimos por leyes humanas, no debemos olvidar que hemos padecido muchos siglos de entrenamiento en el acatamiento y la obediencia a otras leyes que nos dijeron que eran de origen divino.

Si redujéramos a unas pocas palabras el contenido del libro, bastarían las de, acatar, obedecer, asumir y miedo. El buen cristiano se reconocía a sí mismo como “temeroso de Dios”. Siempre nos presentaron a Dios como un ser vengativo, violento, justiciero y terrible. Los que vivieron y aun viven a cuenta de la religión, el miedo siempre ha sido un arma poderosa de dominio para ejercer el poder y conseguir fabulosas riquezas.

La persona que verdaderamente quiera vivir con una conciencia libre y con un alto concepto de la libertad no tiene que dejarse influenciar por ningún credo o atadura a su conciencia, debe ser ella misma la que se construya su propia moral y tener como única limitación las leyes impuestas por los hombres, exigiendo a la vez que éstas sean justas, que permitan el ejercicio de la libertad y los derechos que como ciudadanos nos corresponden.

Lo que hoy conocemos como libertades civiles, no fue inspirado por ninguna religión. Las religiones nunca condenaron la esclavitud, ni la tortura, ni el abuso de los poderosos de todas las épocas sobre los pueblos. Siempre fueron fieles colaboradores del poder para someter y esclavizar a las gentes. Siempre defendieron la existencia de ricos y pobres como un designio de aquel Dios omnipotente y todopoderoso.

Fue la Revolución francesa la que por primera vez en el año 1789 declaró lo que hoy conocemos como “Derechos del Hombre” y posteriormente ya en el pasado siglo las naciones Unidas aprobaron lo que conocemos como Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Nunca la religión predicó la justicia, se conformó con la caridad, que es un acto voluntario. Si el rico no era caritativo, el pobre se tiene que conformar con su suerte y además en otros tiempos tenía que soportar que le dijeran que su pobreza era un castigo de Dios por sus pecados. Nos predicaron e impusieron la idea que los pobres debíamos resignarnos en nuestra vida terrenal a la miseria porque luego, después de la muerte seríamos recompensados mediante lo que llamaron “justicia Divina”.

Los que tenemos curiosidad por observar el mundo y a los grupos humanos que lo forman, vemos como esos que predican y prometen el cielo para los pobres, procuran acumular gran cantidad de riquezas para construir su cielo particular aquí en la Tierra, por si acaso después no hay otro. Con lo que nos demuestran que no solo hay un cielo, sino dos, el cielo de aquí, que es para los ricos y los poderosos y el cielo de después de muertos, que es para los pobres. Pero si el cielo de después no existe, los pobres y desposeídos solo tenemos acceso al infierno de la tierra, puesto que el cielo de aquí está ocupado por los ricos y poderosos.

Los que no acatamos ni creemos en esos principios, ni acatamos sus doctrinas, somos considerados ateos y según esas mismas doctrinas nos espera el fuego eterno.

Los gestores de la religión, ese grupo de poder, que aquí conocemos como “Clero” siguen acumulando poder y riqueza sin interrupción desde hace muchos siglos. Esas riquezas y ese poder son ilegítimos porque fueron conseguidas mediante el engaño y la fuerza y nunca por elección del pueblo. No estar de acuerdo con esos principios ni con esa situación, aparte de ateo me considero, Libre Pensador y no acepto leyes que no sean las que elaboran los hombres.                                                                   

                  Reflexiones de un obrero sobre la Semana Santa

Oyendo la radio la mañana del viernes santo, mientras laboraba en la rehabilitación de mi piso de la calle Nueva del Carmen, oigo en  la retransmisión de la emisora que tengo sintonizada que hay un Cristo del gran Poder. Yo si sabía que hay un “Gran Poder”, lo llaman “los mercados”, “la banca” “globalización de la versión más salvaje del liberalismo económico” gobernados según el método más cruel de gobernar la economía, según el cual, hay una minoría que se enriquece  por encima del crecimiento regular de la misma y una inmensa mayoría que sufre la explotación la esclavitud, la miseria, la precariedad, la incertidumbre sobre su propia vida y las privaciones; pero lo que no sabía era que tuvieran su propio Cristo, y que se conociera por un nombre tan específico como “Cristo del Gran Poder”. Ahora comprendo el porqué los obreros estamos tan mal y que todos los palos nos los llevemos nosotros, reformas laborales, desahucios, explotación sin límites y la humillación de pertenecer a la clase social más desprestigiada de la sociedad. Llego a la conclusión de que eso nos pasa por no tener nuestro propio Cristo. No hay un Cristo para los pobres; el Cristo de los miserables (si es que existe), estará en alguna ermita lejana, desconocida y abandonada, víctima de la reforma laboral y olvidado por los jerarcas de la empresa que desde hace siglos se dedica a gestionar esos asuntos y que ahora acaban de elegir a su director general. Curiosamente, a esa élite, por ser la que manda en el negocio del Cristo (digo yo) le perdonan los impuestos y en las asignaciones de los presupuestos son los únicos que no tienen recortes. Todos los recortes para la clase obrera, por no tener su propio Cristo.

También oigo que los gitanos tienen su propio Cristo. Llego a la conclusión que ¿cómo es posible que CC.OO no tenga su propio Cristo para que los obreros tengan casa gratis, puedan disfrutar de todos los derechos sociales, sin recortes y sin pagar impuestos y que los poderes públicos sean tolerantes con el incumplimiento de las leyes y ordenanzas, como lo son con los gitanos? Pero está claro, es porque tienen su propio Cristo y los obreros no lo tenemos. Y me hago una pregunta ¿es que el propio Cristo no se ha dado cuenta que tiene abandonado al sector mayoritario de la población?

Haré pública esta reflexión en los medios a mi alcance, y si llega a conocimiento de algún Cristo desocupado, que pueda dedicarnos algún tiempo a la clase obrera, le prometo que lo sacaremos en procesión en el verano, cuando no llueva, así no tendremos la disculpa de la lluvia para dejarlo año tras año encerrado en su cuarto. Preferimos a un Cristo que no esté crucificado. A los obreros no nos gusta sacar en procesión una representación del sufrimiento, eso es para gente sádica, bastante sufrimiento tenemos con las reformas laborales, los recortes en pensiones, los copagos y repagos en la sanidad, el impedimento en el acceso a la justicia y la pérdida generalizada de derechos, que curiosamente es llevado a cabo por el gobierno de un partido que en sus principios se declara muy seguidor de la doctrina de ese Cristo.

Si a la jerarquía que gobierna la secta de los Cristos le hicieran los recortes presupuestarios que nos hacen a la clase obrera y denunciaran la injusticia que significa la globalización del liberalismo económico, quizá su asignación presupuestaria se viera seriamente recortada y a eso no están dispuestos, como demostraron a lo largo de la historia, que siempre estuvieron dispuestos para la guerra, si de defender y aumentar su poder y riquezas se trataba. Ahora también están dispuestos a silenciar la injusticia del liberalismo salvaje, si sus intereses, no solo no son tocados sino aumentados, beneficiándose de las privatizaciones en enseñanza y sanidad, aunque esas privatizaciones perjudiquen a la inmensa mayoría de sus creyentes, o clientes.

Por tanto sugiero a mi sindicato que nos pongamos bajo la advocación de un Cristo al que llamaremos el “Cristo de CC: OO”. Y llevará la vestimenta roja, como no puede ser menos.

No a la x

Estamos en séptimo año de crisis y los ciudadanos no notamos ningún atisbo de mejora en las condiciones de vida. Cerca de dos millones de hogares carecen de ingresos, por lo que viven en condiciones de absoluta miseria. Muy cerca de seis millones de personas carecen de trabajo. La precariedad laboral es norma en el mundo del trabajo y la miseria la padecen incluso muchos de los que tienen un trabajo debido a la bajada generalizada de los salarios. El 56% de la juventud está en el paro y los que tienen trabajo es en condiciones cercanas a la esclavitud. El miedo y la incertidumbre ante el futuro se han instalado en la sociedad española. Los jubilados y pensionistas ven como pierden valor adquisitivo sus miserables pensiones que en numerosos casos tienen que compartir con sus hijos y nietos. Los hijos de los trabajadores y lo que antes era conocido como clases medias ven como no tienen acceso a los estudios por los recortes  en el sistema de ayudas, mientras que banqueros, capitalista, especuladores y clero ven como sus beneficios aumentan haciendo negocio con la crisis y el hambre de la población. Pero si hay una institución que no ha visto mermado ni un solo Euro en sus asignaciones, es la Iglesia Católica. La Iglesia es el estado más rico del mundo y el mayor propietario inmobiliario privado de España. Sus propiedades, solo en España, le proporcionarían al estado 3.000.000.000 de € anuales. Ya sé que los acuerdos Iglesia Estado la eximen de dichos tributos, pero en nombre de la Caridad Cristiana no estaría de más que aportara esos ingresos para colaborar en paliar las necesidades de los pobres y hambrientos y las infinitas necesidades de cada vez mayor número de ciudadanos. Que pague por sus propiedades igual que los demás pagamos por las nuestras. Poner la X en la declaración de la renta es pecar para un buen cristiano. Malgastar un solo Euro en aumentar el patrimonio del Estado más rico de la tierra, es camino seguro a la condenación eterna.

En nombre de caridad cristiana que paguen el IBI.

                       El mundo limpio del Papa

Hermano Francisco: menos predicar y dar más trigo. La mayoría de los españoles ya estamos bastante limpios (los bolsillos) nos gustaría que su partido renunciara a los 11337 millones de € que recibe. Su partido Santidad, es el único que no ha sufrido ni un solo € de recortes desde que empezó esta gigantesca estafa que algunos llaman crisis. Necesitamos ese dinero para que muchos ancianos puedan pagar sus medicinas o puedan pagar la luz o la calefacción. Su partido Papa Francisco, es el más rico del mundo; los parados españoles son de los más pobres de Europa. Algunos de los que vivimos en este pedazo de terreno que hay de los Pirineos “pa bajo” hemos leído la historia y sabemos, Papa  francisco, que su partido predicó siempre la caridad, pero nunca la justicia : renuncie a sus privilegios; que su partido deje de ser un paraíso fiscal; que deje de ser un gigantesco lavadero de dinero; que pague el impuesto de donaciones como pagamos todos; que pague el IBI y el IVA; que  considere a la sanidad y a la educación como un derecho de los ciudadanos (que para eso la pagamos) y no como un área de negocio para su partido; que los ciudadanos donan dinero a sus ONGs para atender a los necesitados; no para que sus obispos tengan un Audi.

Papa Francisco; menos predicar y dar más trigo.

La navidad

Es tradición felicitar a familiares y amigos por éstas fechas, cuando un año acaba y otro empieza. Los creyentes en la religión católica celebran el nacimiento del personaje que representa a su Dios. Los libros que sobre el personaje hablan, no dicen que naciera el 25 de diciembre. La empresa que explota el negocio de las creencias, (Iglesia Católica, con sede en el centro de la ciudad italiana de Roma, donde tiene su propio estado), ha instaurado éstas fechas hace siglos como válidas para que sus creyentes mantengan viva su ideología basada en hechos inciertos, por eso lo llaman fe, (que significa creer lo que no vemos). El desarrollo del capitalismo tal como lo conocemos, en lo que a épocas de consumo se refiere, ha hecho coincidir éstas conmemoraciones con las últimas vacaciones del año. Aquellos ciudadanos que a estas alturas posteriores a la reforma laboral, aún tengan derecho a vacaciones y dinero para gastar en ellas, casi podríamos considerarlos como una élite. Si observamos con detenimiento el calendario, al Jesucristo, del cual celebramos ahora su nacimiento, lo debió criar algún ideólogo del capitalismo. Para celebrar su nacimiento nos dan una paga extra (a algunos) y unos días para gastarla. Tres meses después, cuando hemos recuperado un poco nuestra economía, nos montan otro espectáculo festivo para matar al referido Jesucristo (lo que llaman Semana Santa, considero gran hipocresía llamar Santa a una fecha donde conmemoran la muerte de un hombre en una cruz). Los libros que de ello hablan, (llamados Evangelios) dicen que el personaje se fue a las arenas del desierto a orar y que allí fue tentado por el diablo; ahora a los creyentes y no creyentes nos inducen a viajar a las arenas de la costa para ser tentados por las cervezas, los espetos de sardinas y el diablo en top-les. Cuatro meses después regresamos a la fecha de partida y volvemos a celebrar de nuevo el nacimiento, no sin tener entre medias en cada ciudad o pueblo, por pequeño que sea, la conmemoración de infinidad de vírgenes y santos (no dicen los escritos si lo santos solo eran solo santos, o también eran vírgenes).

El autor de éste escrito, como respetuoso con las ideas y creencias de cada uno y para no salirse de las tradiciones propias de estas fechas, desea a todas las personas que tengan a bien leerlo, en primer lugar salud, que es el mayor bien que poseemos y que no necesitemos ir al médico, porque nuestro derecho (lo pagamos con nuestro dinero) a la asistencia sanitaria, la casta parásita y corrupta que ocupa la administración del estado lo está convirtiendo en SU NEGOCIO.

En los escaparates ponen letreros deseando paz y felicidad. Yo no deseo paz a todos; porque los ricos nunca están en paz, siempre están en guerra contra los pobres, pero los pobres si estamos en paz, por eso siempre somos derrotados. Por tanto, en lugar de desear paz a los pobres, les invito a abandonarla y que se pongan a luchar en defensa de sus intereses y de sus derechos. La próxima batalla la tendremos en mayo y cada uno de nosotros tenemos un arma en la mano que se llama voto. Pongámonos en guerra con él en la mano y echemos del campo de batalla a esta corporación de ladrones que está desangrando a España desde hace siglos.

 

Don Mariano va a la escuela

Don Mariano va a la escuela; pero no a la pública, a esta le hace recortes, porque es a la que van los pobres y a estos no le hace falta educación ni saber pensar. Teniendo la cabeza hueca los pobres se creen la propaganda que le suministran las empresas de la patronal (lo que algunos llaman medios de comunicación) y así teniendo a un populacho desinformado, analfabeto y entontecido, es fácilmente manipulable para de esta forma tener asegurados los votos, lo que le permite disfrutar del poder eternamente a las castas que siempre disfrutaron de él en España a lo largo de los siglos.

Pero como digo al principio, Don Mariano si va a la escuela, pero a la de Chicago, esa cuna que los entendidos en economía consideran la cuna del liberalismo moderno y salvaje que tantas desgracias está ocasionando a la mayoría de la humanidad y tanto ha influido en la propagación de la injusticia social y económica a lo largo y ancho del mundo en las últimas décadas. En esa escuela es aventajado Don Mariano, a pesar de los efectos perversos de ella; no nos olvidemos que para imponer sus teorías económicas en Chile y Argentina en los años setenta del pasado siglo fueron impuestas crueles dictaduras que ocasionaron miles de muertos y grandes sufrimientos a los pueblos chileno y argentino.

Las enseñanzas de la escuela de la que es seguidor y alumno aventajado Don Mariano no se distinguen por la justicia social ni por el reparto equitativo de la riqueza, sino lo contrario, consisten sus teorías en que la casta dominante posea todo y los pobres no posean nada.

Dicen los que entienden de esto de la economía que tiene que ser el estado el que estimule la demanda, en la escuela adonde va Don Mariano solo enseña a recortar y a que los ciudadanos cada vez sean más pobres. No se da cuenta Don Mariano que en la escuela de Chicago ni paseándose en barco con Ángela Merkel se aprende justicia social.  En esa escuela se enseña liberalismo salvaje que es por donde hemos llegado a la crisis que padecemos desde hace cinco años, lo que se enseña es a recortar derechos y libertades y a que las castas dominantes se apropien de los bienes públicos (privatizaciones) o expolien al estado de nuestro dinero (saneamiento de bancos y empresas) porque si sabemos que los bancos nos están despojando a todos de nuestros recursos, pero no sabremos si lo devuelven o no. De momento si sabemos que están quitando de escuelas y hospitales para dárselo a los bancos.

Necesitamos otro alumno que haya estudiado en otra escuela, a ser posible pública, aunque a Don Mariano le gusten más las escuelas con sotana, prueba de ello es que a esa no le afectan los recortes; después de los recortes ¿seguirá habiendo los mismos profesores de religión antes y después de los recortes? ¿En los hospitales, habrá los mismos capellanes hospitalarios antes y después de los recortes? No nos gusta la escuela de Chicago, por donde pasea tan feliz Don Mariano con Ángela Merkel, ni Don Mariano.

Esta escuela económica se identifica por una frase según la cual “entre más lleno tenga el pesebre el caballo, mejor para los ratones”. Según la frase, los ricos si tienen derecho a tener mucho, pero los pobres solo tienen derecho a tener, lo que a los ricos les sobre. En estos principios se inspira D. Mariano y su partido. Dudo que esto sea bueno para España y los españoles.

Hubo otro personajillo nefasto que dijo aquello del “España va bien” aunque iba hacia el desastre y hay otro ahora que dice que España va mal y tiene razón; desde Noviembre va a peor; por tanto ¡Don Mariano, váyase!

 

El discurso de don Mariano

Si observamos el discurso de Don Mariano Rajoy desde sus tiempos en la oposición, nos daremos cuenta que se asienta sobre unas pocas palabras destinadas a establecer una diferencia con el anterior presidente, si el otro transmitía una imagen de frivolidad, Don Mariano necesita usar palabras que transmitan otra imagen.

Palabras como SENSATEZ, GOBERNAR, GENERAR CONFIANZA, HACER LO QUE HAY QUE HACER, SERIEDAD, SENTIDO COMÚN, pero vayamos una por una.

SENSATEZ: no es sensato querer salir de la crisis por el camino del liberalismo salvaje, si ha sido por ese camino por el que hemos llegado a ella.

GOBERNAR: El ideario del PP es el liberalismo salvaje, si para gobernar es necesario tener el poder y el ideario del partido consiste en entregar ese poder a los mercados financieros y empresariales, que suelen ser los mismos, despojando al estado del poder necesario para gobernar, la palabra GOBERNAR en boca de Don Mariano es una contradicción ideológica.

GENERAR CONFIANZA: Si su gobierno indulta a un rico para que no entre en la cárcel y a la vez elabora leyes para encarcelar a los ciudadanos que protesten por las leyes que contra ellos toma su gobierno, su gobierno no genera confianza. Si la confianza a que se refería era hacia los mercados, genera mucha menos aun, hemos tenido un rescate encubierto y nuestra economía está intervenida por Bruselas, con los alemanes al mando.

HACER LO QUE HAY HACER: ¿Y quién le ha dicho a Don Mariano que esto es lo que hay que hacer? ¿La señora Merkel? Pues por los resultados obtenidos y según opiniones de personas con conocimientos de la economía mayor que los de Don Mariano, sostienen que lo que hay que hacer es lo contrario, por lo tanto, ESTO ES LO QUE NO HAY QUE HACER.

SERIEDAD: no es serio decir que no iban a subir los impuestos y hacer lo contrario, pero es aun menos serio subírselos a los pobres y perdonárselos a los ricos. La evasión fiscal creo que es delito, pero perdonar ese delito a los que más tienen, tenía que ser aun mayor delito, eso no es serio.

SENTIDO COMÚN: En un estado democrático y de derecho como en algún sitio he leído que es España, todos los ciudadanos tienen que tener sus derechos y es misión y obligación de los gobernante con sentido común hacer preservar los derechos de todos los ciudadanos y Don Mariano ha despojado de sus derechos a los trabajadores, por tanto Don Mariano no tiene sentido común, lo que tiene es un profundo sentido de la injusticia y la desigualdad, que nada tiene que ver con el sentido común; por tanto el discurso de Don Mariano es profundamente falso, solo destinado a capturar la voluntad de los mas incautos y una de dos, o es mas malvado que el anterior, o es aun mas frívolo.

Recibí el día 18 una carta firmada por un tal Mariano Rajoy, Presidente del Partido Popular, en la cual se dirige a mí en los siguientes términos:

Querido amigo:

En primer lugar yo no tengo ningún amigo que se llame Mariano Rajoy y si éste tal Mariano es el mismo que ostenta el cargo de presidente del gobierno, soy yo el que no es su amigo, porque si lo fuera, ya me habría adjudicado algún hospital, la gestión de algún colegio, o cualquier otra parcela de la administración pública para que la convirtiera en mi negocio, como de hecho hace con sus verdaderos amigos.

Continúa diciendo el tal Mariano:

Antes que nada quiero agradecerte todos los esfuerzos que estás realizando.

A esto tengo que decir al tal Mariano, que yo tengo por costumbre tratar a todas las personas de usted y si esa persona ostenta el cargo de presidente del gobierno de mi país, con mayor motivo. Deduzco que el tal Mariano no es muy educado por tomarse el tuteo por su cuenta y sin mi consentimiento.

Y continúa diciendo:

En éstos dos años hemos tomado medidas difíciles pero siempre tratando de ser justo y equitativos. Mira Mariano: por una vez y sin que sirva de precedente, yo también te voy a tutear. Las medidas que has tomado no te ha sido difícil tomarlas, porque tienes mayoría absoluta en el parlamento y todo lo has hecho por decreto ley y si has tratado de ser justo y equitativo, te ha salido muy mal, porque mientras que le has regalado a los banqueros una ingente cantidad de millones, para tapar sus trampas, a los pensionistas nos estás obligando a pagar los medicamentos, recortas el poder adquisitivo de nuestras pensiones y a tus verdaderos amigos les haces una amnistía fiscal. Eso no es ser justo ni equitativo

Continúa diciendo Mariano:

Y hoy puedo afirmar que España va en la buena dirección.

Mariano, la España de tus amigos sí; la de los míos no. El que ganen mucho dinero los banqueros y algunos especuladores no significa que la España de mis amigos vaya mejor. El paro entre los míos no baja y los escasos contratos de trabajo que veo hacer son precarios y con los derechos laborales eliminados a causa de la Reforma Laboral que tú has hecho.

Sigue diciendo Mariano en su carta:

 Queda mucho por hacer, lo sé, pero el crecimiento económico y la creación de empleo neto que hoy son una realidad, serán la base sobre la que incrementar el bienestar para todos los ciudadanos en los próximos meses. Mariano, el que haya más camareros en la Semana Santa, más costaleros llevando los pasos, o más jornaleros cultivando las viñas, eso no es crear empleo neto, ni por eso aumentará el bienestar de todos los ciudadanos.

Sigue la carta de Mariano:

Como sabrás, el próximo 25 de mayo tenemos una importante cita con las urnas para elegir a nuestros representantes en el Parlamento Europeo. En eso coincidimos; en que son importantes. Pero es aun más importante que tu partido no saque ningún parlamentario, porque sabrás, amigo Mariano, que en España hay 17.200.000 obreros que no tienen motivos para votar a tu partido por haber eliminado sus derechos a causa de la Reforma Laboral que tu partido ha hecho, que ha sido un pelotazo que tú has proporcionado a tus verdaderos amigos, los empresarios. Hay cerca de 6.000.000 de parados que tampoco tienen ningún motivo para votarle, sin perspectiva de futuro porque la clase empresarial española carece de iniciativa para crear nada y la zafia burguesía a la que tú perteneces sigue de parásita e inútil como lo fue durante todos los siglos pasados. Hay también 9.000.000 de pensionistas a los que nos has rebajado el poder adquisitivo y lo que nos lo recortarás, porque las medidas que estás tomando, de reducir los ingresos de la Seguridad Social, hace que el futuro de las pensiones lo veamos negro. Pero no solo eso; es que nos estamos dando cuenta que nuestro derecho a la pensión, lo estas convirtiendo en objetivo de negocio de tus verdaderos amigos. No se nos ha olvidado el copago de los medicamentos, de hecho hay muchos jubilados que no pueden comprarse las medicinas que necesitan. Estos últimos tampoco tienen ningún motivo para votarte. Hay también muchos jóvenes que no podrán tener la oportunidad de estudiar a causa de los recortes que has hecho en educación. De ahora en adelante solo podrán estudiar los hijos de tus amigos, los ricos, los de los míos, los pobres, no podrán hacerlo. Por lo que yo deduzco, amigo Mariano, en España hay unos 35.000.000 de españoles que no tienen ningún motivo para votar por tu partido.

Sigue la carta:

Quizá pienses que en estas elecciones no te juegas nada o que son un mero trámite. Permíteme decirte que nada más lejos de la realidad. En estas elecciones nos jugamos mucho. Tienes razón Mariano. Aquí nos jugamos mucho y sería muy importante que ninguno de los 35.000.000 que cito antes votara por tu partido, pues motivos para hacerlo no tienen.

La carta continúa diciendo:

Está en juego la configuración de un Parlamento Europeo que tendrá la mayor capacidad de decisión en la historia de la UE. Más del 80% de las decisiones que se toman en Bruselas tienen impacto en nuestras vidas.

No nos lo recuerdes Mariano. Por eso sería muy importante que los que hasta ahora han tenido mayoría no la vuelvan a tener nunca más.

Está en juego la influencia que como país tengamos en las decisiones que allí se tomen. Y nos jugamos seguir en la buena dirección. Seguir con las políticas que están haciendo que la mitad de la reducción del paro en toda la UE sea gracias a España. Está en juego seguir avanzando o volver a la crisis. Nos jugamos que España en la UE sea parte de la solución o volver a ser un problema.

Mira Mariano; si el paro tiene que bajar en la UE gracias a España, que Dios nos coja confesados. Lo que tu llamas, buena dirección, yo lo llamo camino hacia el abismo de las desigualdades sociales, la incertidumbre hacia el futuro e incluso el hambre y la miseria.

 Y continúa diciendo:

 Por todo ello permíteme que aproveche estas líneas para pedir tu voto para el próximo 25 de mayo. Es tanto lo que está en juego que solo partidos grandes como el Partido Popular, tienen la capacidad necesaria para influir en la UE, seguir construyendo (no construyas más Mariano, que ya nos has buscado la ruina con la construcción una vez) la Europa solidaria y próspera que queremos y defender tus intereses. Tu voto servirá y contará en Europa. Que mal suena la palabra solidaridad en tu partido Mariano.

A mí también me gustaría aprovechar estas líneas para pedir a los 35.000.000 que cito más atrás, recuerden que no tienen ningún motivo para votar por tu partido y así espero que hagan.

La inmoralidad, indignidad y dolor generado por el PP de Rajoy es ya insoportable. Casi cincuenta narcos liberados, amnistía para los delincuentes fiscales, venta de permisos de residencia a ricos, miles de familias desalojadas, niños enfermos graves sin atención, dependientes abandonados, cuchillas y pelotas en las fronteras, obstrucción a la justicia, reforma laboral que logra la insostenibilidad de las pensiones, privatización de la sanidad. Desprecio a los ciudadanos en ayuntamientos que controlan, perdida de derechos, sometimiento de las mujeres, parados sin subsidios, escuelas clasistas, entronización del catecismo en la educación… Han hecho de la constitución papel mojado y van a sumergir al `país en una crisis social e institucional que podemos pagar muy caro. Votar al PP es votar a energúmenos apolíticos que con su soberbia hacen inviable la convivencia,

 Nota: El texto en negrita corresponde al texto de la carta que me envía Mariano.

                    ¿Será “popular” el PP?

A mí me parece que un partido para que se pueda llamar “popular” tiene que ser interclasista y todos los sectores de la sociedad se puedan sentir representados en él.

La víctima de la Reforma Laboral, tanto si está trabajando, como si está en el paro, porque ni el trabajo le quita del hambre y la miseria, ¿puede votar al mismo partido que el representante del sindicato empresarial, que siempre le parecen pocas las medidas explotadoras y distribuidoras de miseria?

El que no tiene para comprar un libro a su hijo, ¿puede votar al mismo partido que los que privatizan y consideran el derecho a la enseñanza como un negocio más?

El que no tiene para comprarse una aspirina, o le obligan al copago sanitario, ¿puede votar a los que consideran nuestro derecho a la sanidad, (y digo nuestro porque lo pagamos) como una manera de hacer negocio?

¿Puede un jubilado votar a los que han dilapidado el Fondo de Pensiones con el fin de promover las pensiones privadas, para el se las pueda pagar y el que no tenga una vejez de miseria y hambre?

¿De verdad cree alguien, que el ateo puede votar la misma opción política que el representante de la multinacional vaticana? Los más de treinta millones de víctimas de esta colosal estafa llamada crisis no podemos votar al partido que la creó y se está aprovechando de ella. Los estafados en las preferentes no pueden votar al mismo partido que los banqueros y sus estafadores.

Ni siquiera es cristiano votar a un partido que se dice cristiano, pero que incumple todos los mandamientos de la Ley de Dios.

Excma. Srª Dª Fátima Báñez García. Ministra de Trabajo y Seguridad Social:

No creo que nadie tenga que decirle la evolución que ha tenido el paro desde que usted es Ministra; eso lo sabemos todos y casi todos lo sufrimos, unos directamente, como mi hijo, en el paro desde hace tres años y ya situado en situación de pobreza al hacer mucho tiempo que no tiene ninguna clase de ingresos. Soy yo con mi pensión el que le mantiene y paga su hipoteca, mientras pueda y no se gasten ustedes los fondos de la Seguridad Social y me priven  de mi pensión a la que tengo derecho después de haber trabajado durante más de cuarenta años y con la cual vivimos, mi mujer, mi hijo y yo.

Digo más atrás que, casi, todos, sufrimos el drama del paro y la miseria, porque hay una élite de ricos y altos funcionarios, designados por los partidos políticos o enchufados en diverso organismos privatizados, a los que la crisis no solo no les afecta, sino que incluso están haciendo grandes fortunas, llámense banqueros, grandes capitalistas, y clero, beneficiarios de las privatizaciones y amnistías fiscales decretadas por el gobierno del que usted forma parte, además del expolio y el saqueo al que su partido está sometiendo al patrimonio común de los españoles como son la Sanidad, la educación y el sistema de vivir del que nos hemos dotado y pagado, con nuestros impuestos desde hace ya muchos años. Como digo más atrás, los beneficiarios de esas mamandurrias o bicocas representan una minoría social de no más de cien mil personas, en perjuicio del resto de la población.

Usted Sª Ministra no hace mucho tiempo que se encomendó a la Virgen del Rocío para que le ayudara en la solución del paro. Si la citada virgen ha empezado ya el trabajo, dígale que pare, que desde que comenzó hay cuatrocientos mil parados más y si es que no ha empezado, que se dé prisa, antes que lleguemos a los seis millones y dígale que empiece, si es que como digo no lo ha hecho, por los cerca de dos millones que no tienen ninguna clase de ingresos en su casa porque todos los miembros de la familia están en paro.

Como en mi casa vivimos tres personas y pagamos hipoteca,  con una  pensión de 1500 €, yo estoy seguro que usted y muchos compañeros de su partido con sueldos de cien mil y doscientos mil € y teniendo en cuenta que su partido es de inspiración cristiana, no tendrán inconveniente en ser misericordiosos compartiendo sus bienes y ayudar a muchos necesitados con su esfuerzo personal; usted, que por afinidad de ideas estoy seguro que mantiene buenas relaciones con el PCE (Partido de la Conferencia Episcopal) dígale que renuncie en nombre de la caridad cristiana a una parte importante de su no recortada asignación en los presupuestos del estado en favor de los pobres y de paso dígale que colabore, pagando, como hacemos todos, el IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles) que sería una ayuda  de tres mil millones de € según la gente que entiende de eso

Me despido de usted Srª Ministra, le deseo salud y un cordial saludo,

Carta a la Señora Ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e igualdad, la Excelentísima señora Dª Ana Mato Adróver para expresarle mis opiniones desde el punto de vista de usuario de la Sanidad Pública.

Señora ministra: los que gobernaron la Sanidad Pública en el pasado, tanto en el gobierno central como en las comunidades autónomas, permitieron, pienso que deliberadamente, la creación del caos organizativo, asistencial y económico en que se encuentra ahora, permitiendo que todos los ciudadanos del mundo tuvieran acceso a la sanidad española. Esa fue la mejor forma de crear la ruina financiera que tanto necesitaban los privatizadores como coartada frente a los ciudadanos, para convertir en negocio privado (en negocio de ellos) lo que siempre ha sido un servicio fundamental para los españoles.

Señora ministra: el sistema sanitario actual se puede mejorar o empeorar, para empeorarlo solo hace falta tomar medidas privatizadoras; es de sobra conocido que los países con la sanidad privatizada esta es mucho más cara, más ineficaz y mucho más injusta. Un ejemplo de lo que no debe ser la sanidad, es el modelo sanitario de los EE.UU, ese es el modelo que no debemos copiar, a no ser que se gobierne a favor de las compañías de seguro y no a favor de los ciudadanos.  La sanidad privatizada señora ministra solo sirve para enriquecer a una minoría a costa de la desprotección de la inmensa mayoría. Para mejorarla hace falta reunificar la gestión, nuevas vías de financiación y un uso justo y racional de los recursos. No puede convertir la gestión de la sanidad en 17 reinos de Taifas descoordinados entre sí, ocasionando el encarecimiento y la ineficacia en el servicio; por eso digo antes que hay que reunificar la gestión.

Hay que buscar nuevas vías de financiación, por ejemplo: persiguiendo ese 23% de la economía sumergida aflorarían unos 240.000.000.000 de €. Se calcula que los empresarios han escamoteado a la hacienda pública unos 15.000.000.000 de €, como sabe usted los empresarios han declarado de media unos 8000 € de media menos que los trabajadores y pensionistas; que tome medidas la Agencia Tributaria, en estos apartados tienen ustedes dos yacimientos importantes de financiación para evitar recortes en sanidad, educación, políticas activas de empleo, ley de dependencia y otros muchos etcéteras, como dedicar dinero a investigación y desarrollo ; estas actuaciones que le cito no estaban en su programa electoral, tampoco lo estaba el subir impuestos y los han subido. Ya sé que ni su partido, ni el que estuvo antes en el gobierno tienen poder para obligar a la Iglesia Católica a que pague el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI), como pagamos todos, ruéguenselo en nombre de la caridad cristiana que se avenga a pagar dicho impuesto para favorecer a los pobres en momentos tan delicados para España; de ahí, según mis lecturas podrían sacar 3.000.000.000 de €.

Las medidas que han tomado hasta ahora solo son contra los pobres, contra los ricos no han tomado ninguna, la amnistía fiscal con que han premiado a los grandes defraudadores ha sido una risotada contra el pueblo en sus mismas narices. El ideario de su partido señora ministra lo conforman unas pocas palabras “gobernar” “hacer lo que hay que hacer” “generar confianza” “seriedad” “tomar medidas”, la acción del gobierno está a años luz de todas estas premisas. El gobierno anterior quedó el listón de la frivolidad muy alto, no tengo duda que ustedes lo superarán pronto al paso que van.

Señora ministra me siento discriminado por el trato que recibo del sistema sanitario. Durante toda mi vida laboral (45 años) aporté mis cotizaciones para la sanidad y otras prestaciones sociales porque era mi obligación como ciudadano, pero hay un colectivo, que sin que nunca haya aportado nada, tienen derecho a todo, a casa gratis, a sanidad, pensiones, educación, a todos nos cuesta llevar a nuestros hijos al colegio, a los de esta etnia les pagan por llevarlos. Todos los ciudadanos somos represaliados con multas y penas terribles por el incumplimiento de las leyes y ordenanzas, ellos se las saltan todas impunemente.

Los derechos de los trabajadores han sido eliminados, las prestaciones y los derechos de los gitanos ni tocados. Señora ministra cree usted dos sanidades, una pública y de calidad para los que hemos cotizado toda nuestra vida y otra de pago para los que nunca han aportado nada.

Cuando los tiempos vienen malos, señora ministra, antes que pase hambre el niño que la pase el gato, aunque sea el gato al agua.

Perdone la extensión de mi carta, pero las injusticias desbordan mi pluma.

Con un respetuoso saludo se despide de su Excelencia el ciudadano:

La gestión sanitaria

No penséis que la situación de la Sanidad Española, con su aparente desorganización, sus listas de espera y su déficit, no forma parte de un proyecto perfectamente organizado. Hubiera sido posible que la sanidad pública atendiera las necesidades de salud de los españoles. Pero si queremos tener una red sanitaria pública y unas empresas privadas, cuyos clientes sean los mismos enfermos de sanidad pública, es necesario aumentar la clientela, y lo hacemos de la forma siguiente; traemos a seis millones de emigrantes que no sabían trabajar para hacer trabajos que nadie quiere comprar (pisos) que son a la vez usuarios de la sanidad pública. Pero no basta con eso, los políticos, representantes auténticos de los interese privados, convierten a la sanidad española en la sanidad mundial. Cualquier ciudadano de cualquier país del mundo, tiene derecho a venir a España a que le operen de cualquier enfermedad completamente gratis.  Ese era el mejor camino para conducir la sanidad hacia el caos, las listas de espera y el tan deseado déficit. Todas esas medidas, con esa política, conscientemente tomadas, han conseguido los objetivos pretendidos. Ya tienen los argumentos buscados para decirnos que hay que privatizar, mejor dicho, quedarse los capitalistas con la sanidad, convertir en negocio de unos pocos lo que antes era un servicio público, ahora nos dicen que hay que hacer recortes, pero esos recortes no son para ahorrar, es para canalizar esos ahorros hacia sus cuentas corrientes, radicadas en ocasiones en paraísos fiscales. Esta es su gestión de la Sanidad Pública.

Solución: PP y PsoE tienen que desaparecer de la gestión pública. Los perjudicados por sus medidas tenemos votos suficientes para hacerlo, cuando haya elecciones.

14-8-2011

El mapa del tesoro de las pensiones                                                                                                                                                                                     El pleno empleo dejó de ser un objetivo para los gobiernos occidentales hace más de una década. Supuso una de las grandes victorias del capitalismo salvaje contra la eficacia de la intervención pública en la economía. La ortodoxia económica dominante se inclinó, porque el estado debía abandonar el objetivo del pleno empleo, porque su intervención en la economía, lejos de lograrlo, alejaba aun más su consecución. Con notable éxito del discurso neoconservador, se encargó después de rematar la jugada y difundir el mensaje, de que el propio estado del bienestar se había convertido en una amenaza, al ahogar la economía en un mar de inflación, gasto descontrolado e impuestos confiscatorios.

La desregulación se impuso no solo en los mercados financieros, sino también en los de trabajo. Con paso firme caminamos hacia mercados laborales caracterizados por una regularización salarial decreciente, capacidad de control sindical menguante y bajo sospecha, reducción de empleo público y oferta decreciente de trabajo barato y de baja calidad. En este escenario solo era cuestión de tiempo que los sistemas públicos de pensiones se situaran en el punto de mira y al alcance de los piratas delo público.

Las pensiones ofrecen unas oportunidades de negocio “colosales”, como diría el propio Mariano Rajoy. España es el país europeo que menos gasta en pensiones, le dedica un euro de cada diez de su PIB. La mayoría de los sistemas públicos se configuran como sistemas de reparto y se financian con un modelo contributivo vinculado a la vida laboral. Las pensiones de cada generación se financian con las cotizaciones de las generaciones siguientes. Pocos, por ejemplo Chile, se han configurado como sistemas de capitalización, donde cada uno se financia su cotización con sus cotizaciones previas.

Si el empleo es seguro, estable y de calidad, el sistema de pensiones ingresa lo suficiente para repartir y no sufre. Si el empleo se vuelve inseguro, inestable y de baja calidad el sistema entra en zona roja e ingresa menos de lo que debe de repartir. El envejecimiento de la población y el aumento del número de pensionistas, genera riesgos indudables para el equilibrio del sistema. Pero la mayor amenaza para la sostenibilidad del sistema de pensiones en un sistema de reparto reside en el deterioro del mercado laboral. El deterioro del empleo debilita los sistemas públicos y los vuelve abatibles. De hecho las pensiones públicas llevan soportando una intensa presión por su reforma desde hace dos décadas. Un asalto menos explosivo, pero tan sostenido, como las relaciones laborales. Un abordaje que se intensifica durante la fase de recesión.

Ya en los noventa el Banco Mundial recomendaba en uno de sus informes “evitar la vieja crisis, las políticas a proteger a los ancianos y promoved el crecimiento económico”. El Banco Mundial exponía sin complejos “el discurso corsario” sobre los sistemas públicos de pensiones. Además del reto que suponía para su sostenibilidad el envejecimiento de la población, las pensiones públicas generaban estancamiento económico al distorsionar el coste del empleo y obstaculizan los mercados de capitales al competir con las pensiones privadas.

Las pensiones ya no eran un mecanismo de solidaridad. La hoja de ruta aparecía clara se habían convertido en un capital para invertir. Avanzar hacia un sistema multipilar conformado por pensiones públicas de carácter asistencial, planes de pensiones profesionales gestionado por la banca y planes de ahorro individuales. Las tesis expuestas `por el Banco Mundial han guiado el abordaje contra los sistemas públicos de reparto desde entonces. Incluso fueron asumidos explícitamente por la UE en su libro Verde sobre las pensiones de 1997.

La reforma del sistema efectuada por el gobierno de Zapatero en 2011, consolidó buena parte de estos principios corsarios al discurso oficial sobre las pensiones. La reciente reforma laboral no solo ha supuesto una verdadera desamortización de nuestro mercado de trabajo, despojando la política de empleo de su dimensión social y devolviendo a manos privadas la regulación de las relaciones laborales. También funciona como una bomba de relojería en el corazón de nuestra Seguridad Social. La evolución del empleo constituye el verdadero factor de sostenibilidad de las pensiones. Al abandonar el pleno empleo como objetivo y las políticas activas, los gobiernos, especialmente aquellos de izquierda, echaron la suerte de los sistemas públicos de pensiones. Desamortizado el mercado laboral, caminamos hacia el segundo asalto, la desamortización del sistema público de pensiones para convertirlas en capital a invertir y en lucrativo negocio privado.

El capitalismo salvaje contra el sistema de pensiones públicas.

La reforma de las pensiones es lo más destacado del programa de Rajoy y una de las exigencias europeas a cambio del rescate bancario. Desde la UE y el FMI, España ha recibido instrucciones muy precisas, no solo sobre la necesidad de revisar las pensiones con urgencia, sino sobre la dirección, contenido y alcance de dicha revisión. Algo que no ha acontecido en el ámbito de otras políticas sectoriales, como la sanidad o la educación, donde las orientaciones de los cambios esperados han sonado bastante más genéricos, e incluso más ambiguas.

Las pensiones trascienden el ámbito y el espacio de una política sectorial. El asalto al sistema público de pensiones es un objetivo estratégico del capitalismo ladrón al Estado de Bienestar. Transferir el dinero del sistema de pensiones a los mercados de capital, es una pieza clave de su sistema de desarrollo económico; pues ya sabemos que la derecha española es incapaz de crear nada y tiene que vivir de parasitar a España como ha hecho a lo largo de los siglos. Llevan años añorando la ocasión de dar el asalto definitivo a lo público especialmente a las pensiones y ahora intentarán aprovechar su mayoría absoluta para hacerlo. Si los ciudadanos no lo impedimos.

Los recursos de los bancos se nutren de los ahorros de los ciudadanos; si éstos tienen que vivir en la más absoluta miseria con sueldos miserables y en condiciones de esclavitud, los bancos tienen que conseguir nutrir sus cuentas del dinero de las pensiones públicas.

Es conveniente que recordemos la promesa del entonces candidato a presidente del gobierno, Mariano Rajoy cuando dijo que actualizaría las pensiones con arreglo al IPC. A continuación pusieron en marcha la fábrica de las mentiras y las subieron el 1,3%, un punto por debajo del IPC. Incumplieron el Pacto de Toledo, crearon un estado de confusión y a la vez podían decir, que habían subido las pensiones. No nos olvidamos cuando en la sesión de investidura dijo que “si algo no tocaría serían las pensiones, porque los jubilados eran los más indefensos y no tenían otra segunda oportunidad”, ni cuando decía que la única partida del presupuesto que no tocaría serían las pensiones. Pues a pesar de todo lo dicho, los hechos desarrollados en materia de pensiones los conocemos todos.

Tras haber criticado ferozmente al anterior gobierno por haber congelado las pensiones, haber votado en contra de la reforma de 2011, haber convertido a Zapatero en el origen de todos los males, y llevando un par de meses en el poder, a Rajoy no le quedaba más remedio que subir las pensiones a los que le habían llevado a la Moncloa. Pero que no se olviden los que le votaron que no subió el IPC según estaba pactado en la Mesa del Pacto de Toledo, sino un 1.3%. Un año después se presenta la oportunidad contraria, alegando la presión europea para rebajar el déficit público, que era del 9%, es la ocasión para aplicar la “austerocracia” y poder echar la culpa a Zapatero. El asalto al sistema público de las pensiones puede seguir sin novedad. Los siguientes pasos serán la congelación y botar el buque fantasma del comité de “expertos” que les proporcione la coartada de una nueva reforma de las pensiones.

Burócratas del partido y burócratas del Estado, expertos en el área de la Seguridad Social fueron puestos al servicio de los intereses de los ladrones del partido. Al frente de todos ellos han puesto a una burócrata del partido que no se le conoce trabajo conocido si no es en el propio partido. La peor ministra de todos los gobiernos pasados, y ya es decir, pero eficaz en cuanto a desmantelar los servicios de lo que conocemos como estado de bienestar.

El secretario de Estado de la Seguridad Social Tomás Burgos es otro funcionario del partido que dijo que era médico en su currículo, sin serlo. Ya ha dicho en alguna ocasión que los ciudadanos tenemos que responsabilizarnos de nuestro futuro porque el sistema no es infinito. A la vez recomendaba que se empezara a ahorrar de la forma más temprana y planificada posible. ¿Nos podrá decir este destacado pirata como se ahorra con empleos esclavistas y sueldos miserables?

Para esta lumbrera del pensamiento pirata, el descenso del fondo de reserva de las pensiones no se soluciona con nuevos ingresos vía impuestos o reforma fiscal; sino procurándonos fondos privados de pensiones. Este espoliador de lo público compara el recurso a las pensiones privadas con la libertad de empresa. Pregonan de momento la mezcla de lo público y lo privado para que en el futuro acabe siendo todo privado; es decir negocio absoluto de la parásita derecha gobernante, si es que los perjudicados por sus desaguisados lo permitimos.

El pasado año 2013 el gobierno nombró un comité fantasma con el cometido de proponer al gobierno el plan de reforma de las pensiones que el gobierno, los bancos y las aseguradoras le habían elaborado previamente. No hubo ninguna sorpresa en el dictamen del citado comité. Salió favorable a los que le pagaban.

La estrategia de los piratas para asaltar las pensiones, no podía ser igual que para asaltar la sanidad o la educación. Éstas no tenían un fondo de reserva tan saneado como las pensiones y la seguridad social. Pero les era necesario crear un estado de alarma, sino para el presente, si para un futuro más o menos cercano. Para eso hay que crear el escenario preciso para que el sistema colapse. Si se mantiene un mercado laboral con seis millones de parados y trabajadores con empleos y salarios miserables, las aportaciones al sistema público de pensiones será por consiguiente, miserable y entonces nos dirán que el sistema no da más de sí y les habrá llegado el esperado momento de apoderarse de los restos del sistema público de pensiones y se generalizará lo privado para el que pueda pagarlo.

Cuando hacemos un análisis de la gestión económica o de la política general de este gobierno, no debemos olvidar que estamos haciéndolo de la derecha española y para ello es necesario conocer un poco la historia de España y nos daremos cuenta, que padecemos a la derecha más inútil de Europa; que históricamente ha vivido de desangrar a España a través de sus presupuestos. Si en otros siglos fue construyendo ferrocarriles, pantanos, carreteras, aeropuertos y otras infraestructuras, en exclusiva, mientras que la industrialización y la creatividad siempre estuvieron abandonadas. Ahora, que la saturación en la construcción, auspiciada y fomentada por el Partido Popular nos ha metido en la mayor crisis de nuestra historia, la derecha, que sigue siendo igual de inútil y parásita que en siglos pasados, quiere seguir financiándose como en viejos tiempos pero ahora a través de los ministerios de Sanidad, Educación, convirtiendo en negocio privado los derechos de los ciudadanos.

Pero su principal objetivo son las pensiones, por la gran tajada que para el capitalismo pirata significa lo que conocemos como Estado del Bienestar. Que no nos lo regalan, lo pagamos nosotros con nuestros impuestos y si en los momentos actuales nos dicen que debido a la crisis no recaudan lo suficiente, no nos lo creamos. No se recauda, por su desidia en perseguir el fraude fiscal, en excluir a los ricos, es decir a su casta, del pago de impuestos, promoviendo amnistías fiscales y permitiendo que un altísimo porcentaje de nuestra economía escape al control de la Agencia Tributaria, lo que conocemos como economía sumergida, que en España supera el 23%, el doble que en el resto de países de la UE. Si la casta parásita de este país pagara impuestos como los pagamos el resto de los ciudadanos, la forma de vivir que habíamos construido podría mantenerse. Pero tenemos que optar entre dos cosas: que nuestros derechos sean nuestros; o que nuestros derechos sean su negocio.

Un buen gobierno, que pensara en el bienestar de todos los ciudadanos, debería de preocuparse de mejorar y sostener el bienestar de todos sus gobernados y no ver la economía de la nación como una oportunidad de negocio más, favoreciendo a la casta a la que pertenece.

Pero los que pertenecemos a una organización que se ocupa de los derechos y el bienestar de los obreros y los ciudadanos en general, también tenemos que proponer alternativas para que esos derechos sean posibles, o al menos no incompatibles con nuestra economía. Hay propuestas de nuestro sindicato, ya presentadas al gobierno que todos conocemos, por lo tanto no voy a incidir en ellas. Yo voy a ir un poco más allá, y creo que deberíamos ir pensando que nuestras pensiones y el Estado de Bienestar  en general, dependieran del PIB y no de las cotizaciones de los que trabajan; porque hoy pensiones las cobramos solo las personas, pero no trabajamos solo las personas, también lo hacen las máquinas. Si el valor de la tableta de chocolate que fabrica un obrero forma parte del PIB, ¿por qué la tableta de chocolate que fabrica una máquina no?

Un ejemplo: supongamos que en una fábrica de chocolate trabajan 50 obreros y la producción de dicha fábrica es de 100 tabletas por operario y día. Trabajan 22 días al mes; por lo que la producción mensual es de 2200 tabletas por operario. La cotización a la Seguridad Social de cada obrero es 300 € al mes, o lo que es lo mismo; 0.13 € por cada tableta. El empresario cotizaría al mes por los 50 obreros 15000€. Pero supongamos que el empresario invierte parte de los beneficios que le han generado los 50 obreros en adquirir nueva tecnología y disminuye la plantilla en 20 obreros y aumenta la producción en 20 tabletas. Pasaría a cotizar 12000€ al mes, 3000 menos, a la vez que aumenta los beneficios por el menor número de salarios, menos cotizaciones y mayor producción; mientras que si las cotizaciones dependieran del producto fabricado, las cotizaciones aumentarían al pasar de los 300 € anteriores a los 343 posteriores. En este caso perderíamos los puestos de trabajo que antes ocupaban los obreros y ahora ocupan las máquinas, pero no perderíamos las cotizaciones sociales.

         Los pensionistas

Ahora, que se está incrementando el debate sobre las pensiones, debemos referirnos también a los pensionistas.

Los jubilados tenemos que ser conscientes que somos un sector muy importante de la sociedad, porque somos el 19% de la población del país, que el gasto en pensiones es el 10% del PIB y que un porcentaje importante de la actividad económica gira en torno a las personas mayores. A todo esto, no es ajeno ninguno de los que intervienen en la gestión de la política, de la economía, o de la sociedad; no es ajeno el gobierno, no solo porque es su obligación la gestión de los asuntos que le son propios, sino porque de la forma de gestionarlas, en el caso de las pensiones, dependerá el sostenimiento económico de los actuales y futuros jubilados; no son ajenos los sindicatos empresariales porque la rebaja en las cotizaciones aumenta el margen de sus beneficios y no podemos ser ajenos los sindicatos de los trabajadores, porque la defensa de nuestros derechos y reivindicaciones es parte de nuestra razón de ser. Pero tampoco es ajeno el sistema financiero, banca, aseguradoras, etc, etc… La banca, intentará por todos los medios incrementar su actividad en un sector que representa nada menos que el 10% de la economía, como he dicho antes. Ellos lo ven como un área de negocio, un nicho de mercado, como ellos lo denominan, en el que actualmente tienen poca presencia porque el actual sistema de reparto no da protagonismo a la banca en la gestión de tan importante sector de la economía. En cambio los sistemas privados les aportarían aportaciones constantes y depósitos asegurados a largo plazo.

Para que el sistema sea deficitario, hay que gobernarlo de forma que pueda ser deficitario. Si organizamos una crisis en la que el paro llega a superar los seis millones de parados; si como consecuencia de esa crisis los salarios y la calidad del empleo caen de forma brutal, y como consecuencia de ello las cotizaciones; si el gobierno concede a los sindicatos empresariales sus reivindicaciones en forma de rebajas fiscales, tarifas planas y otras ventajas en las contrataciones; si no se persigue el fraude fiscal ni la economía sumergida, si tenemos en cuenta que carecemos de una política fiscal justa; con todo lo anterior, se están creando los argumentos  necesarios para que el sistema de pensiones sea considero como insostenible.

Todo lo que hasta ahora hemos conocido como Estado de Bienestar, no solo se ha deteriorado profundamente en los años que llevamos de crisis, sino que tiene sus raíces en las políticas neoliberales de las últimas legislaturas que han llevado a que nuestro país sea en el que más desigualdades existen de toda Europa.

Vemos como los partidos políticos se disputan nuestros votos, porque somos muchos y los capitalistas se disputan la gestión de nuestro dinero. Si cuando trabajábamos nos explotaron con nuestro trabajo, ahora de jubilados quieren explotar nuestros escasos recursos en su beneficio. Para los únicos que no somos importantes es para nosotros mismos, porque defendemos con poco ímpetu nuestros intereses. Si fuéramos capaces de reconocer nuestra fuerza, basada en nuestro número, de que somos un sector importante de la sociedad con plenos derechos como cualquier otro ciudadano y actuáramos en consecuencia, la defensa de nuestros derechos sería más efectiva.

Una forma de defender nuestros intereses sería que utilizáramos nuestros nueve millones de votos, para que en el gobierno hubiera opciones políticas más favorables al reparto más justo de la riqueza y una forma primordial de hacerlo sería la aportación necesaria al sistema de pensiones como ha propuesto en varias ocasiones nuestro sindicato  CC.OO.

Pensiones

 

No nos ha causado sorpresa el informe de la comisión de expertos sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones. No otra cosa esperábamos de los representantes de las aseguradoras privadas, de la banca y de la oligarquía económica que nos ha montado esta crisis, o más bien esta gigantesca estafa a que está siendo sometido el pueblo español. Conocemos el país en el que vivimos y sabemos que durante siglos, la burguesía, la derecha, ha vivido desangrando a España a través del estado. Nunca se ha destacado nuestra burguesía por su creatividad y nuestra derecha por su esfuerzo inversor en el desarrollo del país, sino por su entramado con los gobiernos de todas las épocas para desde ellos ir consiguiendo diversos pelotazos económicos. Si en el siglo XIX fueron los primeros ferrocarriles, (o aquí en nuestra región el Canal de Catilla por el que nunca navegaron barcos), continuaron haciendo carreteras, pantanos y últimamente ya tenemos autovías sin camiones ni coches, AVES sin viajeros, aeropuertos sin aviones, etc.… Como ya el MOP no da más de sí para que la derecha se siga financiando con los impuestos de los españoles; ahora le ha tocado a otros ministerios como Educación, Sanidad, Trabajo y Seguridad social o el inmenso pelotazo de la reforma laboral, a costa de la esclavitud de los trabajadores

Como estrategia previa para el asalto al sistema de pensiones, la oligarquía económica y su gobierno mandan una comisión de expertólogos predispuestos a que el informe salga favorable a quién le paga.

Una de las conclusiones del informe es que sería necesario aumentar los ingresos. Y en eso si que estamos de acuerdo creo que todos. Pero no especifica cómo. Y aquí es donde yo quiero hacer una sugerencia sobre la forma de aumentar dichos ingresos. Desde mi punto de vista los ingresos tienen que hacerlos quién trabaja. De momento también estaremos de acuerdo en que es necesario crear empleo para que haya más trabajadores cotizantes. Pero tenemos que tener en cuenta que ahora no solo trabajan los trabajadores; también trabajan las máquinas, por lo tanto pedimos que se imponga una fórmula para que la tecnología sea útil a todos, no solo a los patronos, sino a todos los que la hemos producido con nuestro trabajo a lo largo de muchos años y ahora nos han jubilado o prejubilado en muchos casos los avances tecnológicos. Nuestro puesto de trabajo sigue existiendo, pero lo hace una máquina, pues que sea esa máquina la que pague nuestra pensión. Repartamos el beneficio de esa máquina. El patrón se ahorra el salario y que la máquina que aporte las cotizaciones para mi jubilación. Como aquí nuestros capitalistas son incapaces de crear nada, sino que importamos todo, pongamos un arancel a los productos fabricados en el extranjero.

Otra forma de aportar ingresos al sistema de pensiones sería que la banca devuelva el dinero que los pensionistas hemos puesto para rescatarla. Si en su día sufrimos una rebaja en nuestras pensiones y el gobierno dio ese dinero a la banca, cuando la banca vuelva a los beneficios el dinero que le prestamos los pensionistas se nos devuelva, que regrese a nuestros bolsillos, que es de donde salió.

Otra injusticia es que la Santa Madre Iglesia reciba una cantidad ingente de dinero, sin recortes, que esté exenta de impuestos y sea un lavadero de dinero con el beneplácito de todos los gobiernos                                                                                 .                                                                                                                                                                                             Pero lo más urgente de todo es que antes que sea demasiado tarde, el pueblo reaccione y expulse del gobierno y de la administración del estado a esta casta parásita y corrupta que está hundiendo a España y a los españoles.

                             La banca y nuestras pensiones

No creo que necesitemos a estas alturas detenernos en hacer análisis sobre la banca, pero si tratamos de asuntos relacionados con el dinero, la banca nunca suele estar al margen.

En tiempos pasados el mayor volumen del crédito lo consumían las empresas para adquirir materias primas, desarrollar nuevos proyectos o pagar salarios. A continuación el volumen del crédito para la compra de viviendas y el consumo en general adquirió mucha importancia en los principales países. La banca cubre la totalidad de las transacciones económicas y siempre está a la vanguardia en la creación de nuevos nichos de mercado y además cuenta con la colaboración de los gobiernos para crear nuevas áreas de negocio, aunque a veces sea a costa de dificultar la vida de las personas. Lo que para los ciudadanos son nuestros derechos; enseñanza, sanidad, o en nuestro caso como jubilados, pensiones; para la banca y los poderes financieros, son, como he dicho más atrás, nuevas áreas de negocio.

El suculento botín de las jubilaciones, está de forma prioritaria en su objetivo. Los 120 mil millones de gasto en pensiones suponen un volumen económico demasiado importante, como para que la banca y los poderes financieros no traten de obtener beneficio a su costa ¿Y cómo hacerlo? En primer lugar debilitando el sistema público y la forma más efectiva de hacerlo es creando premeditadamente un desequilibrio entre gastos e ingresos.

El paro que ha generado la crisis que nos ha organizado el Partido Popular, las rebajas salariales generalizadas, con la consiguiente caída en las cotizaciones y las nuevas tarifas en las aportaciones a la Seguridad Social con que el gobierno beneficiado a la parte empresarial, han creado un desequilibrio importante entre gastos e ingresos.

En el año 2004 había en el fondo de pensiones 15.000 millones; en el año 2011 cuando llegó al poder el Partido Popular, 66.815. En los tres años que el Partido Popular lleva en el gobierno, ese fondo ha bajado hasta los 25.500 actuales, a consecuencia del desequilibrio entre gasto e ingresos que decía anteriormente. Si no se corrige esta situación, está previsto que el Fondo se habrá agotado en el año 2019 y entonces, inevitablemente, nuestras 14 pagas serán reducidas a 13 o a 12 como ya ha sucedido en otros países.

Toda esta situación financiera y éste premeditado desgobierno del sistema de pensiones son aprovechados por la banca y los poderes económicos para sembrar de incertidumbre el futuro del sistema público de seguridad social y de pensiones en particular.

Sustituir el actual sistema de reparto, por otro de capitalización, (que quiere decir privatizar las pensiones), es una aspiración de los banqueros y sus colaboradores gobiernos, que nosotros como jubilados tenemos que rechazar por ser contraria a nuestros intereses.

Si como ya sabemos, el sistema de pensiones se nutre de los impuestos del mundo del trabajo, tenemos que ser precavidos cuando algunos políticos en campañas electorales y los medios de propaganda de la patronal, constantemente nos lanzan el mensaje de la rebaja de impuestos como una concesión bondadosa de la clase gobernante a sus gobernados. Lo mismo que para el rico la rebaja de impuestos siempre será una buena oferta, para el pobre siempre será una amenaza. Sin un sistema fiscal justo y progresivo, en el cada uno aporte según su riqueza, los sistemas públicos de protección social, sanidad, enseñanza, pensiones, ley de Dependencia, etc, se verán abocados a su colapso. Somos más de nueve millones de pensionistas; que no utilizamos nuestros votos cuando hay elecciones en defensa de nuestros intereses, podíamos conseguir que los gobiernos nos tuvieran en cuenta a la hora de tomar decisiones si

Efectivamente actuáramos en defensa de nuestros intereses. No nos dejemos engañar, el planteamiento del gobierno actual sobre el sistema de pensiones, a medio plazo, tiende a beneficiar mas a la banca y a los poderes financieros que a los pensionistas y a largo plazo incluso a ser sustituido por un sistema totalmente privatizado.

Es posible un nuevo sistema de financiación de las pensiones y el sindicato CC.OO así lo ha presentado al gobierno basándose en los siguientes apartados.

Medidas de aplicación inmediata/corto plazo    
1.  Medidas de naturaleza fiscal 12.000 1.11%
Medidas de aplicación progresiva    
2.  Incremento de bases máximas de cotización 7.557 0.70%
3.  Equiparación de bases medias de cotización

Régimen  Autónomos y Régimen General

7.000 0.65%
4.  Asunción por parte del Estado de gastos de administración de la Seguridad Social. 2.700 0.25%
5.  Conversión de “tarifas planas y reducciones cuotas en bonificaciones financiadas por el Ministerio de empleo 1.500 0.14%
6.  Progresivo aumento de la presión fiscal en 1,2 puntos del PIB a lo largo de 5-10 años (según la intensidad del resto de medidas) para completar la financiación con impuestos de las prestaciones por supervivencia y asegurar una adecuada calidad de pensiones en el año 2050 12.500 1.16%
Total 43.257 4.01%

 

Nuestras pensiones son un derecho adquirido con nuestras cotizaciones a lo largo de nuestra vida de trabajo. Como jubilados, nuestro mayor interés es nuestra salud y nuestra pensión. Éste gobierno nos ha impuesto el copago en los medicamentos y ha puesto en peligro el futuro de nuestras pensiones. No debemos hacer caso de los mensajes que nos lanzan a través de sus medios de comunicación, para ello debemos obrar en consecuencia con nuestros votos, pero no lo hemos hecho.

¿Cuál es la situación actual?

Según la prensa nacional, lo que sucede en el fondo de reserva de las pensiones es todo maravilloso. Sin embargo, para la prensa internacional estamos ante el mayor desfalco de la historia de España y probablemente de Europa. Consideran que el saqueo del sistema financiero español, con Bankia a la cabeza se queda pequeño, en relación a lo que sucede con el Fondo de Reserva de las Pensiones.  Veamos.

El gobierno del PP de Rajoy está usando hasta el 97,4% de los fondos de reserva del sistema de pensiones en comprar deuda pública. Es decir, el Estado español pone en el mercado deuda soberana, pero el único que la compra es el propio Estado español, que se adquiere a sí mismo la deuda que emite, usando para ello los fondos que garantiza las pensiones futuras.

El diario económico alemán Desteche Wirtchafts Nachwischten, titulaba así un artículo el día 4 de enero de 2013 “Saqueo de los fondos de pensiones para comprar bonos del Gobierno de España” y en dicho artículo decía “al menos el 90% de los activos totales de los fondos de pensiones del Estado español convertidas en bonos de España. Especula con el dinero de sus jubilados, arriesgando más que sus ahorros”.

 

El diario The Wall Street Journal, que defiende los intereses económicos y financieros de los norteamericanos, publicó un artículo el 3 de enero de 2013, titulado “España usa fondos que respaldan el pago de pensiones para comprar deuda soberana”. El artículo decía “España ha estado vaciando sigilosamente la mayor alcancía del país, El Fondo de Reserva de la seguridad Social, que ha usado como comprador de última instancia de los bonos del gobierno, una operación dudosa sobre el papel del fondo como garante de las futuras pensiones. La maniobra, que ha pasado desapercibida, está por concluir ya que queda muy poco dinero disponible. Al menos el 90% del fondo de 65.000 millones de euros, unos 85.700 millones de dólares, ha sido invertido en deuda española con cada vez más riesgo, de acuerdo con cifras oficiales y el gobierno ha empleado para realizar pagos de emergencia”.

Todo es un escándalo, la forma de hacerlo, sin consultar a los órganos correspondientes, jugando con el dinero que no es suyo y aquí la prensa en el más absoluto de los silencios, mientras que la prensa internacional lo denuncia

El conocido diario Financial Times calificaba a Mariano Rajoy como “político provinciano” y a Luis de Guindo como “el peor ministro de economía de Europa”. El semanario alemán Der Spiegel considera que el gobierno español está saqueando el fondo de reserva de las pensiones. “España ha saqueado en silencio la hucha más grande del país, el fondo de reserva de la seguridad social debido a sus dificultades financieras”.

Esta transferencia de fondos se ha llevado a cabo en secreto, y por supuesto no ha sido conocida ni menos autorizada por los integrantes del llamado Pacto de Toledo, que regula cuanto se refiere al sistema público de pensiones de España, ni desde luego por el Parlamento español, órgano supremo de la soberanía nacional.

Resulta escandaloso que el único comprador es el propio Estado español, que se adquiere a sí mismo la deuda que emite, usando para ello los fondos que garantizan las pensiones futuras. No deja de ser un engaño contable con la deuda pública española dado que el deudor y el acreedor del fondo de reserva de la Seguridad Social es la misma entidad.

A todo ello hay que unir el endurecimiento de las condiciones para el logro de una pensión pública, mientras se dan todas las facilidades para las pensiones privadas. A esto hay que añadir la eliminación de la clausula de garantía del poder adquisitivo por una revalorización anual del ridículo 0,25%. Su objetivo es la reducción de un 25% de la cuantía de las pensiones para el 2025. El último informe publicado por el ministerio nos habla que no habrá superávit en muchos años, con lo cual las revalorizaciones serán mínimas y se habrán comido todo el fondo de pensiones.

¿Por qué no se recauda más para las pensiones?

Varias son las causas. El paro tan enorme que hay en nuestro país consecuencia de errores económicos múltiples de los gobiernos del PP y PSOE. La política de devaluación salarial que está provocando situaciones de pobreza extrema. Según los últimos datos publicados, el 34% de los trabajadores ganan menos de 645 euros mensuales. Hoy ser mil eurista es ser un afortunado. Esta devaluación interna provoca una caída muy importante en la recaudación de la Seguridad Social. Si a ello sumamos rebajas de cotizaciones sociales, los famosos 100 euros, hace que tardaremos años en que las cuentas se reequilibren, pero eso si claro, favoreciendo a los empresarios. A todo ello hay que añadirle el efecto de sustitución.

Como vemos todo es un escándalo, la forma de hacerlo, sin consultar a los órganos correspondientes, jugando con el dinero que no es suyo y aquí la prensa en el más absoluto de los silencios, mientras que la prensa internacional lo denuncia. Esta es la democracia del PP y PSOE. Luchemos.

                                ¿A quién votaré?

El panorama político que nos rodea, hace que muchos ciudadanos nos sintamos desilusionados y desconcertados con el comportamiento de los políticos de uno u otro signo. Tiene la sensación el pueblo, que los políticos que ocupan los parlamentos están más preocupados por perpetuarse en el poder y conseguir desde su puesto múltiples prebendas y beneficios, que de la dirección política y la gestión de los asuntos públicos. Lo que percibe el pueblo es que la honradez, la honestidad, la justicia y la decencia fueron abolidas de la política española. A los políticos que nos gobiernan se les ve más preocupados en conseguir bicocas para sus castas (que en su día financiaron sus campañas electorales), que en gestionar con solvencia y austeridad el patrimonio social de los ciudadanos. Los grupos de poder ajenos a la democracia, son los auténticos beneficiarios de la gestión que los políticos hacen de los impuestos que aportamos casi todos los españoles. No tienen ningún escrúpulo en elaborar leyes que eliminan las libertades de los trabajadores o dificultan el acceso a la justicia de los ciudadanos, si esas medidas y esas leyes son beneficiosas para la casta capitalista, (los dueños del sistema), banqueros, constructores y clérigos; los que en España con democracia o con dictaduras siempre fueron los amos, que siempre prosperaron y prosperan a cuenta de la miseria y la explotación del pueblo.

¿No podrá haber en España algún partido que proponga en su programa electoral luchar de verdad contra la corrupción, exigiendo en primer lugar, que todo aquel que robe, malverse o desfalque cualquier cantidad de los bienes públicos esté obligado a devolverlo, además de afrontar la condena correspondiente por la falta cometida?

Todos dicen en las campañas electorales que lucharán contra la corrupción, pero hace muchos años que ni el fraude fiscal ni la economía sumergida bajan del 20 %, lo que contradice sus palabras y promesas.

Es de sobra sabido que los impuestos los pagamos solo los asalariados. Los ricos tienen a su disposición infinidad de recovecos legales para eludirlos, y en último caso siempre tendrán un gobierno afín a sus intereses que pondrá a su disposición una amnistía fiscal eximiéndole de cumplir las pocas obligaciones que tienen para con su país.

Está consolidado en la legislación fiscal española un sistema extraordinariamente enmarañado y propicio para que los ricos eludan sus obligaciones tributarias.

Es necesario un partido que esté dispuesto no solo a hacer que todos los ciudadanos aportemos al bien común con arreglo a nuestros ingresos y patrimonios, sino que también distribuya con justicia la riqueza de la nación.

No podemos pasar por alto el sistema de aforados de la justicia. Hay miles de personajes públicos exentos de responsabilidades, que por sus acciones en ocasiones de dudosa legalidad, pudieran recaerle. Incluso en demasiadas ocasiones el gobierno usa demasiado alegremente la prerrogativa del indulto, dejando sin efecto las sentencias de los jueces, permitiendo que determinados personajes queden eximidos del cumplimiento de sus penas.

Todos los ciudadanos deben tener derecho a una educación de calidad. La formación técnica, cultural y científica de una nación no puede ser convertida en negocio de unas castas que lo único que les interesa es el beneficio económico. Es fundamental que la enseñanza sea gestionada por el estado, derogando las competencias que en esta materia tienen las autonomías, pues es contraproducente el tener diecisiete modelos educativos distintos. La enseñanza y el aprendizaje deben estar basados en el esfuerzo y las ganas de aprender. Ningún sistema de enseñanza tendrá éxito si los estudiantes no consideran el esfuerzo como indispensable para su formación. Hay que fomentar en la población el hábito de la lectura, para que exista un entorno propicio al estudio y a las ganas de saber. A lo largo de los siglos uno de los problemas más graves que ha padecido España (sino el más grave) es el analfabetismo generalizado, hay millones de españoles que no han tenido un libro en su mano nunca.

España necesita un sistema educativo que genere científicos en todas las ramas del saber; en la ciencia, en la investigación y desarrollo de las nuevas tecnologías. Hay que atajar las medidas insensatas de los últimos gobiernos que han recortado drásticamente el dinero destinado a la investigación en general. Si no queremos que España sea un país atrasado y pobre como siempre lo fue a lo largo de su historia, no podemos escatimar esfuerzos ni recursos en los avances que puedan ponernos en el grupo de países más avanzados del mundo. Los gobernantes del futuro quizás tengan que hacer un reciclaje del profesorado. El sistema educativo necesita maestros con vocación de tales, no funcionarios, que con haber conseguido un puesto en la administración pública, ya tienen colmadas todas sus expectativas profesionales. El aprobar un examen una vez en la vida no garantiza la idoneidad de una persona para ostentar un empleo o cargo vitalicio, hay que ser muy cuidadoso en la adjudicación de los puestos públicos. Hay empleados de la administración actual que son tataranietos de empleados públicos de otros siglos y hay parados actuales que son tataranietos de pobres de otros siglos y no tienen menos preparación cultural o técnica, sino menos enchufe.

Todos los trabajadores tienen que superar duras pruebas de idoneidad para un puesto de trabajo y no por eso lo tienen garantizado de por vida; no hay más que ver la realidad.

El estado tiene que ser muy cuidadoso en la concesión de jubilaciones y controlar a tanto parásito que pretende vivir a costa del trabajo y de las aportaciones de los demás. Es necesario implantar un sistema que con un número de años de cotización se tenga derecho al cien por cien pero con la mitad solo tenga derecho al cincuenta. Hay etnias como los gitanos que cobran pensiones del estado, disfrutan de la Seguridad Social y de todos los servicios sociales, sin haber aportado nunca nada y son cientos de miles. Es una indecencia que el estado se gaste recursos económicos en subvencionar a distribuidores de drogas y escatime en la atención a los ancianos recortando drásticamente la ley de dependencia. Aumentar las pensiones de viudedad es un acto de justicia social. En otras épocas no había la igualdad de condiciones para que las mujeres accedieran a los puestos de trabajo como ahora; relegándose a las labores del hogar. Aquellas condiciones pasadas no tienen porque condicionar los derechos actuales. La mujer fue durante otras épocas, el soporte más importante de la familia, que según la moral dominante, de nuestros católicos, y apostólico- romanos gobernantes, es la célula más importante de la sociedad. Las aportaciones que una viuda tienen que hacer por el suministro a su hogar de los diversos monopolios, es el mismo que cuando no lo era.

En otro tiempo pensaba que había que exigir a la administración central que retomara la gestión de la Sanidad Pública; ahora tenemos que concienciarnos los ciudadanos para que impedir que los políticos y sus grupos de poder conviertan en su negocio, lo que debemos exigir como un derecho. Debemos evitar que una secta que tiene su sede en un fortín en el centro de Roma, tenga el derecho a la educación como un negocio, y a España como campo abonado para sus negocios exentos de impuestos y que además cuente con la entusiasta colaboración de los administradores públicos.

La Sanidad tiene que tener los recursos técnicos y humanos necesarios para atender las necesidades sanitarias de sus afiliados. Las clínicas privadas para los ricos, o para los que voluntariamente no quieran estar afiliados a la seguridad social, o que si quieren, pero sin aportar nada.

Hemos visto como los hospitales públicos se han llenado de jefecillos y corre ve y diles que lo único que hacen es un clima irrespirable en el trabajo diario de los profesionales de la sanidad. Todo esto redunda en la deficiente atención al enfermo, a veces por falta de personal. Si ese personal que ahora se dedica a hacer de militante de su partido o de e su secta, se dedicara a la atención de los enfermos, algo habríamos ganado. En una palabra; hay que impedir que la sanidad la conviertan en su negocio. Bien sean empresas particulares, partidos políticos o sectas religiosas.

Deberá afrontarse en serio el asunto de la delincuencia. Asunto difícil, dado que hay muchos tipos de delincuencia. Desde el gran ladrón con traje, corbata, gestor de bancos y grandes empresas con lujosas oficinas, hasta el camello distribuidor de drogas, hay una amplísima escala con todo tipo de cacos, rateros, pillos, granujas y toda clase de ratas.

Es necesario unificar la policía y la guardia civil en una sola guardia nacional con mando único y dependiente del ministerio del interior, incluidas las policías autonómicas. Las policías de las autonomías se podían quedar con sus uniformes para satisfacer el ego de los prebostes locales.

Hay que acometer la delincuencia del primer grupo terrorista de España, que no es ETA. El grupo terrorista vasco empezó sus crímenes en los años sesenta del pasado siglo y ahora parece ser que ha llegado a su fin. Ha mantenido su siniestra actividad durante cincuenta años. El grupo que más delincuencia ha aportado a la sociedad española comenzó su actividad hace quinientos años, no ha parado nunca y va en aumento. Ahora se dedican a la distribución de drogas, a robar chatarra y a incumplir todas las leyes y ordenanzas y encima disfrutan de un reconocimiento social desde los medios de comunicación y las instituciones públicas mayor que los trabajadores. Si logran parar la delincuencia de esta etnia, el nivel de delincuencia en España habrá bajado considerablemente. Se da la paradoja que mientras que al ciudadano común, que trabaja y cumple con sus deberes para con la sociedad se le castiga y se le explota eternamente, al delincuente se le premia. Mientras que este problema no lo afronten los políticos pensando que los ciudadanos somos unos racistas intransigentes y xenófobos, el problema persistirá enquistado en la sociedad y los vecinos que tienen que compartir vecindad con esta gente, la convivencia será imposible.

El gobierno tiene que optar por apoyar a los ciudadanos que cumplen con sus deberes cívicos o a los miembros de una etnia delincuente y parásita que lleva siglos envenenando la convivencia entre las gentes.

Creo que son medidas equivocadas las que está tomando el gobierno. La bajada generalizada de los salarios no favorece la actividad económica. Los recortes deben hacerse para crear empleo. Por ejemplo: si cuatro policías ganan 8000 €; pongamos seis policías a 1500 € cada uno y tenemos dos puestos de trabajo más persiguiendo ladrones. Esto se debería hacer en todas las administraciones públicas para promover el empleo. En la empresa privada es más difícil puesto que los salarios ya son miserables. Hay que establecer una jornada laboral que se cumpla. No se puede permitir que se contrate por dos horas y obliguen a hacer ocho, pero cobrando las dos del contrato. Una vez establecida la jornada laboral, los funcionarios también tendrán que cumplirla.

Es necesario que gobiernen partidos que se comprometan a ponerle riendas a este capitalismo salvaje, o al menos que reivindiquen riendas para este capitalismo que oprime y esclaviza a una inmensa mayoría de la sociedad. Los gobernantes tienen que promover el reparto justo de la riqueza, en primer lugar para los que la producen. Si no somos capaces de evitar que haya pobres, que los pobres sean los vagos, los parásitos, los que en su objetivo vital no sea otro que el vivir del cuento y a costa de los demás.

Los gobernantes tienen que promover leyes que propicien   la presencia de los trabajadores en la dirección de las empresas. No para quitarle la función directiva ala empresario; pero si para vigilar las acciones de algunos directivos que no siempre las medidas que toman son beneficiosas para la marcha de la empresa. Hay empresas encabezadas en su directiva por miembros de sectas como el Opus Dei que miran más por el interés de la secta que por la propia empresa.

Es necesario y urgente obligar a pagar impuestos a la Iglesia Católica; tanto por sus bienes como por sus actividades económicas. Es intolerable que sus riquezas sean consideradas privadas para hacer negocio y propiedad de un estado para evadir o evitar impuestos. Todos los negocios que el estado actual entrega a esta secta deberá gestionarlos el propio estado. Los clérigos se tienen que dedicar a rezar por nuestras almas.

Hay que controlar el acceso a la administración pública, no puede ser que en España haya tres millones de funcionarios; los que trabajamos y generamos impuestos, nuestra productividad se la llevan los funcionarios, no queda nada para nosotros, tenemos que soportar salarios miserables. Recuerdo un informe económico que publicó un banco hace muy poco en el que dice que desde el uno de enero hasta el 28 de junio trabajamos para el estado; no digo que los impuesto no sean la mejor forma de distribución de la riqueza; pero que los que producimos esa riqueza seamos los primeros en participar de ella, no los últimos. Sería conveniente que el estado tuviera un control sobre el capitalismo y no que sea el capitalismo quien tenga el control sobre el estado. La actividad económica debe estar supeditada al interés general y en primer lugar en la enseñanza, la sanidad, la atención a las personas mayores, la defensa, la seguridad pública y el medio ambiente.

Es necesario reconducir el sistema de las autonomías. Este caos costosísimo con diez y siete parlamentos y otras tantas burocracias con miles de funcionarios improductivos, no hay economía que lo soporte. Autonomías como Cantabria, Asturias Murcia o la Rioja que son una sola provincia y no sé si su productividad será suficiente para mantener su burocracia. Murcia debería integrarse en la Comunidad Valenciana. Cantabria y Asturias formar una sola y la Rioja integrarse en Castilla y León y las dos Castillas formar una sola región, junto con Extremadura.

La reconstrucción de España debe pasar por la desaparición de casi todas las autonomías excepto Las vascongadas y Cataluña y retomando el estado las competencias en sanidad, educación, la seguridad social y el control total de la economía. Hay que retomar la idea que España tiene que ser un país fuerte y productivo; que cuente algo en el concierto Europeo y mundial. Con diez y siete tribus no será nadie en el concierto de las naciones. España tiene una historia, una cultura, un idioma y una tradición como país importante que debemos acrecentar entre todos. En este sentido debemos trabajar olvidándonos de ideas federales ni otros inventos aniquiladores de una nación y de una cultura. Las naciones que hoy son importantes en el concierto mundial son países unidos y fuertes que no renuncian incluso a engrandecerse aun más, como es el caso de Alemania incorporando a la antigua Alemania del Este; podía esta última haber formado una nueva nación, paro optaron sabiamente por incorporase ambas partes en una sola más grande y más fuerte. Yo quiero que España se parezca más a Alemania que a Yugoslavia y mejor a EE.UU en la defensa de identidad nacional ¿acaso hemos visto alguna vez a algún americano pedir la independencia de California a pesar de ser por sí sola la quinta economía del mundo? ¿Acaso Francia no es uno de los países más importantes del mundo, fuertemente centralizado, sin gastar sus energías en alocadas ideas separatistas de ninguno de sus provincias? España debe retomar las ideas de unidad sino quiere perder el camino del progreso, sino queremos quedar en el atraso y la autodestrucción. Es necesario que presenten batalla ideológica al nacionalismo que no es más que el egoísmo de una burguesía que quiere convertir unos territorios pertenecientes a una nación durante toda la historia en su finca particular. Al humilde asalariado que tiene que vivir con trabajo precario y un sueldo miserable de por vida; que más le da que el contrato se lo redacten en catalán, castellano o sueco. No olvidemos que las empresas de trabajo temporal se legalizaron en España en tiempos del gobierno de Felipe González por iniciativa de los nacionalistas catalanes, que son la ultraderecha del capitalismo más salvaje. Los partidos que se consideren de izquierdas deben retomar el lenguaje que le es propio, como el internacionalismo. Frente al nacionalismo de la derecha, los obreros tenemos que poner nuestro internacionalismo. Hoy, cuando el capitalismo se ha globalizado y una misma empresa puede tener centros de trabajo en muchos países, hay que inculcar en los trabajadores la idea que todos los trabajadores de esa empresa son compañeros y tienen el mismo patrón y que deben unir sus fuerzas en defensa de sus intereses sin distinguir el idioma que hablen. Esto vale para cualquier obrero, Vasco, catalán o ruso. El vasco ha vivido un ambiente político extremista a consecuencia del terrorismo promovido por el independentismo que promueven los partidos nacionalistas, dirigidos a su vez desde la sombra por la secta de los Jesuitas, pertenecientes a su vez a la secta del Vaticano.

Tengo una teoría que en algún sitio más la habré escrito según la cual, los Jesuitas, (que siempre fueron una secta poderosa dentro del Vaticano) pretenden la independencia del las provincias vascas para trasladar la sede de la Iglesia Católica al País Vasco. Si de algo carece el vaticano es precisamente de espacio físico para ser un país, y en el nuevo país vasco lo tendría. Es una tierra, dentro de la católica Europa, de honda tradición religiosa. Hasta ahora nunca escatimaron medios para conseguirlo (incluido el terrorismo). Si esto lo consiguieran, los Jesuitas gobernarían la Iglesia y la Iglesia tendría un nuevo país. Debemos considerar que el vaticano carece de espacio físico para desarrollar su inmenso poder, tiene kilómetro y medio cuadrado en el centro de Roma y aunque tenga más propiedades por la ciudad, no es lo mismo que si las tres provincias vascas fueran su propio país donde poder desarrollar su inmenso negocio y que mejor que instalados en la vieja y cristiana Europa y en la cristiana y devota España, donde además tienen la oportunidad de fomentar el separatismo en su propio provecho, pero que no sea con la colaboración de los partidos de izquierda ni de los trabajadores vascos.

Es necesaria una candidatura política de izquierdas y si llega al gobierno, que gobierne siendo de izquierdas, cosa que nunca hicieron los que dicen serlo cuando han gobernado. Hay que explicar a los ciudadanos que ser de izquierdas es fomentar el desarrollo armónico de la sociedad con igualdad de oportunidades para todos, partiendo del estudio y del conocimiento. La derecha representa el individualismo, la insolidaridad, el egoísmo, en nombre de una falsa libertad, porque está demostrado que en países donde impera la versión más salvaje del capitalismo como EEUU conviven los astronómicamente ricos con muchos millones inmensamente pobres. Eso no es una sociedad desarrollada; porque hay una élite inteligente e ilustrada y el resto solo está formado para ser consumidores alienados por la propaganda del régimen. La izquierda debe diferenciarse de la derecha en su forma de gobernar y hasta ahora, esa izquierda que ha gobernado en España nunca se diferenció de la derecha.

Nos hace falta a los trabajadores un partido claramente comprometido con la justicia social que dignifique el valor del trabajo, que las personas emprendedoras y laboriosas reciban el reconocimiento de la sociedad, mientras que el vago, el parásito y el timador, que tenga como objetivo vivir a cuenta del trabajo de los demás, no tenga sitio.

La situación del empleo en España es de extrema gravedad y hay que adoptar medidas extremas. Pongamos un ejemplo: si en la actualidad hay trabajando en España 17.200.000 obreros y cada uno hace 7 horas, quiere decir que se hacen diariamente 120. 400.000 horas. Si pusiéramos a trabajar a los seis millones de parados, serían 23.000.000 de obreros haciendo cada uno 5,5 horas. A la masa salarial que tendrían que compartir habría que sumarle lo que ahora el estado gasta en pagar a los parados que luego no habría. Donde haya tres jueces cobrando 100.000€ cada uno, podemos poner a otros tres cobrando 50.000. Donde está Carromero o el hijo de la Esperanza Aguirre, cobrando de asesores 50.000 €, podríamos poner a otros dos cobrando 25.000 cada uno. Tendríamos que invitar a los evasores a la Hacienda Pública que repatriaran su dinero desde los paraísos fiscales donde lo tengan depositado, bien desde su banco, o desde un teléfono instalado en Soto del Real. Los servicios que pagamos con nuestros impuestos los haríamos los trabajadores sin que intervinieran los especuladores privados. Está demostrado que las privatizaciones empeoran, encarecen los servicios y son una fuente inagotable de corrupción. En un partido honesto en la gobernación del país, no habría cospedales cobrando 250.000 € de sueldo.

La justicia ha de ser igual para todos, y ante todo, justa, Todos los ciudadanos debemos ser iguales ante la ley. Los obreros y los pobres creemos en la justicia; aunque eso dicen también los ricos; pero a diferencia de éstos, los pobres carecemos del dinero del rico para contratar a los mejores abogados para intentar doblegarla. Por eso la confianza del pobre en la justicia es mayor, porque solo tiene el recurso de la confianza y la fe en ella. Al igual que en la enseñanza necesitamos maestros sabios, en la justicia necesitamos jueces justos y sobre todo independientes. No pueden ser independientes aquellos jueces con una declarada militancia política o religiosa. Las gentes no pueden comprender que un juez esté dispuesto a impartir justicia favoreciendo a un determinado grupo político o religioso o clan económico o étnico.

Es necesario afrontar un plan de reforestación en toda la península. No se trata solo de recuperar los bosques quemados en el pasado, sino de reforestar zonas nuevas con árboles adecuados al clima y las condiciones del terreno. En primer lugar se crearían muchos puestos de trabajo, sería beneficioso para el medio ambiente y una fuente de riqueza en el futuro. Creo haber leído en algún sitio, que en EE.UU durante la depresión del 1929 dedicó mucha mano de obra inactiva a plantar millones de árboles a lo largo de todo su territorio. Hoy día no solo adornan el paisaje, sino que son una importante fuente de riqueza. En España debido a su situación geográfica y a las condiciones de su clima y suelo, los árboles a plantar deberían ser los adecuados a esas condiciones.

Debemos utilizar racionalmente el agua y todos los recursos para preservar el medio ambiente y luchar contra el cambio climático imponiendo hábitos de consumo responsable, generando los menores residuos posibles.

En definitiva, que para que haya una política más racional, hace falta que haya unos políticos más racionales. La bronca continua es buena prueba de políticos irresponsables que consideran la acción política como un circo en el que no le importa hacer de payasos con tal de favorecer al grupo económico o religioso al que pertenecen. En España, sil leemos nuestra historia, esto último parece mucho pedir.

¿Sería mucho pedir, que éste país de insensatos, tahúres y pillos, hubiera alguien sensato, honrado y sabio que lo gobernara? A poco esfuerzo que hiciéramos seríamos el mejor país del mundo.

¿Todos a votar?

Sabemos que para conducir un vehículo necesitamos un permiso y según el tipo de este, así será el permiso que se nos exija. No es el mismo para una moto, un turismo, un camión o un autocar.  Para obtener ese permiso, la administración nos exige adquirir el conocimiento de unas reglas, o las partes fundamentales del vehículo que vamos a conducir, lo que en general conocemos como “código de circulación”. Conducir sin ese permiso, las leyes lo sancionan severamente a algunos que lo hacen.

Pues bien: ¿No creéis que para votar también debería exigirse unos conocimientos generales de los diversos grupos sociales a los que cada cual pertenece y sobre la sociedad en que vivimos? Para no extendernos mucho pongamos un ejemplo: ¿puede votar al partido que privatiza la sanidad, el jubilado que no puede pagarse los medicamentos de sus crónicas dolencias? ¿Puede votar al partido que privatiza la enseñanza el miserable que no puede comprar un libro a su hijo? ¿Pueden votar al mismo partido el ateo y el cardenal? ¿pueden votar los 17.000.000 millones de trabajadores a los que se le han eliminado los ya escasos derechos laborales, al partido que ha elaborado la ley que ha eliminado esos derechos?¿Pueden votar los 6.000.000 de parados al partido que puso las bases de la actual crisis que padecemos?¿pueden votar los 9.000.000 de pensionistas al partido que nos subirá las pensiones durante los próximos tres años el 0.25%, haciéndonos perder como mínimo un 3% de poder adquisitivo porque nos dicen que hay que pagar una deuda, que nosotros no hemos creado, con sus consiguientes intereses? ¿Merece nuestros votos un partido, cuya política consiste en convertir en negocio de una casta social minoritaria lo que eran los derechos de los ciudadanos?

Si el que tiene sólo carnet de moto no puede conducir un autocar; habrá ciudadanos que su nivel intelectual esté capacitado para elegir al presidente de su comunidad de vecinos, pero no al presidente del gobierno de la nación. No es lo mismo ser alcalde de un pueblo de 100 vecinos que ministro.

Si los españoles supieran votar, los capitalistas españoles no deberían tener más de tres diputados en el parlamento. La historia protagonizada por ellos, consistente en vivir a cuenta de los presupuestos durante siglos, no merece ser premiada con votos.

Imaginaros que hubiera empate a votos y para deshacer ese empate tuvieran que contar los votos de una residencia de jubilados con alzhéimer, o entontecidos por la COPE, Onda Cero, o otras empresas de propaganda de la patronal (lo que algunos llaman medios de comunicación)

Los candidatos también deberían superar unas aptitudes adecuadas para el cargo al que se presentan y una honradez demostrada. Pero el primer e imprescindible paso es que el populacho salga de su tontuna y vote con arreglo a sus intereses.

Perderemos las elecciones

                                                            Escrito en octubre de 2011

 

No solo tendremos elecciones, sino que sabemos de antemano quien las va aganar, y por tanto quien va a perderlas. Las ganarán los sindicatos de los empresarios, como por ejemplo el FMI, BM, BCE, BM, OCDE, UE, y sus delegaciones sindicales en España CEOE, CEPYME, BE, y sus correveidiles del Congreso de los Diputados y del Senado. Estos dos últimos, Congreso y Senado, no deberían ser considerados como representantes de la patronal, sino como una asamblea donde se representaran los intereses generales de la nación, pero ya tenemos experiencia que no es así. En estos sitios se defienden los derechos de una oligarquía que maneja los resortes económicos bajo los principios del liberalismo salvaje, que lo único que ha demostrado hasta ahora es que es capaz de hacer las crisis, pero no de salir de ellas; prueba de ello es la reforma laboral que aprobaron el año pasado. Fue una reivindicación de los sindicatos empresariales. Como el gobierno tiene atribuciones para conceder esas reivindicaciones mediante decreto ley, y los capitalistas siempre tienen mayoría absoluta en el parlamento, tienen asegurado siempre que sus reivindicaciones serán atendidas La citada reforma no ha servido para nada, no ha creado ni un solo puesto de trabajo. Por tanto, si el congreso y el senado no hacen leyes para el interés general, sino refrendar simples reivindicaciones de los sindicatos empresariales, se han convertido en simples marionetas del liberalismo salvaje, que es una forma de gestionar la economía, que en los momentos presentes es la peor forma de gestionarla, según personas con conocimientos de la economía, como por ejemplo un colectivo denominado “economistas aterrados” (Ediciones Barataria) formado por profesores de diversas universidades del mundo, incluidos premios Nobel.

Espero que durante la campaña electoral nos expliquen para que sirven las “reformas” que tan necesarias son según los sindicatos empresariales y sus voceros de las empresas de propaganda (conocidas por algunos como medios de comunicación).

Que nos expliquen qué beneficios va a reportar a la nación la reforma de la negociación colectiva. Podrá afectar a la libertad que le otorgue a al empresario para explotar al obrero impunemente y con el aval de las leyes aprobadas en el parlamento, pero tengo en duda que eso repercuta positivamente en la economía de la nación. ¿Se puede en una democracia despojar de derechos a una persona en nombre de unos principios económicos?

Cuando nos citan a votar nos llaman ciudadanos, para que participemos de su farsa y parezca que hay democracia y que el pueblo tiene la última palabra, pero el resto del tiempo somos trabajadores a los que se puede explotar, despojar de sus derechos, condenar al hambre, a la miseria, a la esclavitud, eso sí en nombre de la libertad “de mercado” que es “su” libertad, pero no la nuestra. En este mercado no tiene la misma libertad el esclavo que el esclavista, el vendedor que el vendido y si esto es una democracia los explotados, los vendidos, los pobres, los humillados también queremos libertad y también queremos derechos como trabajadores y como ciudadanos. No me conformo con tener libertad un día cada cuatro años y los 1460 restantes ser tratado como un esclavo; por eso no deben de extrañarse que en la calle la gente diga que esto “lo llaman democracia y no lo es”

Si tuviera que elegir entre tener derechos como trabajador o como ciudadano, elegiría que como trabajador, porque es como me gano la vida; ello implicaría tener derecho al trabajo, a un sueldo digna, derecha a la vivienda, como manda la constitución y tendría derecho a defender mis derechos, que también nos los quieren quitar con las tan mentadas reformas y el derecho a recurrir a las leyes es un derecho constitucional. Por lo tanto antes que ciudadano soy trabajador y como tal exijo y defiendo mis  derechos y el día que me toque actuar como ciudadano votaré como trabajador y no votaré llevando con mi voto a los que no me van defender

 

 

Las elecciones

El pasado día 25 hubo elecciones para el parlamento europeo sin grandes sorpresas. Hubo la abstención que se esperaba, o quizá menos, ganaron los que se suponía por mayoría absoluta, es decir, PP16 parlamentarios, PSOE 14, CIU 3, PNV 2, total 35. A esta suma yo la llamaré el IBEX 35, que es quien ha ganado en realidad. Los otros 19 parlamentarios están divididos entre nacionalistas, que les importa un bledo el parlamento europeo. Otros gallitos que lo único que desean es tener su muladar propio. En realidad los perjudicados por la crisis, aun siendo 33.000.000, solo hemos sacado 11 parlamentarios, 6 IU y 5 la nueva candidatura PODEMOS. Ya veremos el recorrido que tiene esta nueva alternativa, un producto de la televisión como Belén Esteban, pero aplicado al campo de la política, ¿no será una jugada estratégica del PSOE, que le interese que a su izquierda el voto esté fragmentado para que en el futuro poderse presentar como única alternativa, dada la desorganización que el electorado vea a su izquierda? El tiempo nos lo irá diciendo.

La bolsa, el casino del dinero, al día siguiente de las elecciones, se movió al alza, como corresponde a su triunfo. Los electores no votaron castigando a los autores de la crisis, o ésta inmensa estafa, si no dándoles sus votos. Lo lógico hubiera sido que de los 33.000.000 antes dichos, las candidaturas que antes cito como IBEX 35 no hubieran recibido ni un solo voto; eso, sí hubiera sido un vuelco electoral, pero de esta manera me imagino que ahora se estarán felicitando y brindando con Champan por lo bien que les ha ido. Una prueba. En vista del éxito obtenido,  a los dos días de las elecciones, los representantes sindicales del citado IBEX (el FMI) han recomendado al gobierno otra vuelta de tuerca a la reforma laboral, bajar aún más los sueldos, subir el IVA y bajar los impuestos a los ricos. Tienen motivo para hacerlo, han ganado las elecciones por mayoría absoluta, los perjudicados las hemos perdido por 35 a 11.

Mientras que a la izquierda del PSOE no haya una sola urna y el zafio e ignorante electorado no reaccione votando a favor de sus intereses y no a favor de quien solo busca el lucro corporativo de su casta; en una palabra. Mientras no administremos los perjudicados por esta inmensa estafa nuestra propia hambre, los mismos que se han enriquecido a lo largo de los siglos a cuenta de la miseria, el analfabetismo y el hambre del pueblo, lo seguirán haciendo.

Los ricos tienen motivos para celebrar su victoria y los pobres nuestra nueva derrota. Seguro que los votos de los ricos no han servido para esos 11 parlamentarios, pero los tontos de los pobres si han votado a favor de esos otros 35.

Una de las principales causas de la desigualdad entre los hombres es la cultura, y cuando hay elecciones lo vemos bien claro. No votamos a favor de los partidarios de que la riqueza, que nosotros producimos, sea repartida con justicia, lo hacemos a favor del que se queda con ella, quedando nosotros con cada vez más pobreza y los explotadores con cada vez más porción de la riqueza, aumentando las diferencias sociales y económicas (España es el país de la OCDE con más diferencias sociales), algo tendrá que ver el que estemos en el puesto 26 en el sistema educativo (es decir de los más ignorantes) no les interesa que el pueblo tenga una formación intelectual elevada. Para la burguesía dominante es mejor tener mucho necio satisfecho, que muchos Sócrates insatisfechos. Existe ese proverbio o refrán que dice que, una manera de ser feliz es, tener la barriga llena y la cabeza vacía, puede que sea cierto, pero el día de ir a votar debería ser al revés.

Pero no decaigamos, dentro de un año volverá a haber elecciones y quizá los pobres hayamos espabilado algo y votemos a los nuestros, que si nos engañan, al menos que sean los de nuestra clase.

Esto escribía el 1.6.2014

¿Y a ti que te parece el atentado terrorista de París?

Es un asunto sobre que deberemos opinar siempre en dos páginas.

En la  Primera, lamentar la muerte de las personas y acompañar en el dolor a sus familiares y dejar claro, que para cualquier ser humano con un mínimo de civilización, ninguna religión, ni ninguna bandera, ni ninguna ideología, se tienen que usar como argumento para privar de la vida a ningún semejante.

Una vez dicho esto, deberíamos pasar inmediatamente a la segunda página para hacer las reflexiones que a cada uno le parezca.

Durante los días que ya han pasado, he oído en las empresas de propaganda (lo que se conoce como medios de comunicación) opiniones diversas y debates que ya empiezan a ser tediosos porque se limitan a lo políticamente correcto, (los valores occidentales, la libertad de expresión, la democracia). ¿De verdad creen los que opinan en los medios públicos, que nuestro presidente del gobierno y su ministro del interior son verdaderos valedores de la libertad de expresión, cuando hacía dos semanas que en el país donde gobiernan (España), habían firmado una ley, que ha recibido el nombre de “Ley Mordaza,” elaborada para intimidar al pueblo en sus justas protestas por situación social y económica en que vivimos la mayoría de ciudadanos? ¿Todos los que estaban en la foto de París son verdaderos defensores de la libertad y de la democracia?

 

Y en segundo lugar; cuando suceden éstos hechos, bien sean en nombre de la política o la religión (que para el caso es lo mismo) tenemos que hacernos una pregunta. ¿A quién beneficia eso? Lo políticamente correcto es decir que a nadie; pero no es así. No seamos inocentes.

El Islam, como religión, no contempla la democracia como forma de organización social y política y nuestro capitalismo salvaje tampoco. ¡Mala coincidencia! En España hemos tenido capitalismo sin democracia, en China funciona el capitalismo en su versión más salvaje sin democracia, en los países de Sur América el capitalismo ha campado a base de dictaduras patrocinadas y promovidas por el mismo capitalismo toda la vida, la democracia y los derechos civiles han sido una rareza en muchos lugares del planeta. El capitalismo criminal que se está adueñando de los gobiernos del mundo, desde que se acabó el comunismo, se ha dado cuenta que eso de los derechos inherentes a la democracia, tal como lo conocemos en Occidente es una cosa cara, y que eso que en algunos países conocemos como nuestros derechos, es mejor convertirlos en una forma más de hacer negocios los capitalistas y que los tengan los que puedan pagarlos, y el que no que se muera, al fin y al cabo lo que más sobra en la tierra son habitantes y si son pobres más.

Si el Islam y sus mil quinientos millones de seguidores no contemplan la democracia y sus derechos como sistema político; si los chinos y sus mil cuatrocientos millones de habitantes han puesto en marcha el capitalismo más salvaje sin derechos y sin democracia. Si los mil millones de hindúes si tienen democracia, pero no derechos, sino solo miseria. Si los mil millones de africanos no han conocido más que el hambre y la miseria durante toda la historia y ha sido precisamente el capitalismo quien les ha expoliado y está expoliando de sus recursos. Si a los quinientos millones de Sur americanos les ha costado dos siglos de dictaduras asomarse tímidamente a la democracia después de haber soportado dictaduras capitalistas durante toda su historia, resulta que somos una minoría los que disfrutamos de unas libertades y unos derechos que nos concedieron, cuando el comunismo se presentó como alternativa al capitalismo. Desaparecido el comunismo, ya tiene el capitalismo vía libre para convertir la democracia y los derechos en su negocio, prueba de ello es el tratado TTIP que se está negociando casi en secreto entre los EE.UU y Europa, que significará el fin definitivo de los derechos como trabajadores, como consumidores y como ciudadanos.

Por lo tanto, y volviendo al principio. Si hay una coincidencia entre los terroristas de París y los interese de los capitalistas. A ambos les estorba la democracia y los derechos tal como lo conocemos ¡Mal asunto! Tendremos que espabilar mucho los ciudadanos, sino queremos que los terroristas de París y los capitalistas de Washington y Bruselas nos queden sin democracia y sin derechos.

                           El atentado de parís

Acabaron de hacer los discursos los políticos, las velas que pusieron las gentes se apagaron, las flores se marchitaron, pero el dolor de los familiares y amigos permanecerá imborrable para el resto de su vida; que quedará marcada por el dolor para siempre. Lamentamos profundamente la muerte todas esas personas, mayoritariamente jóvenes, pero nuestro dolor y nuestra solidaridad en nada se parecerá al de los padres que hayan perdido a su hijo o al hermano que haya perdido a su hermano. Tan doloroso acto servirá de argumento a las empresas de propaganda para montar su espectáculo y cuando ya esté lo suficientemente explotado, continuarán con el fútbol, las carreras y coches y motos y dentro de unas semanas ya solo será un vago recuerdo, un amargo recuerdo que se irá disolviendo en el estrépito informativo.

Nos mandarán otra remesa de refugiados pero no olvidemos que para otros son ocupantes.  Gentes quizá de buena voluntad saldrá a la calle a pedir que el gobierno se gaste el dinero de nuestros impuestos en acoger a los que vienen no solo a disfrutar de nuestra civilización y nuestra organización social, sino a imponernos la suya. ¿Tenemos que ser nosotros los que nos adaptemos a sus costumbres y creencias religiosas, o ellos a las nuestras? ¿Nadie ha pensado que los que ahora consideramos refugiados políticos o emigrantes, en realidad sean soldados, de momento sin armas, o susceptibles de serlo?

Han repetido muchas veces su intención de extender hasta el Al Andalus (Andalucía), lo que ellos denominan un Califato ¿no pueden ser utilizados en un futuro como soldados los que ahora son refugiados o emigrantes? En Francia ya tienen más de cinco millones y en España más de dos.

En Europa ya hemos sufrido demasiados atentados y es tiempo que se tomen medidas drásticas. La primera es combatir a los soldados que nos han ocasionado tantos muertos, porque ya no son terroristas, los que participan en las guerras son soldados y si hay que combatirlos en Iraq y en Siria mandemos a los soldados a exterminarlos en esos lugares. Si los árabes que tenemos en Europa no están de acuerdo con ellos, mandémoslos para allá a que los exterminen y si están de acuerdo que se vuelvan a su país.

¿Y qué hacemos? Deberían cuando menos vigilar las mezquitas, una cosa es practicar la oración y otra predicar la violencia, el enfrentamiento y el odio. Los que no tengan trabajo que regresen a su país.

Otra consideración merece nuestros gobernantes. El mismo ministro que aquí nos ha impuesto la Ley Mordaza aprovecha estas ocasiones para erigirse en defensor de la democracia y las libertades. Mientras el fabricar armas siga siendo un negocio más, las guerras nunca se acabarán.

Envejecimiento activo

RESILIENCIA: capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. (RAE)

 

La Resiliencia fue un concepto introducido en el estudio de las respuestas y la adaptación positiva de personas que vivían en entornos de riesgo, en contextos y situaciones que suponían amenazas potenciales al desarrollo normal como la pobreza, la enfermedad y la violencia. Posteriormente se ha introducido en el estudio de los fenómenos del desarrollo y los procesos que ocurren en todas las etapas y edades del ciclo vital, incluidas las etapas más tardías. La perspectiva de la Resiliencia ha modificado el anterior modelo del envejecimiento que lo asociaba con pérdidas, por otro más integral en el que las personas mantiene altos niveles de mantenimiento positivo, a pesar de las circunstancias adversas, las limitaciones y los deterioros. Esta concepción es convergente con el enfoque de la Resiliencia y con la idea de que el resiliente es más una persona normal que alguien excepcional. Dos procesos de tipo psicobiológico dan sustrato a la Resiliencia psicológica en la vejez: la neuroplasticidad y la psiconeuroinmunología. Para finalizar se destacan los recursos personales y requisitos llamados resilientes que contribuyen al envejecimiento satisfactorio, incluyendo la longevidad.

 

Palabras clave:

 

La Resiliencia en la vejez:

En todas las etapas del ciclo vital, las personas están necesitadas de realizar ajuste y regulaciones en sus pensamientos, conductas, creencias y relaciones, con el objetivo de lograr una mejor y más satisfactoria adaptación consigo mismo y con su entorno. Actualmente se admite que el desarrollo individual no se produce con ausencia de dificultades. En ocasiones, las dificultades pueden ser muy grandes y suponer barreras al desarrollo normal, como en el caso de algunas discapacidades. En otras, son oportunidades para poner en juego nuevos recursos y soluciones. La dinámica de las ganancias y las pérdidas ante las situaciones complicadas de la vida es parte del desarrollo normal.

Las diversas definiciones de la Resiliencia la entienden como la habilidad para adaptarse positivamente a las situaciones de adversidad. El paradigma de la Resiliencia se introdujo en la etapa de la vejez a partir de la década de los 90. Esta perspectiva modificó el anterior modelo que asociaba envejecimiento con pérdidas, destacando que las personas mayores mantienen y manifiestan altos niveles de funcionamiento adecuado a pesar de las circunstancias adversas y de las perdidas.

Los procesos reguladores y de adaptación identificados con la Resiliencia están presentes en todas las edades de la vida, aunque no sean los mismos en todas las edades. En la vejez la Resiliencia resulta del funcionamiento “ordinario”, normativo, no excepcional, de recursos y procesos de autorregulación: relaciones significativas y apoyos sociales, oportunidades para el éxito, actitudes positivas, conviviendo en entornos saludables. En consecuencia los problemas aparecen y tienden a persistir cuando esos sistemas de regulación y adaptación humanas no son prioritarios o están alterados como consecuencia de la adversidad.

El envejecimiento es una etapa del ciclo vital que en las sociedades desarrolladas está adquiriendo un gran protagonismo, en parte debido a la ampliación de la esperanza de vida. Cada vez más las personas viven la vejez con plenitud y personas longevas se desenvuelven con notable calidad de vida subjetiva. La genética no es la única, ni la parte más responsable del envejecimiento, aunque se reconoce que el envejecimiento tiene un componente de género: las mujeres tienden a ser más longevas que lo varones, por término medio.

Es indudable que la vejez comporta cambios físicos, sociales y psicológicos notables. También se producen adversidades que son generadoras de estrés: la muerte de seres queridos, las limitaciones físicas y sensoriales, el decline del status profesional y otras disminuciones, que pueden ser consideradas como normativas para las personas ancianas, entendiendo  por normativas a las que afectan a todas las personas del mismo rango de edad o etapa. Envejecer es un proceso natural e irreversible, no es un proceso patológico, ni una enfermedad, ni una mera involución, aspectos susceptibles de tratamiento médico o psicológico. Cosa distinta es que hay enfermedades originadas en etapas anteriores, que si requieren de más cuidados especializados.

La Resiliencia es, por tanto, el constructo que denomina el proceso mediante el cual las personas realizan una integración positiva, a pesar de las dificultades y limitaciones que se producen en la vejez y alcanzan el final de la vida consciente de sí mismas, satisfechas con su vida con bienestar emocional, satisfechas con su vida. Así la Resiliencia es una faceta del propio envejecimiento.

Por resiliencia entendemos el mantenimiento de la identidad personal a pesar de los cambios biológicos, sociales, psicológicos, y a pesar de los deterioros; es Resiliencia la manera de compensar y modificar las habilidades físicas, sensoriales y cognitivas que manifiesten algún declive, así como el modo de afrontar los estigmas sociales que pueden existir sobre el envejecimiento: sujeto no productivo, estorbo, mantenido, enfermo, loco, irrecuperable, inservible, pendiente de que se muera; es un envejecimiento resiliente el modo de vivir el presente y el futuro con optimismo, sin añoranzas del pasado, para seguir sintiendo, pensando, queriendo, participando y autorrealizándose. La auto aceptación de sí mismo, la aceptación de los cambios físicos, sexuales, sociales y laborales; la integración de las etapas pasadas, la renuncia a ciertos objetivos de etapas pasadas, aspectos que contribuyen a disminuir las reacciones emocionales negativas como el estrés, la frustración o depresión, contribuyendo a mantener adecuados niveles de salud, de bienestar, de participación social y comunitaria, que aportan calidad de vida subjetiva.

 

Plasticidad, sistema inmunológico y Resiliencia en la vejez

 

La Resiliencia se ha identificado con una característica básica del desarrollo humano como es la plasticidad. La plasticidad neuronal es la característica que explica la adaptación funcional del sistema nervioso para minimizar los efectos de las alteraciones estructurales o fisiológicas, cualquiera que sea la causa originaria. En cualquier momento de la vida, el cerebro tiene capacidad de cambio estructural-funcional por influencias endógenas y exógenas. La plasticidad cerebral en la vejez es menos notoria q UE en etapas anteriores, pero se ha puesto de manifiesto que a la par que ocurren ciertos declives pueden ocurrir en otros dominios.

La neuroplasticidad es la denominación del fenómeno investigado recientemente en el campo de las neurociencias que viene a demostrar que la actividad mental produce un aumento de las neuronas y modificaciones en el cerebro según el tipo de actividad de la que se trate, dando así fundamento científico a los programas de mantenimiento y mejora de la memoria, la inteligencia y otros programas complejos en las edades avanzadas.

Si la plasticidad es la capacidad de desarrollar los procesos cerebrales necesarios que permiten una continuada adaptación al medio, la resiliencia en la vejez no sería más que la expresión positiva y psicológica de esta característica adaptada las circunstancias personales y sociales. Se sabe que la participación activa del sujeto es fundamental en la dirección e intensidad del cambio cerebral, en la eficacia y la satisfacción. La plasticidad indica, también, que el sujeto posee capacidad de reserva, recursos a los que se puede acceder en determinados casos como en los procesos degenerativos masivos.

Para estimar la esperanza de vida de las personas, actualmente cuenta más la edad biológica que la cronológica. La edad biológica está determinada por el sistema inmunológico, que es el mejor marcador de la esperanza de vida y de la longevidad. Así cuanto menor es la edad biológica y los marcadores inmunológicos son más parecidos a los de una persona joven, mayor es la probabilidad de vivir más años.

Está demostrado que nuestros estados emocionales positivos y negativos inciden respectivamente en la disposición a contraer enfermedades y en la manera de recuperarnos de ellas. Se sabe por ejemplo que el aislamiento social, tan frecuente en las personas de avanzada edad, produce un declive funcional, cognitivo e inmunológico que compromete la salud y la esperanza de vida. Al mismo tiempo las expectativas de superación del estrés emocional, el enriquecimiento cognitivo y los efectos positivos, fortalecen el sistema inmunitario y aumentan la longevidad. En definitiva un sistema inmunológico bien regulado, en el que las cualidades psicológicas positivas representadas por la resiliencia sean predominantes, contribuirá a retrasar el envejecimiento bilógico y a favorecer la longevidad.

 

El envejecimiento satisfactorio y la resiliencia

 

             El estilo de vida activo continuado es la práctica de las actividades comunes de la vida diaria para el auto cuidado personal, el cuidado del entorno y las actividades asociadas. Mantenerse activo no es solo moverse físicamente y hacer ejercicio deportivo. También es trabajar y mantener actividades culturales y recreativas. La actividad, entendida como rasgo de personalidad, correlaciona positivamente con la longevidad. El descenso habitual de la actividad física se puede compensar con un aumento de la actividad mental y social. La dieta saludable, el auto cuidado, el ejercicio, la ausencia de molestias físicas, son claves para el bienestar y la satisfacción de la vejez.

No hay suficientes evidencias y puede ser un tópico que en le 3ª y 4ª edad se produce una reducción de los contactos sociales, aislamiento y soledad. Los datos empíricos demuestran una relativa estabilidad de los contactos sociales a lo largo de la vida, si se excluyen los contactos laborales y profesionales. Las personas más mayores por lo general, no se quejan de la soledad o no manifiestan que en la vejez estén más solas que cuando eran más jóvenes, excepto en aquellos casos en que los contactos sociales se limitaban a la pareja y esta ha fallecido. En este supuesto, la viudez sería un estado de riesgo de desajuste social que unas veces lleva al aislamiento y otras al incremento de la actividad social, tras superar la ausencia del cónyuge.

 

El mayor tiempo libre de responsabilidades y de trabajos no deseados facilita la recreación educativa en el que las personas no tratan de “pasar el rato”, “matar el tiempo,” “dar vueltas” sino de vivir el tiempo y disfrutar con lo que se hace. Para ello es importante implicarse en procesos de aprendizaje, de participación activa en la cultura, no solo en actividades contemplativas o de espectador distante en excursiones o exposiciones. La participación mental, la disposición para seguir aprendiendo, el interés por las personas y las situaciones del entorno, en mayor medida que las actividades de auto reflexión o de recuerdo de su vida pasada son aspectos relacionados con la resiliencia porque mantiene y potencian las capacidades.

Lo que lleva antes a la “muerte” es el desinterés por lo que rodea y la falta de actitud positiva.

Aceptar las transformaciones. Las pérdidas que ocurren en el envejecimiento son un desafío que exige acciones para compensar pérdidas con ganancias. La aceptación de las transformaciones permite el mantenimiento de la identidad y el auto concepto general. Se sabe que un elemento del auto concepto positivo es la aceptación corporal… La actitud positiva hacia la propia edad influye en longevidad saludable. La aceptación psicológica de los cambios corporales contribuye a disminuir a disminuir la reacción emocional negativa que puede derivar de la falta de agilidad y fuerza, la lentitud y baja productividad, la hipoacusia, las arrugas visibles. Envejecer bien significa aprender a valorara aspectos personales nuevos o poco valorados hasta entonces, a tener en cuenta las limitaciones sin amarguras, a aceptar la disminución del rendimiento en algunas áreas como la física y corporal, cuando se puede ganar en lo subjetivo y en lo emocional, en sabiduría y profundidad de los sentimientos. Aceptar las transformaciones es construir una autoestima con el yo presente, incluido el yo corporal.

Tener proyectos de vida en la vejez. Decimos que los proyectos son los ideales del yo actualizado, los que dan sentido al día a día. Terminar un día con la idea de que al día siguiente uno tiene cosas importantes en la que debe implicarse. Unos son proyectos inmediatos como cuidar la casa, ver a los nietos, desplazarse para un proyecto diario que organiza la vida alrededor de ciertas rutinas. Otros son más amplios y no se centran en el yo sino en los suyos: ver los proyectos e ilusiones que logran sus seres queridos.

Recordar con proyección al presente y al futuro, no como añoranza del pasado. Estar en paz con el pasado, olvidar conscientemente, perdonar y perdonarnos: los remordimientos, el rencor o la culpabilidad son venenos que impiden a las personas avanzar. Gestionar las emociones y sentimientos para poder cuestionar los principios, para reírse de uno mismo, para relativizar los asuntos sin caer en pensamientos deterministas y absolutistas, de “todo o nada”. Evitar aferrarse a una identidad única “yo soy así”, “siempre he sido así” que pone barreras a la adaptación y a los cambios. La estabilidad y el bajo nivel de neuroticismo es una característica de la personalidad que está asociada a vivir más años. No vivir toda la vida por el otro, “soy la mujer de… el padre de…”, o en una función o parte del yo: “yo soy mecánico”, o en un rol de… como bastón de identidad y que implicaría la quiebra ante la eventualidad de su pérdida.

Aceptar el fin de la vida, la muerte, vivir hasta la muerte, no hacia la muerte. Reflexionar sobre la muerte es una exigencia de todas las personas. Posiblemente hace que la vida tenga un mayor sentido.

Uno de los rasgos de personalidad que en mayor medida contribuyen al envejecimiento satisfactorio y las longevidades la Conciencia y Responsabilidad. Las personas que poseen esta característica en grado alto son cuidadosas, ordenadas y responsables de sí mismas y de llevar a cabo conductas saludables, comprometidas por hacer las cosas bien, evitando las situaciones y conductas de riesgo para su salud y su bienestar. Un exceso de preocupación por la salud, que puede llevar a desarrollar conductas neuróticas, obsesivas o de otra índole y que generan preocupaciones innecesarias, es claramente contraproducente.

El control personal: ser uno mismo el que gestione el curso de su vida es una característica compartida por personas resilientes y personas longevas y saludables. Esta característica es más determinante incluso que la dieta, el ejercicio, la predisposición genética o la ausencia de estrés. El sentimiento de control sobre la vida propia y sobre los acontecimientos en los que participamos, sea efectivamente real o percibido como tal, juega un papel muy importante en los procesos de cambio y en la adaptación y en la adaptación externa a los cambios y a las crisis. El sentido del control interno influye en el establecimiento de las metas personales, optimiza las motivaciones y los recursos emocionales, mantiene el control sobre el ambiente y realza lo necesario para alcanzar las metas propuestas. Las personas mayores suelen generar más actitudes y emociones que negativas. Son más tolerantes con los demás, menos prejuiciosas, menos rencorosas o vengativas. Animan a buscar acuerdos, evitan los conflictos si son conscientes de ellos. La gratitud, el amor, el perdón, la solidaridad, el altruismo, la alegría, entre otras, son emociones positivas que procuran experiencias agradables y de bienestar, sentimientos de paz interior, de realización personal. Las emociones positivas tienen un alto valor de resiliencia propia y ayuda a generar resiliencia en el entrono.

La actitud positiva y el optimismo vital, son una fortaleza psicológica y un factor protector ante las adversidades. Es la actitud general de que a la vida merece ser vivida plenamente y la creencia que en el futuro de que en el futuro ocurrirán resultados favorables. Ante las dificultades, las expectativas favorables de las personas optimistas incrementan los esfuerzos para alcanzar los resultados favorables, mientras que las expectativas desfavorables reducen tales esfuerzos o llevan a abandonar la tarea. Estas actitudes parece que tienen resultados beneficiosos para la salud física y mental. En el envejecimiento satisfactorio el optimismo es elevado.

Evejecimiento  activo 2

 

Hemos tenido en Madrid los pasados días 3, 4, 5 y 6 del presente mes tratando como tema central de las mismas el envejecimiento activo.

La primera de estas jornadas un técnico del INSERSO nos habló sobre la importancia que era adoptar una actitud positiva y flexible sobre los diferentes aspectos que afectaran a nuestra vida como la salud, la familia, la soledad. Hemos de tener en cuenta que envejecer es esencialmente una propuesta de cambio; quien no cambia se encontrará con dificultades para afrontar las diversas vicisitudes que le traiga la vida. No debemos perder la capacidad de asombrarnos ante los acontecimientos que a diario suceden en el entorno que vivimos, de hacernos preguntas y de reflexionar sobre ellas para generar en nuestra mente respuestas. Hay una relación entre asombro y pregunta, riesgo y existencia. Ante una situación estresante como puede ser la enfermedad crónica, abandono por parte de los hijos, viudedad, jubilación, nos vemos obligados a replantearnos nuevos retos de vida que nos llevarán a la adopción de estrategias encaminadas a superar esas crisis. Todas las personas podemos llegar a desarrollar esta capacidad. Como ésta se compone de conductas, pensamientos y acciones que pueden aprenderse, cualquiera que se lo proponga puede incrementarla.

Tener una estructura mental segura y flexible no significa estar libre de los diversos conflictos que la vida nos traiga, sino ser más hábil para resolverlos a medida que aparecen. La ventaja de esta actitud es que se va optimizando a sí misma, no es una habilidad que nace con la persona como un don especial.

Varios estudios contemplan la promoción de la actitud positiva como tratamiento preventivo de los trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad. Aunque todos seguramente hemos utilizado en ocasiones, alguno de estos procedimientos para enfrentarnos a los problemas, se han destacado algunas estrategias características de las personas que tienen una actitud positiva y flexible. Por tanto, según van pasando los años y nos hacemos mayores, hemos ido creando y mejorando nuestra autoestima, lo que nos ha ido dando una mayor autoconfianza, por lo que hemos ido tomando decisiones que nos han ido haciendo más responsables y confiados para ver lo que nos puede interesar e incluso cambiar objetivos siempre con un fin.

Hacia donde quiero y como quiero llevar mi vida”; puesto a lo largo del camino enfocado de manera optimista.- Los adultos y personas mayores de esta generación y en este nuevo siglo, son considerados como protagonistas activos de un nuevo modelo de envejecer denominado “Envejecimiento Activo”. Desde un enfoque más profiláctico que curativo, en los tiempos actuales, vemos como la mirada sobre las personas adultas y mayores se dirigen hacia la promoción de la salud para lograr un envejecimiento más saludable, a la par que para retrasar una vejez patológica. De este modo, creencias, mitos, etiquetas, prejuicios y conceptos, que parecían muy arraigados en la sociedad en su conjunto, van dando lugar a cambios que aportan en la edad adulta nuevos espacios donde poder crecer, seguir con su desarrollo personal y, especialmente, seguir activos y participativos dentro de la sociedad actual que, en ocasiones, discrimina y a veces también, rechaza.

Nos podemos encontrar ante grandes catástrofes, situaciones de extrema pobreza o desigualdad social. Pareciera como que no se puede adoptar una actitud positiva y flexible, si no median estos grandes desastres. Nada más lejos de la realidad. Cubiertas las necesidades básicas y sin más camino que el propio ciclo vital, nos iremos exponiendo a una serie de acontecimientos (responsabilidades, pérdidas afectivas, conflictos relacionales, enfermedades, muerte de seres queridos, etc), que tendremos que negociar con habilidad para seguir adelante. También sabemos, gracias a los estudios psicosomáticos, que la manera en la que nos enfrentamos a estos acontecimientos cotidianos, tiene una gran repercusión sobre nuestra salud y es aquí donde nuestra forma de interpretar el acontecimiento juega un papel vital a la hora de calibrar el grado de una adversidad y el estilo con el que lo afrontaremos.

Nos habló el técnico del IMSERSO D. José María Alonso Seco, de la conveniencia de los cuidados personales, como la salud, la alimentación, el ejercicio físico e intelectual, el ocio y nunca dejarnos vencer por la pereza o la apatía, que seguimos perteneciendo al mismo mundo que antes de jubilarnos, con los mismos derechos y obligaciones, y con la misma obligación de defenderlos.

Nos habló en términos comparativos de lo que se denomina estándares de nivel de vida comparándolos con tiempos pasados. Es evidente que si los servicios sanitarios, la alimentación o la higiene, los comparamos con los de hace cincuenta años, la mejora es ostensible, pero si los comparamos con los de antes de antes de la puesta en marcha de esta monumental estafa llamada crisis, la falta de personal en la sanidad pública debido a los recortes, las privatizaciones y principalmente los copagos, hacen que para muchos jubilados y pensionistas la calidad asistencial en  lo que a sanidad y dependencia se refiere, la situación ha empeorado y dado el cariz de las políticas que lleva a cabo el gobierno, existe un riesgo evidente de incrementarse el empeoramiento. El número de personas en riesgo de pobreza, o ya incluidas en ella, incluyendo a personas mayores ha aumentado y su número es creciente.

Por lo tanto, el citado técnico se limitó a inyectarnos optimismo, que no viene mal, pero nosotros tenemos que ver la realidad y darnos cuenta que hay muchas personas que están muy alejadas de la felicidad que nos cuenta el gobierno y sus empleados

Se trata de tener una resistente y positiva capacidad que se puede promover, potenciar y desarrollar a lo largo de la vida. NACEMOS, NOS HACEMOS Y…APRENDEMOS. De este modo queremos mostrar como a través de la educación y la formación a lo largo de la vida, y en especial, la educación para el envejecimiento activo, se puede lograr una mejor calidad de vida: El trabajo orientado a promover y potenciar actitud resistente y flexible, es una de sus formas. La promoción de la salud ha ido ganando terreno e importancia, a la par que la esperanza de vida ha ido aumentando. Para lograr que esa mayor cantidad de años por vivir transcurran con un mejor bienestar, se hace necesario que la calidad de vida mejore en todos los aspectos que lleva implícito. Por ello, entendemos la promoción de la salud como un conjunto de estrategias para conseguir cambios en actitudes y hábitos de vida.

Buscamos promover y potenciar su desarrollo a lo largo de la vida, especialmente en la vida adulta y vejez. Todo ello desde un tipo de pensamiento apreciativo comprometido con la optimización del potencial y bienestar de las personas, más que desde los déficits o riesgos. En definitiva, ayudando a las personas a alcanzar su más alto potencial humano a pesar de sus adversidades y limitaciones. Hoy en día es un hecho innegable que la esperanza de vida de las personas se ha incrementado de una forma considerable y significativa. Así vemos que, lo que hasta unas pocas décadas era el final de la vida, o por lo menos así se vivía, hoy es solo poco menos que la mitad de la misma. Esta verdadera revolución demográfica, producto del avance de las ciencias y en mucho también de la tecnología, ha generado y promovido cuestionamientos y revisiones importantes sobre cómo se entendía y abordada el envejecimiento, así como en el modo como se trabajaba esa etapa y los conceptos y modelos con los que se hacía dicho abordaje. Como resultado encontramos que varios prejuicios se van desterrando y nuevos espacios se han creado y abierto para que las personas adultas y mayores, que han visto ampliado el rango de su ciclo vital con lucidez y salud, lo puedan hacer con una mejor calidad de vida. De este modo en la actualidad vemos que desde diferentes ámbitos y contextos se asume y presta una mayor atención hacia la promoción de la salud y del bienestar psicológico de los mayores.

Apuntábamos que, fruto de los avances de las ciencias y la tecnología, la esperanza de vida de las actuales generaciones de mayores ha aumentado considerablemente: Ahora son más los que viven mayor cantidad de años y además los viven con mejores condiciones de salud y esto precisamente los lleva a buscar nuevos espacios para continuar con su desarrollo personal, defendiendo sus derechos. Este siglo XXI los encuentra con disponibilidad de tiempo libre, con cuerpo y mente potencialmente dispuestos para la actividad y con motivación para seguir insertados en la sociedad con total vigencia… Sepamos pues, aprovechar una de las principales características que nos definen como especie. Los prejuicios y mitos que sobrevuelan la sociedad en su conjunto en ocasiones perjudican el desempeño de los mayores. Junto a desaprender estos prejuicios, insistimos en la conveniencia de un buen aprovechamiento del tiempo libre del que se dispone (llegada ya la jubilación, la emancipación e independencia de los hijos, jubilaciones anticipadas, etc.). Tiempo libre para el que, generalmente no se está preparado, porque pesa sobre la cabeza de estas generaciones de adultos y mayores, aquel dicho acuñado en los comienzos del siglo: “el ocio es la madre de todos los vicios”. Pues bien, la utilización del tiempo libre involucra entonces la actividad en pro del desarrollo personal que favorece una calidad de vida aceptable. Bien sabemos, por otra parte, que el aburrimiento, la rutina, el tedio están cercanos a la soledad y son por lo tanto fantasmas temidos de las personas adultas, y especialmente en la vejez.

Tenemos que adoptar una estrategia de lucha contra la desdicha que nos permita arrancarle placer a la vida, pese a los murmullos de los fantasmas que aún percibe en el fondo de la memoria.

A partir de la mediana edad y en la etapa de la vejez, cobra especial importancia por ser un periodo en el que se suelen presentar diversos eventos críticos altamente estresantes y cabe notar que, a pesar de ello, algunas personas mayores se adaptan a tales condiciones sin mostrar una merma en el bienestar o en la satisfacción con la vida. Podemos decir entonces que la tercera edad es un período caracterizado por la activación de los resortes necesarios los nuevos retos que nos traiga la vida.

Desde la mediana edad suelen afrontarse eventos críticos como son los problemas de salud, la pérdida de seres queridos y, en muchos casos, una disminución y pérdidas en la situación económica. Sin embargo, hay estudios que indican que, a pesar de haber sufrido tales dificultades, y muchas veces en circunstancias extremas, peligrosas o traumáticas (guerras y austeridad); muchas personas mayores se encuentran en buena condición de salud, (aunque pueden tener padecimientos propios de la edad) e, incluso, dan muestras de vitalidad, de buen humor, entusiasmo en realizar actividades que les mantenga ocupados y que aporten beneficios para ellos y para otras personas y, además poseen gran interés en seguir contribuyendo y participando con su familia y amigos. Lo anterior indica que las personas han tenido que ajustarse y sobrevivir a innumerables situaciones de adversidad a través de procesos de adaptación, mediante los cuales, logran mantener un adecuado nivel de funcionamiento en diferentes dominios y consiguen bienestar y una alta y adecuada satisfacción con la vida.

¿Hay lugar para la sorpresa?

En cuanto a la política que lleva a cabo el PP desde que está en el gobierno, desde mi punto de vista no la hay. Nos sorprendía a algunos cuando decía que era el partido de los trabajadores y que no iba a tocar la Sanidad Pública o la Enseñanza, pensiones, en definitiva todo aquello que conocemos como estado de bienestar, que es una forma solidaria de organizar la sociedad y la más desarrollada a la que ha llegado la sociedad humana. Pero esta política nunca formó parte del ideario político y social del PP según han manifestado en múltiples ocasiones muchos de sus dirigentes a lo largo de la corta historia del partido. A sus dirigentes les inspira y se encuentran más cercanos al ideario político del Partido Republicano de los EE.UU y todos sabemos que en ese país y menos en ese partido, para nada figura la forma de organizar la sociedad que tenemos aquí en cuanto a servicios a la comunidad.

El verdadero concepto político del PP sobre la organización de la sociedad es desde el ámbito privado, en que todos los servicios sean privados en el que los hospitales, las escuelas las aseguradoras sean de ellos y el que quiera sanidad y enseñanza o pensiones que se las pague. Dada la gran crisis que ellos mismos han organizado para poder contar con la herramienta adecuada y llevar a cabo las reformas que ellos tienen en su ideario necesitaban tener esa herramienta y ninguna tan perfecta como la gran crisis que organizaron desde que llegaron al poder en el año 1996 organizando la locura de la construcción que ha desembocado en esta gran crisis que tanto ellos necesitaban para desmontar una forma de la sociedad y formar la suya a la medida de sus intereses. Ahora hay mucha gente comprensiva cuando desde los medios de propaganda nos dicen que como hay menos ingresos tenemos que hacer recortes, sin pararnos a pensar que son ellos los que han organizado la situación, es decir, la crisis para que haya menos ingresos y así poder hacer los recortes que tanto deseaban, con la anuencia ignorante de una mayoría. Ahora están en su salsa ideológica y efectivamente “están haciendo lo que hay que hacer”, pero para sus intereses, para unas 80.000 personas que manejan la política y la economía de la nación, no para el resto.

Pues del resto depende que estemos dispuestos a que nos cambien la forma de vivir cediendo a los intereses de una casta que ha sido la ruina de España a lo largo de los siglos y que ahora pretende quedarse con la riqueza de la nación y la libertad de los españoles.

Los ciudadanos debemos respaldar masivamente las acciones convocadas por  asociaciones  cívicas y sindicales en defensa de nuestros derechos sin hacer caso de los llamamientos a la confusión que desde las empresas de propaganda de las patronales (lo que algunos llaman medios de comunicación) COPE, INTERECONOMÍA, EL MUNDO, ONDA CERO, PUNTO RADIO, LA RAZÓN, ABC, LAS TELEVISIONES, ETC, ETC.

Los perjudicados por su política no tenemos medios de comunicación, pero tenemos motivos para protestar y vamos a hacerlo, tantas veces como seamos convocados.

              Contra propaganda

 

Escucho, veo y leo las empresas de propaganda de la patronal (algunos las llaman medios de comunicación) y da vergüenza escuchar tanta mentira, tanto sectarismo descarado, para defender alternativas inútiles, como se ha demostrado.

Comprendo que el empresario que tenga una empresa de propaganda la utilizará para defender sus intereses, aunque en medio quede la verdad. Para ello es necesaria la colaboración de los llamados periodistas, reconvertidos en mercenarios de la palabra, de la pluma o de las cámaras.

El capitalismo salvaje que defienden desde las empresas de propaganda es el causante de la crisis que vivimos y no va a ser ese mismo tipo de capitalismo el que nos saque de ella.

Las propuestas que los sindicatos empresariales lanzan a través de sus empresas, son simples reivindicaciones que nada tienen que ver con los intereses de la economía, son simples reivindicaciones gremiales.

No es creíble una patronal incapaz de crear nada, si no vean de que marca es su coche, ordenador, moto, camión, furgoneta, reloj, radio, video, televisión, bolígrafo, etc, etc…

Construimos obras públicas y toda la maquinaria con que las hacemos es de importación, ni un tractor son capaces de fabricar. Tenemos trenes AVE como si fuéramos los más ricos del mundo (ni Alemania los tiene) pero de la marca Siemens (alemanes). Los mercenarios de la patronal nos ponen como ejemplo de relaciones laborales de Alemania y Suecia. Es que en esos países hay industrias y hay empresas y empresarios y curiosamente los sindicatos tienen mucho más poder que en España.

Condenar a los trabajadores a la esclavitud no sirve para salir de la crisis, solo sirve para crear un país de esclavos, ¿para eso estudiaron periodismo los mercenarios de la palabra, de la pluma y de las cámaras? ¿Para difundir la mentira y crear las condiciones necesarias para esclavizar a los trabajadores? ¿Y no se le cae la cara de vergüenza, ponerse cobardemente al servicio de unos sindicatos patronales súper subvencionados y corruptos? (estos sí que son caros, cobra más el presidente de los sindicatos de los empresarios, en un mes, que los de los trabajadores en seis) tiene más funcionarios la CEOE que los otros sindicatos juntos.

Desde las empresas de propaganda se arremete contra los sindicatos de los trabajadores por que no quieren que los trabajadores estemos organizados para defendernos frente a una patronal subvencionada, inútil y corrupta. Los sindicatos empresariales, CEOE, CEPYME y otros organismos internacionales al servicio el capitalismo que los creó FMI, BM, OMC, UE, son mucho más caros de mantener que los sindicatos de los trabajadores.

La ley de reforma laboral ha servido para despedir más barato, pero no ha creado ni un puesto de trabajo y si la reforman más, despedirán más barato, pero seguirá sin crear ni un solo puesto de trabajo. Hay que crear empresas, pero para eso no valen. Lo único que se les ocurre es convertir en empresas todo lo que sea susceptible de convertir en beneficio privado de la administración pública, no hay ideas para más.

Los que vivimos la dictadura, nos acordamos que nos decían que la democracia era consustancial con la libertad de expresión ¡que mentira!

 

                   Reivindicaciones empresariales

                                           Diciembre 2013

El sucesor del anterior presidente de la patronal, ya le ha presentado las reivindicaciones de su sindicato al presidente del nuevo gobierno. Parece ser que éste ha sido receptivo a dichas reivindicaciones y el paro, la miseria y la esclavitud se verán definitivamente consolidados entre los trabajadores.

Como las reivindicaciones de los sindicatos empresariales se ponen en marcha como si fueran medidas económicas, los trabajadores podremos comprar menos, y habrá menos trabajo y fabricaremos menos y habrá más despidos y mas parados y más miseria y entonces ¿seguiremos llamando a los sindicalistas patronales creadores de riqueza, o vulgares estafadores con capacidad de influencia en sus socios de gobierno? Eso sí, votados por una masa de idiotas dispuestos al hambre, a la miseria, y a la esclavitud.

Si en esta crisis nos rebajan el sueldo y nos quedamos sin ningún derecho ¿en la próxima, nos eliminarán el salario e iremos a trabajar por un bocadillo y descalzos? En la posterior ¿Eliminarán el bocadillo?

Con estos sindicalistas empresariales, que no saben nada de crear empresas y si de reivindicaciones ¿saldremos de la crisis? Seguro que no.

   Seguridad jurídica

No sé si seré capaz de hacer una reflexión acertada sobre esta frase, que en sí misma es una reivindicación y una exigencia de los capitalistas a los gobiernos de todas las naciones. Desentrañar el significado de la frase y sacar a la luz su contenido, es una tarea de la que no se han ocupado mentes más preparadas que la mía, ni profesionales universitarios, ni políticos, ni periodistas. Nada se ha escrito sobre este asunto; por lo tanto, un analfabeto como yo, poco podré aportar lúcidamente sobre un asunto tan espinoso como éste. Los capitalistas exigen seguridad jurídica, aunque ello signifique inseguridad frente a la vida del resto de la población. ¿Tiene derecho el capitalista a tener seguridad en sus beneficios, aunque para ello el obrero tenga que soportar inseguridad para desarrollar una vida digna? ¿Acaso el obrero no es un ciudadano con derechos según dice la constitución, de la que tanto alardean los políticos cuando le conviene? ¿Acaso cualquier ciudadano no tiene derecho a tener la alimentación asegurada, un techo donde cobijarse, a la salud y a tener un acceso a la cultura? ¿Dónde está la seguridad jurídica del pobre? ¿Acaso a expensas de la seguridad jurídica del rico? ¿Es necesaria la miseria del pobre para que el rico tenga aseguradas sus ganancias? Hay ochentaicinco españoles que poseen tantas riquezas como catorce millones y si ampliáramos la lista a doscientos, quizá tuvieran tanta como el resto de la población. No olvidemos que España es el país más desigual de Europa, donde las diferencias sociales y económicas son mayores, ¿solo esos centenares tienen derecho a la seguridad jurídica?  Los demás también reclamamos seguridad para desarrollar nuestra vida dignamente y este gobierno nos la niega; actuemos en consecuencia. Probablemente este asunto diera para escribir más extensamente y hacer un análisis más profundo y que fuera tratado por la opinión pública.

       El fondo de pensiones

El Fondo de reserva de las pensiones de la Seguridad Social, surge en el año 1997 como consecuencia del Pacto de Toledo. Su objetivo es establecer un fondo especial de estabilización y de reserva, para así poder paliar los efectos de los ciclos económicos bajos y atender las necesidades del sistema de pensiones público. El objetivo era que en un sistema de jubilación de reparto y de prestaciones, los superávits había que guardarlos, pues era una garantía de las pensiones futuras.

A pesar de haberse constituido por ley en 1997, habrá que esperar al año 2000, ya que es cuando recibe su primera aportación. A lo largo de estos años vemos, como cada año aumentan los recursos, hasta que en el año 2012, con la llegada del PP empiezan a disminuir.

La libre empresa

Si hablamos o escribimos sobre la situación que vivimos, tenemos que seguir citando los problemas en los que sigue estando inmersa la sociedad, paro, precariedad, pobreza, miseria, pérdida de derechos, desesperación, miedo, incertidumbre y regresión social en todos los órdenes hasta límites insospechados no hace mucho  tiempo. ¿Pero, podemos o debemos seguir hablando de crisis? Después de siete años en los que las cosas no han hecho más que empeorar para la inmensa mayoría de la gente; si solo fuera una crisis ya sería tiempo que a la población le llegaran indicios de recuperación, y no es así, a pesar del lenguaje triunfalista del gobierno. No hay ningún dato que nos diga que sea más fácil buscar trabajo, que los derechos perdidos se recuperen o que el poder adquisitivo de los trabajadores y pensionistas lo vayamos a recuperar; por lo tanto yo creo que debemos manejar el lenguaje de la crisis de forma diferente, porque desde mi punto de vista, lo que empezó como una crisis y por lo tanto como un ciclo más o menos largo, lo están convirtiendo en un modelo social, que por otra parte es el modelo de sociedad que el partido en el poder preconiza desde su fundación como AP y luego como PP. ¿acaso fueron las condiciones laborales anteriores a la crisis las que la causaron? ¿No incidirían más como causa de ella la desregulación financiera de la globalización y la burbuja inmobiliaria que el PP provocó la anterior vez que estuvo en el gobierno? Fueron ellos los causantes de la crisis y los trabajadores, los pensionistas, el pequeño y mediano comercio y la pequeña y mediana empresa los que la estamos sufriendo. ¿Acaso son medidas para salir de la crisis la privatización de la Sanidad, la educación, quitar recursos de la ley de dependencia para encaminarla a su privatización o diseñar políticas impositivas que merman ingresos a la Seguridad Social comprometiendo el futuro de las pensiones? ¿No será más probable que esta derecha inútil, parásita y corrupta aproveche la ocasión de la citada crisis, que ellos han creado, para implantar su modelo social, consistente en una inmensa estafa, en el que conviertan nuestros derechos en su negocio?

Mientras, el gobierno a través de su inmenso aparato de propaganda nos dice insistentemente que ya hay pruebas fehacientes de la salida de la crisis y que vamos a ser el motor que tire de la estancada economía europea, que por algo será que seamos felicitados por los empleados de Goldman Sachs, situados en los principales organismos internacionales que dirigen la economía global. Pero los que pisamos la calle, lo único que vemos es el aumento de la pobreza, la única luz que vemos en el túnel es la de un tren que viene hacia nosotros cargado de miseria, precariedad y hambre; pero conocemos a los maquinistas de ese tren y podemos cambiarlos.

Cuando se comentan los aconteceres de la vida diaria de la nación no podemos dejar a un lado la corrupción, puesto que es motivo de conversación en la calle.

Nada puedo yo aumentar sobre los casos de corrupción que todos conocemos, Gurtel, Bárcenas, ERES, Puyol, y etc.… Para aportar un nuevo concepto o una nueva reflexión, quizá deberíamos empezar por cuestionar el sacrosanto principio del capitalismo, la “libre empresa”.

Si nos damos cuenta, todas las estafas conocidas y la ingente cantidad de fraudes que se hacen a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social, que se publican en la prensa diaria, pero que al ser tantos pasan desapercibidos para el público, se llevan a cabo a través de empresas creadas expresamente para defraudar, a través de contrataciones irregulares de trabajadores en perjuicio de la Seguridad Social y de la Hacienda Pública. Entonces, desde mi punto de vista, razonablemente debemos cuestionar el concepto de libre empresa, siempre y cuando la “libre empresa” tenga como objetivo el fraude y la estafa. No olvidemos que el fraude en España se cifra en un 25%, ¿la libre empresa es para eso? En definitiva libre empresa para crear riqueza y bienestar sí, pero libre empresa para el fraude, la estafa y la explotación salvaje no. Se puede decir que las empresas que incurran en irregularidades tendrán que enfrentarse a la ley; pero la experiencia nos dice que después de procesos judiciales larguísimos, en contadas ocasiones reintegran lo estafado y raramente pagan con la prisión sus delitos. Todo ello sin contar las sucesivas amnistías fiscales que los sucesivos gobiernos otorgan a los defraudadores.

Manifestación en Madrid

24 de marzo de 2014

Se celebró en Madrid el pasado día veintidós una gran manifestación convocada por plataformas cívicas, asambleas de parados, diversos colectivos sociales y sindicatos minoritarios.

La manifestación transcurrió pacíficamente en todo su recorrido, iniciando el mismo a las cinco de la tarde en la estación de Atocha y finalizando en la Plaza de Colón a las ocho y media aproximadamente.

Fue el punto culminante de las marchas que se habían iniciado en diversos puntos de la península por parte parados, desahuciados y otros colectivos de personas afectadas por esta inmensa estafa a la que estamos siendo sometidos los españoles, haciendo pública su protesta más de un millón de ciudadanos en las calles de Madrid. Algunos medios de comunicación internacionales dan la cifra de dos millones de personas las asistentes, mientras que las empresas de propaganda de la patronal española (lo que algunos llaman medios de información) dan la cifra de 50.000 e incluso de 35.000. La manipulación en esta ocasión no puede ser más vergonzosa. Fue de todas las maneras la más grande manifestación a la que yo he asistido.

Los más diversos colectivos estaban en la manifestación; cada uno con sus problemas, pero todos relacionados con la nefasta acción del gobierno. Bomberos, parados, jubilados, los obreros de Coca –Cola, que no quieren que cierren las plantas embotelladoras donde trabajan, a pesar de los beneficios obtenidos por la empresa, los de un pueblo que no quieren que les privaticen el agua y otros muchos colectivos, cada uno con sus problemas y sus aspiraciones u opiniones.

Fue una jornada de protesta civilizada y democrática en la que la gente salió a la calle haciendo público el malestar en el que vive a consecuencia de la política del gobierno.

Ya es común a todas las manifestaciones que se celebran en los últimos tiempos, que el motivo de la protesta sea por regla general los tan impopulares recortes y el retroceso en los derechos sociales. Las protestas cada vez van adquiriendo más intensidad y van profundizando en el sentir de la gente a medida que se va dando cuenta que más que una crisis es una auténtica estafa y que lo detraído de nuestros derechos, no sirve para salir de la citada crisis, sino para tapar las infinitas trampas de banqueros y capitalistas. Los ciudadanos van adquiriendo conciencia que la acción del gobierno no es buscar el bien general de la población, lo cual debería ser su deber, sino convertir en negocio de la casta gobernante, lo que antes era patrimonio social de todos los españoles, como la sanidad, la educación, las pensiones o la ley de dependencia y todas aquellas parcelas de la administración pública susceptibles de convertir en negocio privado. Pongamos como ejemplo el Registro Civil o el de la Propiedad. (Qué casualidad que Rajoy y su familia sean notarios y registradores).

Confío en que la gente se vaya dando cuenta que la forma de vivir que teníamos y que nos intentan cambiar para convertirla en negocio de una casta social parásita y autoritaria, que considera a España como su finca de recreo y en la que el resto de ciudadanos desempeñemos el papel de fieles criados, la queremos seguir manteniendo y pagando con nuestros impuestos como hemos hecho hasta ahora.

En cuanto a la manifestación tengo que decir que lo que yo presencié discurrió con absoluta normalidad, sin que nadie protagonizara ningún incidente. El aparato de propaganda de la patronal destaca con gran alarde informativo unos incidentes que por lo visto sucedieron en la Plaza de Colón al final de la manifestación.

Según las informaciones que yo tengo, proporcionadas por una persona que estuvo presenciando los hechos, éstos sucedieron de la siguiente manera.

Al final de la manifestación unos oradores intervinieron con un discurso sobre los motivos de la convocatoria. Acabada la intervención de estos; otros oradores, con un megáfono continuaron hablando. Cuando éstos estaban en su discurso, un grupo de policías irrumpió violentamente invadiendo el grupo de espectadores, e interrumpiendo la alocución de los oradores. La invasión de le policía provocó el consiguiente caos, que es lo que necesitaban los medios de propaganda de la patronal para poder desviar el interés mediático de los verdaderos motivos de la manifestación. Si no hubiera habido incidentes a lo mejor tendrían que hablar de los motivos por lo que nos manifestamos y eso no les interesa. Los que le pueden sacar rentabilidad mediática a dichos incidentes son los capitalistas, dueños del sistema y de dichos medios. Por lo tanto es más que sospechoso, que esos incidentes estuvieran previamente planificados.

Pero si como he dicho antes la convocatoria y el posterior desarrollo de la manifestación fue un éxito, el resultado futuro está por ver. No basta con salir a la calle a manifestar nuestras frustraciones y nuestros problemas. Tenemos que ponernos como objetivo quitarles el poder. Podemos hacerlo. Es inexplicable que una casta social minoritaria explote y oprima a la inmensa mayoría de la población sin que ésta reaccione utilizando algo tan sencillo como es su voto.

Si hay 6.000.000 de parados, sin perspectivas de futuro; 17.200.000 trabajadores cotizantes a la Seguridad, a los cuales les han sido suprimidos los escasos derechos que tenían; 9.000.000 de jubilados y pensionistas a los cuales no solo les ha sido rebajada su pensión, sino que está en el punto de mira de los poderes financieros y capitalistas para convertirlas en negocio privado. Ninguno de estos ciudadanos tiene motivos razonables para seguir votando a los actuales gobernantes. Treinta y dos millones de votos de los perjudicados por la crisis que los capitalistas nos han creado, son suficientes para expulsar del poder a esta casta parásita e inútil que está hundiendo a España en la incertidumbre y la miseria.

El objetivo de los desheredados por el sistema no puede ser otro que arrebatarle el poder mientras haya algo de democracia y podamos ir a votar, aunque solo sea una vez cada cuatro años.

Sus mensajes

Decía un filósofo del Siglo alemán que tenía muchas barbas llamado Carlos, que la moral dominante era la moral de la clase dominante. La moral, los hábitos, las costumbres las impone la clase que tiene los resortes del poder. El poseer en forma de monopolio las empresas de propaganda (lo que conocemos como medios de comunicación) significa el privilegio de dirigirse a las masas para propagar entre ellas los intereses de esa clase dominante.

El único ser de la naturaleza capaz de expresar sus pensamientos mediante palabras, es el hombre, y algunos, quizá dotados de más inteligencia, fueron capaces de imponer sus pensamientos a los demás mediante la palabra. Pero cuando en torno a esa persona y ese mensaje, hubo un grupo numeroso de seguidores, tampoco dudaron en usar la fuerza para imponerse a otros y se crearon las religiones y las naciones y los grupos que impusieron sus creencias crearon también sus normas de obligado cumplimento para todos y las llamaron leyes, que a su vez siempre estuvieron para favorecer a la clase dominante.

El mejor negocio jamás inventado ha sido las religiones. Consiste en ofrecer un premio para después de muerto en un mundo mejor y más justo. De esa forma, los que mandan, tienen justificado el mundo en el que nos hacen vivir, diciéndonos que aunque este mundo sea injusto, el de después de muerto estará colmado de bienes diciéndonos por ejemplo que:

Bien aventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos; que como no se sabe si ese cielo existe, es como no ofrecer nada. Pero por si acaso no existiera, los empleados de la religión se han quedado con el cielo de aquí y el cielo de después de muerto, para los pobres y los dominados.

Nos dicen también queBienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra. Será por eso por lo que los predicadores siempre poseyeron y poseen, las mejores fincas; (escrituran a su nombre hasta la Mezquita de Córdoba, que vale mucho, o el cementerio de Palazuelo de Sayago, que no vale nada). Aunque éstos de mansos han tenido poco; han bendecido todas las guerras de donde pudieran sacar beneficio.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán hartos.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Y bienaventurados los que padecen hambre y sed de justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Que no se preocupen los sindicalistas encarcelados por ejercer el derecho de huelga, porque a cambio les han entregado el reino de los cielos; ya no solo Felipe VI tiene un reino, los sindicalistas tienen otro. Lo que pasa es que el jornal por el reino de Felipe VI quizá sea más alto que el del reino de los sindicalistas.

Para propagar todas estas mentiras hay que tener medios, púlpitos o emisoras de radio, altar de imágenes o televisiones, predicadores o tertulianos, encíclicas o periódicos. Todos esos medios los tiene la clase dominante, la clase dominada, no tenemos nada, solamente la cabeza bastante destartalada y vacía, con huecos suficientes para que sus mensajes encuentren acomodo en nuestra mal acomodada sesera.

Durante siglos, los púlpitos fueron de uso exclusivo de los empresarios de la religión (esos que ofrecen las bienaventuranzas) y lo siguen siendo; lo que pasa, es que desde que la gente tuvo acceso a leer libros, que otros hombres también inteligentes escribieron, diciéndonos, que eso de las religiones es una inmensa mentira, propagada para ejercer el poder unos sobre otros, hay mucha gente que ya no va a escuchar lo que en los púlpitos se dice, y hay que crear otros, para seguir imponiendo las ideas e intereses de la misma clase social que se ha mantenido el poder desde siempre. Lo que explica que una clase social, inmerecedora del poder por su pasado, lo siga disfrutando con los votos de sus propios explotados y desheredados, ¿si no poseyeran esos medios de comunicación lo conseguirían?

Por eso debemos ser precavidos y desconfiados con los mensajes que nos mandan desde sus púlpitos, que siempre usaron para defender sus interese, ahora, no nos quepa duda que también lo hacen. Soy desconfiado del producto televisivo PODEMOS. Saben que los desheredados, los explotados, los perjudicados por esta inmensa estafa que ellos han montado, somos más de treinta millones y que si se nos ocurriera hacérsela pagar unificando nuestros votos, le quitaríamos el poder. Lo mejor que hay contra la unidad es la división, y que mejor que meter entre nosotros la cizaña del populismo mandándonos a redentores, que a los únicos a los que va redimir es a los que han puesto sus empresas de propaganda al servicio de sus propios intereses, no al servicio nuestro, sino al suyo.

¿Acaso somos tan ingenuos, para pensar que han puesto sus empresas de propaganda a nuestro servicio y en contra de ellos? No. Necesitaban un producto que trabaje a su favor y lo han encontrado en el PODEMOS. Claro que pueden; primero porque tienen los medios y segundo porque saben que es fácil sembrar entre nosotros la discordia, la insolidaridad y el egoísmo. Tienen siglos de experiencia en reclutar predicadores y ahora han encontrado a uno con coleta que se presta magníficamente a sus objetivos.

¿De qué sirvió el 15 M? Para que ganara el PP de manera aplastante el 22M. La mejor jugada política que le ha salido a los dueños de esos medios de propaganda ha sido el 15 M. También le salió, que ahora quieren repetir la jugada. Con los rescoldos aquellos han creado un nuevo fuego que nos arrasará; porque la derecha ha pensado, que si les dividimos, PODEMOS ganar nosotros, o sea, ellos. Las próximas elecciones serán las municipales y autonómicas, igual que a ellos les queda mucho tiempo para desbaratarnos aun más la sesera, también nos queda a nosotros para procurar de comprender que ahora no se trata de izquierdas o derechas; se trata de que los perjudicados por la crisis tengamos una sola urna y los beneficiarios de ella otra. No PODEMOS votar a la misma candidatura los perjudicados y los autores de éste inmenso robo llamado crisis.

LA URNA DEL PP Y LA URNA DEL PODEMOS SIRVE A LOS MISMOS.

PERO UNIDOS PODEMOS

 

Los nuevos socialistas

Esto es una nueva reflexión sobre la gestión que de la economía hace el gobierno, que a mi juicio consiste en aplicar una mezcla de liberalismo salvaje para los pobres y un socialismo para ricos.

El capitalismo liberal en su forma más salvaje se lo aplica a los pobres, liberalizando al máximo las relaciones laborales, condenando a la miseria y a la esclavitud a los trabajadores, con salarios miserables y total sumisión a los intereses empresariales, hasta el punto de que ya no se puede decir que España sea un estado de derecho para los trabajadores. En nombre del liberalismo salvaje convierten la enseñanza y la sanidad, que deberían ser un derecho de los españoles, en negocio de unas élites parásitas y corruptas.

Las empresas concesionarias que ahora figuran en el índice bursátil IBEX 35, que se enriquecieron en el pasado con los pelotazos económicos que les concedieron los gobiernos para construir diversas infraestructuras con cargo a los impuestos de todos los españoles; dada su inutilidad para crear riqueza y como el filón de las carreteras, los ferrocarriles, los aeropuertos y la explosión de la burbuja inmobiliaria que el PP creó cuando España tuvo la desgracia  de que semejante gentuza estuviera en el gobierno entre los años 1996 y 2004, ahora, son incapaces  crear nada, continúan pegados como lapas a las ubres del estado,  desangrando a España como han hecho a lo largo de los siglos; esta vez a costa de la educación, la enseñanza, las pensiones y la pobreza del pueblo en general.

Los derechos que a nosotros los pobres nos quitan con los famosos recortes en nombre del liberalismo, los socializan en favor de los ricos y la vez privatizan las ganancias. Tenemos un ejemplo bien claro en el caso Bankia, que mientras entre todos los españoles hemos tenido que aportarle 24.000 millones, para tapar el agujero de su inmensa estafa. Cuando después de saneado el banco, con nuestro dinero, han tenido beneficios, esas ganancias no son para los que hemos puesto ese dinero, sino para los ladrones que organizaron la citada e inmensa estafa. ¿Quién me va a devolver a mí el dinero que tuve que poner para tapar el agujero que dejó el ex presidente de la patronal en Bankia por el impago de su deuda? ¿Qué adelanto yo con que esté en la cárcel?

El gobierno se convierte en socialista cuando de socializar pérdidas se trata y practica el                            liberalismo capitalista más salvaje cuando privatiza ganancias, aunque para ello tenga que someter, a la explotación y a la miseria más cruel a los trabajadores y a la mayoría de la población. Las escuelas, los hospitales, los aeropuertos, los ferrocarriles y sus trenes y todo lo que componía el patrimonio social de los españoles ya lo habíamos pagado con nuestros impuestos y ahora el liberalismo capitalista los pone al servicio de los ladrones que solo se han dedicado a expoliar a España durante siglos.

Además tienen la desfachatez de acusar a las candidaturas de izquierdas de tratar de imponer un sistema como en Venezuela o Cuba. Con las medidas y las formas de gobernar el capitalismo liberal, pronto seremos los trabajadores tan pobres como los venezolanos o los cubanos; ellos, los ricos, ya lo son más, que los ricos venezolanos. En España la pobreza crece a pasos agigantados. Nos dicen que el capitalismo crea riqueza; será cierto, pero a los pobres no le toca nada.

¿Cómo participa de la riqueza un parado? ¿Cuánta diferencia hay entre un parado y uno que tiene un contrato de trabajo de doce horas al mes?  Solo una, que el que tiene ese mísero contrato no figura en las listas del paro, pero está en la misma lista de la pobreza y encima explotado.

      Los españoles

Tratar de definir las peculiaridades sociológicas de los españoles en un escrito de un folio, obliga necesariamente a ser impreciso y si esa definición la hace un aficionado como yo, su valor deberá ser interpretado, solo, como mi propia valoración.

Dicen los estudiosos de la antropología, que el origen del hombre tuvo lugar en el continente africano y que a partir de allí se extendió sobre toda la tierra. Si nos ponemos frente al mapa del mundo, ésta zona de la tierra era el fin del camino de todas las migraciones de lo que hoy conocemos como continentes    africano y euroasiático. Pueblos procedentes de oriente, fenicios, griegos y romanos, con culturas consolidadas, llegaron a la península a través de los siglos y cada uno de ellos dejaron su poso cultural, que ha servido para conformar la base de la sociedad actual, pasada por el tamiz de la historia; conquistas, reconquistas, religiones, etc.

Excepción fueron los pasajes de nuestra historia en los que los españoles tuviéramos un proyecto político, económico o cultural común para proyectar y consolidar en el mundo un poder, como si lo han tenido otras culturas.

Siempre tuvimos entre nosotros suficientes canallas que pusieron por delante sus intereses de casta o de secta a los intereses de la mayoría de los españoles.

A la situación que vivimos hemos llegado por los avatares de nuestra historia, en los que no puedo entrar, por la cortedad de mis conocimientos, principalmente, y lo reducido del escrito.

A lo largo de los siglos no hemos sido capaces, que en el trozo de terreno que hay de los Montes Pirineos hacia el Sur haya un proyecto cultural, político, económico y social común, sino que cada trozo de este territorio se empecina en conservar restos de culturas pasadas, que nada tienen que ver con el mundo actual y mucho menos con el mundo futuro que se nos anuncia.

Después de tantos siglos, somos unos comerciantes más granujas que los fenicios, menos cultos que los griegos, peores políticos que los romanos, pero tan fanáticos como los musulmanes.

Hemos construido una sociedad en la que el Estado Vaticano tiene muchísimo más poder, que los trabajadores del Estado español, un estado en el que un ladrón tiene más consideración social que un trabajador. Al sindicalista se le critica, se le menosprecia, al ladrón se le vota, (diputado del PP por Segovia) el sindicalista va a la cárcel (a partir de febrero a unos sindicalistas de CC.OO le piden sesenta años de cárcel por protestar en la calle contra la reforma laboral y los recortes en los derechos de todos los ciudadanos). Un gitano tiene mucho mas reconocimiento social y muchos más derechos que un trabajador y sin haber aportado a la sociedad nada más que delincuencia, picaresca y maldad.

Si la globalización es una realidad, deberemos globalizarnos como europeos, conservando en lo posible nuestras peculiaridades culturales como españoles, porque el mundo, en el que ya estamos, no reserva espacio para pequeñas tribus, que parece ser que es en lo que seguimos gastando nuestras escasas fuerzas.

Si trasladamos nuestro pensamiento a la situación actual, no se augura un panorama despejado; sino todo lo contrario. La incertidumbre se cierne sobre la sociedad; y ese es el peor augurio. Durante el pasado siglo (salvo un corto periodo) y en lo que llevamos de este, las castas que detentaron el poder (y lo detentan) solo se preocuparon (y se preocupan) de su propio bienestar, pero nunca del de el pueblo.

Pero, y ahora ¿Qué hacemos? Asunto complicado. Desde dos años antes de las elecciones yo proponía en las redes sociales que las víctimas de la crisis formáramos una única candidatura. Mi propuesta fracasó, tuvo más éxito la burguesía del IBEX 35 presentando candidaturas para fragmentar nuestros votos, sabiendo, como yo sabía, que estando unidos, nuestra abrumadora mayoría podría convertirse en un gran peligro para ellos y les podíamos quitar el poder.

Tan afectado por la crisis es uno que vote a un partido como a otro. Si hay cuatro parados y cada uno vota a un partido, habrán divido sus fuerzas, pero seguirán siendo cuatro parados, mientras que si unieran sus votos podrían gobernar ellos. Tenemos que corregir nuestros propios errores y formar un nuevo bipartidismo que consista en que un partido lo formemos las víctimas de la crisis, (somos más de treinta millones) y del otro los que la crearon y se están enriqueciendo con ella (una minoría).

Tener un programa político es fácil: queremos la unidad de España y queremos el reparto justo de la riqueza, desde Canfranc hasta Tarifa y desde Finisterre hasta Olot, incluyendo las Baleares, Canarias, Ceuta, Melilla y la isla Perejil.

Este tinglado de votos que hemos preparado, no creo que tenga mucho recorrido. Volverá a haber elecciones pero tenemos que aprender a votar, cualquier tontaina no vale. Hemos despreciado a los buenos y hemos votado a los malos: hemos malgastado nuestro voto haciendo caso a las empresas de propaganda de los que crearon la crisis ¿acaso pensamos que iban a poner al servicio de sus víctimas sus medios de manipulación y propaganda?

 

El cerro

El día 5 de noviembre de 2011 hubo una concentración en La Cistiérniga para subir posteriormente en manifestación al cerro de San Cristóbal y reivindicar a la Junta de Castilla y León, de acuerdo con la Ley de Memoria Histórica, para que derribe el monumento allí existente levantado por el régimen franquista en honor al fascismo en el año 1961.

Se ha constituido una plataforma de gente que ha reunido más de 5000 firmas para reivindicar la desaparición de dicho monumento.

Asistió, tal como yo suponía, mi antiguo compañero y amigo Luis Nistal Oblanca, antiguo compañero en la FASA y en el taller del Galo, de Tudela.

Tenía gana de verlo, porque su salud no es buena y estaba muy interesado en saber de él. Se tuvo que jubilar con 57 años a causa de un cáncer de estómago. Le operaron y le quitaron parte del mismo. Me dijo que de eso estaba bien, que podía comer de todo y todo le asentaba bien, aunque tenía que comer en poca cantidad, al tener reducida la capacidad del estómago; pero que le extrajeron recientemente unos pólipos del Colom dos veces, la segunda de ellas, uno de los pólipos extraídos  era malo y que estaba esperando unas pruebas definitivas. Estaba muy preocupado por si tenía que llevar una bolsa con una sonda, yo le animé y le dije que conocía a un compañero que le había operado de lo mismo y que ahora estaba bien.

Su mujer, Olga, también sufre un tumor en la cabeza del que la han operado y dice que le ha desaparecido según las pruebas periódicas que le han hecho.

Su salud es motivo de zozobra y sufrimiento y yo lo lamento de todo corazón porque son buenas personas y no se merecen el sufrimiento y menos la falta de salud.

Deseo fervientemente que se recuperen y el tiempo que le quede de estar vivos lo sea sin sufrimientos.

Cuando estuve informado de su salud desvié la conversación hacia otros asuntos más mundanos para no insistir en un asunto que con seguridad le haría sufrir. Hablamos de los viejos tiempos, de la vida, de la política.

Me dijo que tenía dos nietos, del matrimonio de su hijo, que vivían en Logroño a causa de que su nuera el trabajo lo tiene en esta ciudad.

   Para las elecciones

La campaña electoral ya ha comenzado. El gobierno que hemos padecido en esta pasada legislatura, se instaló en la mentira desde el primer día que accedió al poder, tratando a los ciudadanos de idiotas incapaces de comprender la realidad de su vida. No obstante en época electoral, las mentiras se incrementan; porque mienten cuando hablan de recuperación económica, aunque sea posible que la citada recuperación haya llegado a la oligarquía económica y empresarial del IBEX 35, y sus dominguillos del PP y el PSOE. También es posible que la oligarquía vaticana ni siquiera se haya enterado que la tal crisis existe, puesto que los 11337 millones de € que entre todos les aportamos, los siguen recibiendo sin ninguna clase de recortes.  Por cierto, en mi barrio la única empresa que ha hecho inversiones millonarias en su ampliación es la vaticana; el resto de negocios unos mal viven, y otros cierran para no volver a abrir.

Los 17. 200.000 de trabajadores en activo no tienen noticia de tal recuperación, sigue en vigor hasta la última coma de la reforma laboral, las condiciones de trabajo cada día son más miserables; la austeridad solo es para los pobres; basta para probarlo el hecho que hay 85 personas en España que poseen tanta riqueza como 14 millones de españoles. Curiosamente la única certeza que tenemos, es la incertidumbre ante el futuro de la mayoría de la población. Los trabajadores que tienen un contrato de trabajo de 16 horas al mes y 90 € de salario no saben nada de la tan mentada recuperación económica.

Los nueve millones de pensionistas la única noticia que tienen de la propagandística recuperación, es que éste gobierno ha dilapidado 32.000 millones del fondo de pensiones desde que llegaron al poder, que es lo que se han ahorrado los empresarios en cotizaciones. Pero esos 32.000 millones que los empresarios se han embolsado, no han servido para invertirlos en cambiar el sistema productivo, han ido al fraude fiscal y a los paraísos fiscales. Si no hay un equilibrio entre ingresos y gastos en la Seguridad Social, más pronto que tarde el sistema colapsará y nuestras pensiones correrán un grave peligro, si no ponemos remedio con nuestros votos y evitamos que gobiernos extremistas del neoliberalismo salvaje, como los que hemos padecido en las últimas décadas, sigan poniendo en peligro nuestros derechos conseguidos después de una vida de trabajo.

El que algunos obreros hayan dejado de figurar en las listas del paro para pasar a tener un contrato de 16 horas al mes por 90 €, no quiere decir que la situación de miseria de ese obrero haya cambiado nada. Según las cuentas del gobierno, despedir a un obrero que tiene una jornada de trabajo de ocho horas y sustituirlo por tres, con contrato de dos horas, es ganar dos puestos de trabajo; de ésta forma, si antes vivían en la miseria tres, ahora, viven cuatro.

De lo que si tenemos noticia es del deterioro de la sanidad pública (no puedo enumerar casos concretos en un escrito como éste, necesitaría un libro). También estamos al tanto de lo que ganan las constructoras que construyeron la crisis inmobiliaria y las privatizadas empresas sanitarias del marido de la Cospedal, con la gestión de las mamandurrias que los gobiernos les han concedido para especular con la sanidad, educación, pensiones, o ley de dependencia. Nos hemos enterado que la Ley de Dependencia ha sufrido drásticos recortes, pero la financiación del sindicato vaticano, como he dicho antes, ni un solo €.

El dinero que pagamos con nuestros impuestos para financiar la enseñanza se puede utilizar para dos cosas: para enseñar e instruir a los ciudadanos, o para enriquecer a sus concesionarios; el gobierno del PP ha optado por lo segundo; prueba de ello es que en los informes sobre educación que hace la UE, somos los últimos de la Europa de los 28: peor imposible (ya somos los últimos). No puedo por menos de hacer un comentario sobre la educación: teniendo en cuenta que todos los banqueros, empresarios y políticos han estudiado en colegios privados (casi siempre de curas), más bien parece que hayan estudiado en una escuela de carteristas; a la vista de los resultados me atengo.

Es probable que durante la campaña electoral oigamos hablar de la corrupción, como todos los días, pero si solo nos hablan de ella capítulo a capítulo, asistiremos al espectáculo informativo de la misma, pero de la información necesaria para que el público le entienda, nada de nada. La verdadera podredumbre del sistema está en la concesión de servicios públicos a empresas privadas. Ese mundo de las concesiones públicas a corporaciones privadas es inconcebible sin los famosos sobres y sin corrupción. Esto lleva siendo así siglos porque tenemos la derecha más inútil, parásita, corrupta y subvencionada de Occidente, que lleva desangrando a España siglos a través de concesiones, prebendas y mamandurrias; la burguesía industrial y creativa no existe. La corrupción es inherente al sistema y a la historia de España, sin corrupción la derecha estaría en el paro. Esta derecha de rosario y escopeta, sobrevive a cuenta de los presupuestos generales del estado desde hace siglos.

Cuando vayamos a votar, nos acordaremos de la Ley Mordaza, elaborada exclusivamente para criminalizar las justas protestas de la gente por las consecuencias de esta colosal estafa llamada crisis. No se nos ha olvidado tampoco la Ley de Tasas, cuyo fin es dificultar a los ciudadanos la resolución de sus conflictos ante los tribunales en los tribunales de justicia.

Una de las estafas mas vergonzosas de la historia de España ha sido la de las preferentes; ya sabemos que empezaron en el año 2003 cuando gobernaba el PP, y continuaron cuando gobernó el PSOE. Tendremos en cuenta cuando vayamos a votar, que el actual presidente del gobierno y candidato, entonces era ministro del gobierno que permitió semejante estafa.

No es un detalle que debamos pasar por alto el día de ir a votar, los 60.000 millones (algunos dicen que más) que nos han costado a todos los españoles tapar sus chanchullos en la banca.

Cuando estos expertos ladrones llegaron al gobierno, la deuda de cada español era de 15200 €, después de cuatro años de su desastrosa gestión, debemos 21700. Cuando llegaron al gobierno cada pensionista teníamos en el fondo de pensiones 7500€, cuatro años después de gobierno de estos timadores nos quedan 2700.

Como ya no queda dinero para seguir construyendo autovías sin coches, aeropuertos sin aviones o trenes rapidísimos, pero sin viajeros, no conocen otro recurso que utilizar el dinero que todos aportamos para financiar nuestros derechos, para convertirlos en su negocio. Ni saben, ni valen, para nada más.

La propagandística recuperación económica que tanto airean las empresas de propaganda de la patronal y su gobierno, no ha llegado al polígono industrial que hay cerca de mi casa; cada vez hay más naves cerradas en venta o alquiler: que le pregunten a los empresarios que tuvieron que cerrar su empresas o a los trabajadores que perdieron su puesto de trabajo por la recuperación económica.

Como la realidad que nos toca vivir a los treinta y tantos millones de personas de personas víctimas de esta colosal estafa llamada crisis, que los que están ahora en el poder nos montaron la otra vez que estuvieron, no coincide con la propaganda y los desesperados intentos de hacernos tragar con ruedas de molino, se lo recordaremos el día de las elecciones, no sin antes decirles que como cristianos que dicen que son, cuando roban pecan e incumplen el séptimo mandamiento de su religión; pecan contra el quinto de sus mandamientos que prohíbe matar, cuando avalan guerras en las que van cientos de miles de muertos inocentes (Iraq); pecan contra el octavo minuto a minuto, las veinte y cuatro horas del día, los tres cientos sesenta y cinco días del año cuando hablan, puesto que no han dicho una verdad jamás; pecan contra el décimo cuando codician los bienes ajenos: recordemos su corrupción y las preferentes, ¿no serán capaces sus subvencionadísimos pastores de Conferencia Episcopal de mandarles una Pastoral que le sirva de salvo conducto para el infierno?

Todo esto lo tendremos en cuenta el día de ir a votar, o deberíamos tenerlo.

Cataluña

La actualidad política se centra en Cataluña. Tienen previsto hacer una declaración de independencia el próximo día 9 de noviembre. Dicen que no se ajusta al ordenamiento jurídico en vigor. El gobierno de la Generalidad incumple las leyes y resoluciones de los tribunales desde siempre y nunca ha pasado nada. Los gobiernos del Estado nunca tomaron medidas para hacer cumplir las leyes. Ante la dejación de funciones por parte de los gobiernos centrales, los gobernantes catalanes han continuado su ruta sin trabas y hemos llegado a esta situación, queremos rescatar el barco cuando el agua llega a las velas y no intervenimos cuando entraba un poco en la bodega.

Como obrero afiliado a un sindicato, CC.OO, tengo que decir que estos asuntos de las independencias promovidas por los señoritos de cualquier territorio del mundo no me interesan nada. En el capitalismo la primera de las independencias y libertades es la económica y esa no la van a conseguir los obreros catalanes con la independencia que promueven los señoritos de ese territorio.

La burguesía catalana está eufórica con la reforma laboral que ha hecho el PP; ha entrado a saco y llena de gozo en las privatizaciones promovidas desde el gobierno de Madrid. No son menos ladrones los capitalistas catalanes que los del resto de España.

Los obreros catalanes, los madrileños y los de Zamora, sufrimos por igual las consecuencias de esta colosal estafa llamada crisis. Nos estafaron 60.000 millones para tapar sus chanchullos bancarios. Nos estafaron otros 30.000 en las Preferentes; nos organizaron una burbuja inmobiliaria para llevar a la clase obrera a la ruina mientras que los capitalistas se enriquecen. En Cataluña se desahucia con las leyes de Madrid; esas si se cumplen. Donde más se privatizan la sanidad y la educación, es en Cataluña. A los jubilados catalanes les han sacado 30.000 millones del fondo de pensiones como al resto de los españoles y Arturo Más no ha dicho nada.

El principal problema de los obreros catalanes, castellanos o andaluces es el mismo; el desigual reparto de la riqueza, el paro, la precariedad laboral y la incertidumbre ante el futuro. Mientras que se acumulan ingentes cantidades de capital en los paraísos fiscales, (de eso nos pueden informar los Pujol) en nuestro país el 25% de la gente está en el umbral de la pobreza. ¿Eliminará el gobierno de los independentistas la reforma laboral? ¿Derogará la ley mordaza? ¿Devolverá a los preferentistas el dinero? ¿Volverán a ser públicas la enseñanza y la sanidad? ¿Los obreros catalanes recuperarán el poder adquisitivo perdido durante esta colosal estafa avalada por la reforma laboral?

Ante tanto disparate a los obreros nos queda el recurso de pertenecer a la única organización coherente, como así se ha demostrado, que es CC.OO. Cuando los gobiernos del neo liberalismo promovieron las reformas laborales, primero el PSOE y luego el PP, yo participé en tres huelgas generales convocadas por los sindicatos y entonces pronosticaron que esas reformas no iban a servir para nada, como así ha sido. El único plan que se ha presentado al gobierno para el sostenimiento de las pensiones presentes y futuras, ha sido el que CC.OO presentó en el año 2013.

CC.OO ha estado y está a la cabeza de la lucha en contra de que los capitalista conviertan en su negocio lo que son nuestros derechos, y son nuestros porque los pagamos.

Los treinta y tantos millones de víctimas del neo liberalismo criminal deberíamos de haber presentado un frente unido para expulsar del poder a esta canalla para siempre. Si eso no ha sido posible, convirtamos las CC.OO en la última trinchera que le queda de superar al capitalismo salvaje.

 

Insistimos

Como creo que teníamos razón y la seguimos teniendo los que decíamos y seguimos diciendo que la reforma laboral iba a ser un fracaso, como se está demostrando en la evolución del paro y la ruina económica generalizada a que está llevando a la economía del país y de sus gentes en general, tenemos razones sobradas para exigir que sea retirada de manera inmediata, antes que cause más daño a la economía. Y tendremos razón para decirle al gobierno de la insensatez que cometió cuando, no solo aceptó, si no que adoptó como política económica las reivindicaciones de los sindicatos empresariales. Los empresarios pusieron sus empresas de propaganda (también llamadas medios de comunicación) al servicio del partido, entonces en la oposición, para manipular y desinformar a la opinión pública y una vez conseguido el objetivo y ganada la mayoría de los votos, inmediatamente los interesados exigieron ser compensados por los servicios prestados y el nuevo gobierno aplicó sus reivindicaciones como política económica. Los resultados de esa política están a la vista. El avance del paro, la miseria, la esclavitud, el hambre y la inexistencia de futuro para la inmensa mayoría de la población. La inutilidad del empresariado español, dado el nivel de industrialización que tenemos desde siempre, está demostrada, pues un gobierno sensato nunca debería aceptar las reivindicaciones de sus sindicatos y menos convertirlas en política económica. Retirar la reforma laboral sería una manera eficaz de luchar contra el paro. Si aplicándola el paro y la miseria han aumentado, quitándola, es seguro que bajaría. La indemnización por despido tiene que volver a la situación de antes, las normas de contratación tienen que ser más seguras para el trabajador, hay que ordenar el trabajo y dar confianza a las personas que trabajan en la empresa y hay que formar a los trabajadores en la gestión de las empresas. Las empresas no pueden estar al cargo solo de los empresarios. Sus cuentas deben estar controladas por todos los que participan de la empresa y los trabajadores también tienen intereses en ella. Creo que se evitaría tanta estafa y fraude fiscal como hay ahora. Las empresas que se cierran, debe darse la opción a los trabajadores a quedarse con ellas y gestionarlas ellos mismos. No siempre el empresario será el mejor gestor. También los trabajadores tienen intereses en la empresa, por tanto deben participar en la gestión de ella. Esto es lo que debe reivindicar el nuevo sindicalismo, participar en la gestión de la nueva economía que necesariamente tiene que tener este país.

La economía

Nos estamos acostumbrando demasiado dócilmente a que sea el gobierno el que nos dé su versión de la economía. Está intentando con todos los medios a su alcance hacernos creer que estamos saliendo de la crisis; mejor dicho, de esta inmensa estafa. Para ello utiliza un lenguaje con el cual nos intenta convencer con unas cifras que la mayoría de la población no sabemos si son o no ciertas. (Recordemos que este gobierno no ha dicho una verdad nunca). Me extraña que solo haya una versión para interpretar la evolución de la actividad económica. Nos dicen que estamos saliendo de la crisis, o de esta inmensa estafa. Habrá que decir inmediatamente, que ellos, la casta empresarial, financiera y gobernante, no pueden salir de la crisis porque nunca han entrado en ella. Ellos son los protagonistas y creadores de esta inmensa estafa desempeñando, lógicamente, el papel de estafadores y el pueblo español el de estafado.

Los diecisiete millones de trabajadores, a los que les han eliminado los derechos mediante una reforma laboral, que ha permitido que el más puro salvajismo capitalista se haya implantado como norma en las relaciones laborales; o los seis millones de parados que no tienen otra alternativa más que la miseria total o la pobreza absoluta; o los nueve millones de pensionistas que ven no solo como sus pensiones son devaluadas, sino que el gobierno las considera como un campo de negocio más de la casta financiera y capitalista.

Hay que tener mucha desfachatez y mucha cara dura para decir que estamos saliendo de la crisis. Pero aunque fuera cierto, no quiere decir que esta inmensa estafa haya acabado. El proceso de privatizaciones continúa. Los planes para trocear la RENFE y quedarse con el negocio están en marcha. El que el proceso privatizador de la sanidad en la Comunidad de Madrid se haya paralizado, en el resto de España se sigue llevando a cabo.

No es que yo sea un narrador de catástrofes; es ni más ni menos la situación que vive la gente. Pero como decía al principio; no creo que solo sea el gobierno el que tiene derecho a hacer una interpretación de la economía. Yo también hago mi propio análisis y tengo el derecho a equivocarme igual que los sabios del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el banco Central Europeo, o los gurús del gobierno de Rajoy. Si ellos no aciertan nunca, yo también tengo derecho a equivocarme.

Si tuviéramos un poco de memoria  para recordar las campañas  que las empresas de propaganda de la patronal ,(llamadas por algunos medios de comunicación), lanzaron hace unos años, cuando esta inmensa estafa llamada crisis daba sus primeros pasos; recordaremos que algunos gurús de la prensa económica; o mejor dicho; mercenarios mediáticos al servicio de la patronal, argumentaban que la solución a los problemas del paro, e imprescindible para superar la crisis, era fundamental eliminar lo que ellos denominaban dualidad laboral; es decir; que había trabajadores con muchos derechos, (los que tenían contrato fijo) y los que tenían contrato eventual, en sus múltiples modalidades, (que no tenían prácticamente ninguno). Su alternativa era eliminar los derechos de los que tenían, y según luego se ha visto, no dándoselos a los que no los tenían y de esa forma quedándose todos sin derechos, se eliminaba la dualidad laboral, y se superaría la crisis. Han conseguido solo una cosa; eliminar los derechos de los trabajadores, pero no superara la cris; sino aumentarla

En el suplemento semanal de economía del periódico El País, un tal “Guillermo el del latifundio” era el abanderado de la propuesta, que luego sería corroborada por un centenar de expertólogos al servicio del liberalismo salvaje. Ahora, cuando han pasado unos años y aquellas recetas se han puesto en práctica mediante la aplicación de la reforma laboral, su resultado lo estamos comprobando. Desde entonces hasta ahora el paro ha aumentado dos millones; los derechos de los trabajadores desaparecieron, el hambre es una realidad para 700.000 familias que no tienen ninguna clase de ingresos, en 2000.000 de familias ninguno de sus miembros tiene trabajo, hay 6.000.000 de parados y millones de trabajadores viven en la miseria, aun trabajando.

Están a punto de eliminar la dualidad laboral; pero a cambio han creado la dualidad económica. Han creado una economía bicéfala, que consiste en lo siguiente: Imaginemos que la vida de los españoles transcurre caminando por una calle. Por la acera de la derecha va la economía financiera, con sus especulaciones en bolsa; sus préstamos al gobierno del dinero que ponemos todos en el Banco Central Europeo. Este banco presta dinero a los otros bancos; pero no a los gobiernos, y estos se lo prestan al gobierno al 5%. El llamado mercado bursátil crece; el movimiento especulativo de los mercados financieros obtiene rendimientos positivos. Es posible que esa parte de la economía especulativa haya crecido, pongamos un 2%.

Por la acera de la izquierda marcha la economía productiva; es decir, la industria y el comercio, lo que produce puestos de trabajo y da productividad para la población. Pero como a la economía de la acera izquierda no llega el dinero para inversiones ni para reactivar el consumo, puesto que dicho dinero está entretenido en sus propios chanchullos de la acera derecha y no se utiliza para incentivar la actividad de nuestra casi inexistente industria y nuestro raquítico comercio. La economía de la acera izquierda muestra signos de decadencia imparable, lo que es aprovechado por los gestores del capitalismo salvaje para esclavizar a los trabajadores y empobrecer de forma generalizada a la población. Imaginemos que esta situación puede provocar una recesión en este sector de la economía, del 0,7 %. Cuando el gobierno hace su interpretación de los datos económicos, resulta que sí que hay un 1,3% de crecimiento. Si lo valoramos de forma conjunta, +2-0,7=+1,3. Lo que pasa es que a los protagonistas de la economía de la acera izquierda lo único que les llega es una recesión del 0,7% en forma de paro, precariedad, hambre y miseria. Con esta visión de la economía,  ellos, la élite económica, especulativa, parásita y empresarial, está empezando a recoger los resultados de su estafa, pero los estafados, la única luz que vemos al final del túnel es la de un tren cargado de miseria, precariedad, esclavitud y hambre, que viene hacia nosotros. Y nos lo dicen. Que es posible que tengamos crecimiento económico, pero seguiremos teniendo altos niveles de paro; por la causa y según mi análisis que acabo de hacer

Si el gobierno gobernara desde el centro de la calle para todos los que vamos caminando por ella, haría que el dinero que va por la acera derecha financiara la actividad de la acera izquierda, para que se reactivara la economía mejorando la situación general. Pero el gobierno está con quien le paga las campañas electorales, mantiene al partido y le llena los sobres, no gobierna para el pueblo, no tiene necesidad de hacerlo, con mantenerlo engañado con los medios de propaganda para que le voten cuando lleguen las elecciones es suficiente. Hay una casta que ha desangrado a España durante siglos, desataron guerras entre españoles y explotaron los escasos recursos del país para defender sus intereses cuando lo consideraron necesario, ¿seguirá permitiendo esto el pueblo español?

La jubilación y la Millán santos

Compongo este escrito para cumplir con los deberes que nos recomendó la profesora, diciéndonos que hiciéramos una valoración de la jubilación y nuestra relación con la Universidad Millán santos.

Sería yo muy imprudente si me convirtiera en portavoz de nadie en asunto tan importante como el que nos ocupa. Estoy seguro, que cada persona, tendrá sus propias perspectivas con respecto a su vida y dependerá de muchas circunstancias, tanto familiares, económicas o su opción personal ante su vida futura, que yo deseo que sea larga, placentera y saludable para todos. Lo que si haré, es decir mi propia opinión. Me considero afortunado el vivir en un tiempo en el que he podido llegar a Ya jubilación sin demasiadas mermas en mi salud; ello me permite disponer libremente de todo mi tiempo en ocupaciones placenteras, con la libertad que hasta el momento de jubilarme no había tenido por las obligaciones que me imponía el trabajo. Dejo a juicio de todas las personas que me conocen el valorar mis escasas virtudes y mis muchos defectos; pero entre éstos últimos hay uno que valoraré yo mismo y es la envidia’ Diré inmediatamente que no es envidia al rico, porque no estoy seguro que su riqueza provenga del honesto trabajo; ni tengo envidia al joven, porque antes que él lo fui yo; pero si tengo sana envidia (si es que la envidia puede ser sana alguna vez) al que sabe más, al que tiene mayor sabiduría, bien sea por su don natural o por su esfuerzo en el estudio.

A pesar de tiempo que tuve que dedicar al trabajo, siempre reservé un espacio para la lectura manteniendo viva la llama de mi inquietud por el saber que me proporcionaran los libros. Por eso, cuando llegué a la jubilación pensé que el mejor sitio en el que podía emplear mi tiempo era escuchando a las personas que verdaderamente saben, que no puede ser otro que la universidad. Colma mi satisfacción el escuchar a todos los profesores de la Millán Santos por la amenidad, brillantez y entusiasmo con que nos imparten sus conocimientos. Agradezco a la UVA el que ponga a disposición de las personas mayores la posibilidad de seguir formándonos como ciudadanos ampliando nuestra cultura y nuestro conocimientos, a la profesora D. Nieves Mendizábal sus lecciones sobre el conocimiento y uso de la lengua, no solo para usarla correctamente de forma cotidiana, sino también para que comprendamos que es la herramienta que usan los poderosos para engañarnos. Yo no vengo a la Universidad a conocer la lengua, la historia o la filosofía para engañar a nadie, sino para comprenderla e intentar que no me engañen; pues es sabido que los poderosos usan el lenguaje para imponernos su moral y a la vez poner a salvo sus intereses. Los conocimientos que adquiera en la Universidad no los quiero para ser un ciudadano pasivo ante los problemas que me rodean; sino para militar activamente junto a aquellos que luchan por la libertad, la dignidad, la igualdad y la justicia.

En Ia Universidad Millán santos he aprendido que la categoría de ciudadano sólo está reservada para aquellas personas tan escrupulosas en cumplir con sus deberes, como exigentes con sus derechos. En ningún sitio leí, que los años marcaran una frontera a partir de la cual los hombres estuvieran excluidos de luchar por sus derechos y libertades. Demostremos al resto de los ciudadanos, que los jubilados que asistimos a la Millán Santos tenemos una conciencia sólidamente formada gracias a las lecciones que ella nos ¡imparten.

El asumir un compromiso social, como el he descrito en líneas anteriores, no es incompatible con otros entretenimientos más mundanos propios de la edad que nos toca vivir. Nos merecemos las diversiones que quizá en otro tiempo no hayamos podido disfrutar con la intensidad de ahora.

Como es la última clase de este cuatrimestre, deseo que continuemos viéndonos en próximos cursos, seña evidente que deseamos continuar aportando saberes a nuestra vida a través de la universidad Millán Santos.

 

   ¡Qué cosas hay que oír!

Nos dice el presidente de un sindicato de la patronal con motivo de la huelga, que es hora de hacer más propuestas y menos protestas. Tiene razón. Sus propuestas ya las sabemos, por eso hemos hecho la huelga general. De momento han conseguido que el gobierno del PP, que ellos patrocinan, convierta en ley sus reivindicaciones consistentes en esclavizar a los trabajadores, pero seguimos a la espera de saber de qué marca serán los camiones, coches, furgonetas, maquinaria, electrodomésticos, aparatos de imagen y sonido, informática, lapiceros, patinetes, vendimiadoras, etc., etc… O si el aceite español lo vamos a envasar y comercializar los españoles, o lo van a seguir haciendo los italianos como hasta ahora por falta de iniciativa de nuestra clase empresarial. No ha dicho el presidente del sindicato patronal si a cambio de haber conseguido sus reivindicaciones, van a hacer la declaración de la renta sin defraudar nada, de forma que no declaren 8000 euros de media menos que los trabajadores y pensionistas. No ha mandado ningún mensaje público a sus afiliados instándoles a no practicar la economía sumergida ni a pagar salarios miserables con prácticas de usura. No ha dicho si a partir de ahora van a apostar por la creatividad, de forma que los jóvenes que se forman en nuestras universidades no tengan que emigrar al extranjero. O si sus afiliados van a seguir como siempre esperando a que el gobierno de turno les proporcione el acostumbrado pelotazo. El anterior gobierno del PP les proporcionó el pelotazo de la construcción y el de ahora el pelotazo de la esclavitud de la clase obrera. Pero debe saber la clase dirigente, que a partir de hoy mismo estamos preparados para futuras huelgas y movilizaciones, porque no salimos de la dictadura del franquismo, para entrar en la dictadura de los mercados y en la esclavitud mansamente, estamos preparados para luchar por nuestra libertad, por nuestra dignidad y por nuestro futuro.

En otro escrito recriminaba a los estudiantes su pasividad ante los problemas a los que se enfrenta la clase obrera española y la sociedad en general. Hoy me siento muy satisfecho de poder rectificar, a la vez que agradezco su presencia en las movilizaciones del día de la huelga general, tanto en la concentración de la mañana en la Plaza Mayor, como en la manifestación de  la tarde y hago mío vuestro grito ¡obreros y estudiantes, unidos y adelante!

                              Le va viento en popa

Todo transcurre a los capitalistas según sus previsiones. La crisis se profundiza, el pueblo atemorizado reacciona muy débilmente, sus protestas son pacíficas y sin mucha fe en su éxito.

El desmonte del estado de bienestar sigue al ritmo previsto y el camino hacia las privatizaciones masivas de los servicios de sanidad y educación lo están allanando. Continúa la eterna parálisis empresarial. Los grandes ladrones del régimen están esperando la definitiva entrega de la parte de la administración del estado susceptible de sacar beneficio de ella. Se desconocen las iniciativas empresariales, si es que existen. La clase dirigente y sus protegidos especuladores, incapaces de crear nada positivo para la nación, se dedican a esquilmar al estado desangrando las arcas públicas para sanear los desaguisados de sus bancos y empresas y de esa manera rematar la gran estafa que significa la crisis. Una estafa de proporciones hasta ahora desconocida. Millones de personas condenadas al paro, a la miseria, la precariedad y la esclavitud y una nación condenada durante generaciones a pagar una deuda provocada por la avaricia infinita de una burguesía especuladora y antipatriota a la que no le importa la ruina de la nación si con eso se salva su inmenso egoísmo y camuflan su inutilidad.

Lo tienen planeado de forma que todas o las principales reformas las están haciendo al principio diciéndonos que es lo que hay que hacer, sabiendo que por poco que las cosas mejoren, la gente enseguida olvida. Si las reformas las hacen el primer año y los derechos son eliminados al principio, cuando pasen los años de la legislatura, con ayuda de las empresas de propaganda de la patronal (lo que algunos llaman medios de comunicación) para darle al personal un lavado de cerebro, el pueblo, analfabeto y zafio, tiende a olvidar la falta de derechos y la anulación de las libertades. Un pueblo que vende su alma al diablo por un mendrugo de pan y un lugar frente a la pantalla de la TV con tal de que echen fútbol a todas horas y basura que alimente su escasa sesera. Ese mismo pueblo votará a los mismos que les hundieron en la miseria y a los que eliminaron sus escasas libertades.

Las personas que tengan un resquicio de dignidad y esté dispuesta a no perder su libertad y su forma de vivir, tiene que estar atenta a los acontecimientos y dispuesta a la protesta continua, a no dejar en paz a los poderosos, hay que decirle en la calle que no se nos va a olvidar la reforma laboral y que queremos que los derechos de los trabajadores sean restaurados para que España vuelva a ser un estado de derecho.

           La evolución del mundo

Voy a hacer una reflexión sobre la etapa de la historia que me ha tocado vivir.

En los escritos que titulo “Mis andares” he ido contando paso a paso mis recuerdos y mis vivencias, pero elaborar una crónica sobre el cambio que ha experimentado el país no es tarea fácil.

Sesenta y seis años en términos históricos no es nada, aunque para una persona ya sea un periodo lo suficientemente largo para haber adquirido la suficiente experiencia y tener una perspectiva formada sobre el mundo que ha vivido.

Cuando yo empecé a conocer el mundo la tierra se cultivaba con el arado romano, como hacía dos mil años. Durante tan largo periodo de la historia las técnicas agrícolas más modernas no habían llegado a aquella tierra. Conocí y participé en el cultivo de la tierra con el arado romano en los viñedos y los sembrados. Vi arrojar el grano sobre la tierra para sembrar, lo vi nacer, crecer, quitar las malas hierbas, lo segué, lo llevé a la era en un carro con ruedas de hierro tirado por una pareja de vacas y de burros, que después tiraron del trillo en la era para trillarlo, lo llevé al molino, vi hacer el horno a mi abuelo con adobes para cocer el pan, vi amasar a mi abuela la harina para hacerlo, lo vi cocer y esperé a que se enfriara para comer el primer currusco. Cuando hacíamos el pan y a una de las hogazas le metíamos unos cachos de tocino y de chorizo, comerlo aún caliente, es uno de los manjares de la vida que no están al alcance de ningún restaurante por muchas estrellas que ostente. El olor del pan recién sacado del horno es uno de los buenos olores que quedan grabados en el subconsciente para toda la vida. El pan desde las antiguas civilizaciones ha sido el alimento de la humanidad, conocer todo su proceso apega a la tierra y enriquece la memoria. El recuerdo no es el mismo cuando lo comía duro y con moho. Quizá algunas facetas del mundo que a mí me tocó vivir al principio los reconociera el personaje del Lazarillo de Tormes unos siglos antes. Aquello que denominaba “el desarrollo” llegó a aquellas tierras con bastante retraso.

Quizá los habitantes de las ciudades conocieran los avances de la civilización antes, pero a la parte de España donde a mi tocó salir al mundo, la modernidad la conocimos a mediados del pasado siglo cuando llegó la luz eléctrica. El paso a la modernidad lo di cuando nos fuimos a vivir a Zamora en el año 1964. Pasé del campo a la ciudad como muchos españoles en aquella época; conocí la sociedad urbana, pero no abandoné la pobreza. La anécdota aquella de cuando iba con mi abuelo y le pregunte quien era aquel hombre que iba en bicicleta y me dijo que era Don Tobías el médico de Fariza, ya había quedado atrás. Ahora el trabajo me daba derecho a ir al médico cuando estuviera enfermo Aquello fue el acceso al primer peldaño de lo que luego conocemos como “Estado de Bienestar”.

Dando un gran salto en el tiempo tengo la suerte de que me haya tocado vivir la etapa en que la humanidad ha experimentado el mayor progreso de la historia; conocí el mundo antiguo y ahora tengo internet, he viajado en avión y en tren de alta velocidad multitud de veces, tengo teléfono móvil, calefacción y agua caliente y con sesenta y seis años hace seis que me pagan sin trabajar. Entonces los niños teníamos dos pantalones, unos para diario y otros para los domingos y dos mocos, uno en cada agujero de la nariz. Ahora llevamos al niño al médico porque parece que va a tener moquitos.

Me ha dado tiempo a conocer un mundo donde la gente nacía, vivía y moría en la escasez, con toda clase de privaciones. La diferencia entre aquel mundo y este la hemos conseguido con nuestro trabajo, no ha sido un regalo de nadie, por eso tenemos la obligación de defender lo conseguido sino queremos regresar a tiempos pasados como los descritos más atrás.

¿Qué es saber hablar bien?

 

En la Antigüedad clásica el arte de persuadir, esto es, de presentar los argumentos necesarios para debatir y convencer a otros de la validez de un hecho o de un punto de vista, así como el arte de embellecer el habla, del decir bien, mediante una serie de figuras creativas, eran los objetivos retóricos. Estos principios retóricos son una parte también de lo que hoy se entiende por saber hablar en público, la tarea de una persona que se presenta y utiliza el lenguaje ante otro u otros individuos con un fin determinado.

Los sofistas fueron acusados por Sócrates de enseñar a los jóvenes atenienses malas artes argumentativas para convencer y persuadir al otro, esto es, el arte del engaño, de hacer verdad lo que no lo es a través de procedimientos retóricos.

Los recursos retóricos son habilidades de argumentación que se manifiestan de modo más o menos consciente en cualquier acto de hablar, ya que todo discurso hablado o escrito tiene una intención, se dirige a alguien con un fin que ha de negociarse. No son solo los políticos, en su intento de obtener de sus palabras siempre la mayor renta electoral, ni las empresas de publicidad, para lograr grandes ventas del producto que se ofrece, ni ciertas agrupaciones religiosas, como medio para ganar adeptos, los que usan la retórica. La argumentación y la retórica, por tanto, están presentes en todo discurso, desde la interacción cotidiana, del joven que pide a sus padres dinero para comprarse un teléfono móvil, pasando por la interacción entre jefe y empleado, hasta otra más formal y académica, de un conferenciante que habla del genoma a un público especializado. En todos los casos la fundamentación persuasiva es motor fundamental de quien habla.

Así pues, saber hablar bien es ser cada vez más conscientes de la existencia de los mecanismos y tácticas lingüísticas de persuasión, saber hablar bien es llegar a adquirir esas habilidades argumentativas y ponerlas en práctica.

Saber hablar es ser capaz de enfrentarse verbal y extra verbalmente no solo ante un público poco activo, como el que asiste a una conferencia o a un mitin; es también y, sobre todo, saber preparar y saber ejecutar los discursos ante cualquier oyente o grupo de oyentes con los que se pretende interactuar.

El modo de hablar variará según el público, según las características del otro, de acuerdo con el grado de participación que tenga en la interacción y, por supuesto, según los fines y otros aspectos o circunstancias. Todos los hablantes pertenecientes a una comunidad discursiva, por ejemplo los docentes en el caso del discurso académico, los comerciales en el caso del mundo económico, etc., saben que existen conductas y estrategias comunes, pero también que éstas pueden variar según los alumnos y clientes, el tipo de clases o ventas, los temas o productos, el nivel de enseñanza y el nivel socioeconómico y cultural de los alumnos y clientes, su edad, el sexo, el lugar donde se desarrollo la enseñanza o la actividad comercial. Saber hablar no es solo llegar a articular sonidos de modo más o menos coherente. Toda persona, sin problemas físicos, adquiere primero y aprende después el lenguaje. Adquiere un modo de comunicación primario gracias al contacto con otros individuos de una misma comunidad, llega a reproducirlo, a hacerse entender y a entender lo que otros miembros de esa comunidad lingüística expresan.  Pero este es un modo primigenio, primitivo de comunicarse, de saber hablar. La adquisición ha de ir acompañada de un aprendizaje a través de la educación del habla. Luego, el saber comunicarse mejor o peor es proporcional al grado de aprendizaje de técnicas específicas para hablar en público, para interactuar con otros, sean éstos conocidos o desconocidos, así como también, no hay que olvidarlo, al hábito personal de practicar a menudo la lectura y la escritura.

Las técnicas para desarrollar correcta y adecuadamente cualquier actividad se aprenden y la comunicativa también. No se nace pintor, escultor, arquitecto, podador, encofrados…; sin embargo, a diferencia de estas actividades, uno casi nace hablando. Y ciertamente así es, saber hablar es una actividad natural, además de una cualidad intrínseca, esencial y común al ser humano, pero hacerlo bien requiere de la educación del habla; el habla se moldea mediante procesos de aprendizaje de técnicas diferentes y solo a través de éstos se llega a ser un buen hablante u orador.

Hoy más que nunca saber hablar bien es una necesidad. Los gabinetes de imagen, también la imagen verbal, del lenguaje, son los verdaderos artífices hoy del éxito de una campaña política. La expresión España va bien, como la de ZP Presidente fueron eslóganes y consignas que dieron votos en su momento al PP y al PSOE. Y es que la palabra es el instrumento más eficaz para el logro de cualquier meta, aunque mal empleada es un arma que se vuelve rápidamente en contra. Desacertado estuvo el locutor de radio que afirmó: “este mes de agosto ha sido el mes mejor en cuanto a accidentalidad en el tráfico”. Es cierto que se interpreta lo que el individuo quería decir pero no puede calificarse de mejor lo que nunca puede ser bueno. O la presentadora de un programa televisivo, que nos obsequia con frecuencia con usos personales del verbo “haber”: “están habiendo” y “ha habido”; la imagen de tales oradores que en entredicho, no en vano son o deberían ser modelos de buenos hablantes.

Reflexión

 

No cesa la ofensiva del liberalismo salvaje contra las clases populares, especialmente contra los trabajadores. La larga marcha iniciada por el capitalismo y sus fieles servidores de los gobiernos contra los derechos de los trabajadores, ha acelerado el paso desde que disponen de la herramienta de la crisis para asegurarse sus beneficios a costa de la miseria, la precariedad y la esclavitud de la población en general y de los trabajadores en particular.

Nos quieren hacer creer que para salir de la crisis es absolutamente imprescindible someter a los trabajadores a la esclavitud. Y cuando lo hayan conseguido (si es que nosotros no lo impedimos) ¿se seguirá llamando a este régimen democrático? ¿Un sistema en el que las personas que producen y mantienen a la nación viven en condiciones de esclavitud, se podrá llamar un sistema de libertades?, En este parlamento se ha votado a favor de la esclavitud, que es lo que ha significado la ley votada aquí el 29 de julio del pasado año 2010 y no por unos pocos diputados., votaron contra los trabajadores 343 y solo 7 a favor. A cambio de nuestra esclavitud ¿Ponen ellos algo? ¿Invertirán los capitalistas y los banqueros españoles sus escandalosos beneficios en crear algo positivo para la nación? ¿Cederá la Iglesia Católica, en un alarde de caridad cristiana, sus inmensas riquezas para beneficiar a los necesitados por los efectos de la crisis?

Ahora, más que nunca es necesario transmitir a la clase obrera en general la necesidad de su unidad contra la ofensiva del capitalismo, contra nuestros derechos y nuestra forma de vivir. Si estamos divididos, una vez más seremos derrotados y una vez más habrán salido victoriosas las 1400 familias que manejan y disfrutan la economía de la nación. Los 5.000.000 de parados tienen que convertirse en un frente de lucha activo y hacerse ver en la calle; el gobierno tiene que saber que los parados no son un ejército de cobardes y además se tienen que sentir apoyados por el resto de los trabajadores, porque pueden ser compañeros en las filas del paro cualquier día.

La peor opción que tenemos los trabajadores, los parados, pensionistas y los ciudadanos en general es el individualismo, que con tanto ardor fomenta el capitalismo salvaje desde sus medios de propaganda (llamados por algunos medios de comunicación) lo que no quiere es que nos enfrentemos a ellos de forma organizada, porque saben que somos más y que tenemos un voto cada uno en nuestra mano. Por tanto debemos estar preparados para las próximas elecciones y hacer valer nuestra mayoría. Si lo que tiene que ofrecernos el capitalismo salvaje es hambre, miseria, precariedad, paro y esclavitud, queremos gobernar nosotros nuestra propia hambre, no queremos que con nuestra miseria hagan negocio ellos.

Julio2012

 

Intervengo

Estamos en lo que llamamos Semana Santa. Tenemos que dar las gracias a personajes como Judas, por haber traicionado a su jefe. A San Pedro, por que cuando juzgaban a su maestro dijo, no una vez sino tres, que no lo conocía. Al Jesucristo le salieron rana el 16.6% de los primeros afiliados. A Jesucristo lo llevaron a la justicia y un tal Poncio Pilatos que era como el Delegado del Gobierno de ahora, no lo encontraba culpable de nada. Resucitar muertos, curar leprosos, convertir el agua en vino o dar de comer a cinco mil personas con cinco panes y dos peces, puede parecer r aro, pero no es malo. Eso sucede ahora. Los que posteriormente se percataron que eso podía ser un negocio, montaron una empresa cuyo emblema es una cruz de palo, (como de la Mercedes es una estrella o de la Renault un rombo) montaron lo de Caritas para socorrer a los pobres y qué casualidad, entre más dan más ricos son. Pues el tal Pilatos, al no encontrar culpable al Jesucristo, salió a la calle y preguntó al pueblo soberano ¿a quién soltamos a Jesucristo o a Barrabás? (Barrabás era un ladrón) y el pueblo, como en las elecciones de por aquí, decidió soltar al ladrón. Jesucristo murió clavado en una cruz, pero democráticamente. Unos votaron a favor del ladrón y otros no hicieron nada por evitar la injusticia.

Veinte siglos después algunos que se denominan cristianos durante 1459 días; el día 1460 (es decir cada cuatro años) votan por los ladrones. Ahora, que ya tenemos identificados a los ladrones ¿seguirán votando los cristianos por ellos? O ¿se atreverán a decir que son cristianos después de haber votado por los ladrones?

De todas las maneras, a lo que iba. Si no hubiera sido por, Judas, San Pedro, Pilatos y toda la caterva de canallas que prefirieron perdonar al ladrón y malvado y condenar al inocente y bondadoso, ahora no tendríamos Semana Santa.

                                    La Cultura

Definía la cultura un viejo diccionario como el resultado o efecto de cultivar los conocimientos humanos o de afinarse por medio del ejercicio de facultades intelectuales del hombre; y al conjunto de conocimientos que se consideran indispensables para toda persona. Comprende fundamentalmente lectura, escritura, aritmética, y ciencias físico matemáticas.

Esta era la definición clásica de la cultura, una persona que dominara las materias que enumera el diccionario se diferenciaba claramente de un analfabeto, circunstancia común en buena parte de la población en otras épocas no tan lejanas.

En los tiempos que vivimos, una persona culta debe ampliar sus conocimientos a otros campos del saber. Las nuevas tecnologías de la información nos facilitan el acceso a cualquier área del conocimiento y de la comunicación; el uso de estos nuevos medios nos ayuda a comunicarnos con las personas y eso amplía nuestra cultura y nuestras relaciones.

Sigue siendo fundamental para incrementar nuestra sabiduría la lectura de buenos libros, el gusto por la escritura y si el viejo diccionario incluía el conocimiento de la geografía y la historia, yo añadiría que ahora es necesario conocer el mundo en que vivimos, la evolución de la sociedad y el entorno social en que cada persona desarrolla su vida. Yo considero más culta a una persona que toma parte activa en la sociedad en que vive, defendiendo los valores que conforman un sistema democrático como son la libertad, la igualdad y la justicia.

En una sociedad democrática estos tres valores deben ser defendidos por cada ciudadano y tiene que ser considerados como parte de la cultura de cada persona.

Mucho es lo que sobre la libertad han escrito afamados escritores de todos los tiempos; sobre ella hay numerosos tratados de filósofos y pensadores, pero si hay una frase que resalte sobre todas, me quedaré con la que Cervantes puso en boca de Don Quijote cuando abandonaron el castillo en el capítulo LVIII de la 2ª parte.  La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

La defensa de la libertad y el adoptar una postura crítica ante los poderes que tratan de restringirla es una obligación moral de cada ser humano. La defensa de la libertad es un acto de dignidad humana y debe ser incorporada como uno de los valores más valiosos de nuestra cultura.

En cuanto a igualdad, (me refiero a igualdad ante la ley y las posibilidades de desarrollar una vida digna). Sabemos que España es el país de Europa donde más desigualdades sociales y económicas hay. Si la defensa de la libertad, decía, que era una obligación moral de cada uno, el defenderla, el luchar por la igualdad es una necesidad. El tener una actitud pasiva ante la desigualdad es una cobardía.

Tenemos que reivindicar que la justicia es lo que sea igual para los pobres que para los ricos. Ya vemos que ahora no es así. El gobierno actual ha emitido leyes para atemorizar al pueblo y que no proteste por los robos y estafas que protagonizan los poderosos. Hay una minoría social que se está apropiando de la riqueza de la nación ocasionando la pobreza de la mayoría. Eso es un acto de injusticia.

El justo reparto de la riqueza es el mayor acto de justicia que debemos exigir. España ha sido gobernada por la injusticia siempre. Hemos tenido reyes borrachos, inútiles y ladrones; obispos comedores, malvados y ladrones, una burguesía analfabeta, beata, inútil, gotosa y ladrona. Como vemos, si en algo han coincidido estas tres nefastas castas a lo largo de nuestra historia ha sido en el robo y en las comilonas. El oro y la buena mesa para ellos; para el pueblo hambre, trabajos y misas. Es hora que el pueblo incorpore la exigencia de justicia a su acervo cultural. Si la música, los hábitos culinarios, las celebraciones religiosas o las formas de vestir, se consideran como cultura popular, en los nuevos tiempos debemos incorporar nuevos valores. La dignidad humana se compone de libertad, igualdad y justicia, éstos tres principios tienen que formar parte de nuestra cultura democrática y ser exigentes con los gobernantes si no cumplen con su obligación de hacerlos efectivos.

Carta a la Ministra de Trabajo y Seguridad Social,  Excma Srª Dª Fátima Báñez García

 

Señora Ministra:

Deseo que cuando reciba mi carta se encuentre bien de salud, yo, a pesar de la artrosis de mis pies, (para la que nuestras multinacionales de la investigación no han encontrado tratamiento) me encuentro bien.

Días pasados recibí una carta firmada por usted, para anunciarme los 2,5€ de subida de mi pensión, de los que gozaré durante el año que ahora comenzamos.

Comienza su carta diciendo: con el retorno a España del crecimiento económico y de la creación de empleo, estamos superando la más grave crisis de la etapa democrática.

Vayamos por partes: lo del crecimiento económico (aunque a Valladolid no ha llegado) puede que sea cierto; pero ese crecimiento económico se ha quedado en manos de unas pocas familias asentadas en el índice bursátil del IBEX 35. Sepa usted señora Ministra, que durante los años que llevamos de crisis, mientras que el pueblo vive en la incertidumbre, la precariedad y la miseria, cinco familias del índice bursátil citado más atrás, acumularon 70.000 millones de € de beneficios. Nos damos cuenta señora Ministra que la política económica del gobierno del que usted forma parte, está diseñada para beneficio exclusivo de esa minoría y que toda la palabrería mentirosa propagada a través de sus medios de propaganda no es suficiente para engañarnos. Vivimos la realidad de la calle, con eso nos basta para conocer la verdadera cara del mundo.

No es cierto, como usted afirma, que estemos saliendo de la crisis, sino que nos estamos acostumbrando a vivir en ella, que no es lo mismo que salir de esta colosal estafa a la que usted llama crisis.

También sabemos que los autores de esa crisis fueron ustedes, los del PP, cuando estuvieron en el gobierno en la etapa de 1996 a 2004, creando la burbuja inmobiliaria, entonces se empezó a hinchar la citada burbuja, le repito Sª Ministra, y que le explotó al gobierno del PSOE cuando viajábamos felices hacia la Champions League de la economía europea.

Dice usted que: durante estos años hemos logrado evitar el rescate de nuestra economía. Gracias a los ¿100.000? millones que nos prestó la banca europea, o sea que si hubo rescate.

Dice usted en el mismo párrafo que hemos logrado poner en orden las cuentas públicas:

No Sª Ministra; lo que han hecho ustedes es aumentar el déficit del 70% al 100%, a pesar de los recortes y privaciones a los que nos ha sometido.

Continúa usted diciendo que: hemos vuelto a crecer y a crear empleo. No Sª Ministra; el que haya menos paro no es porque se haya creado empleo; sino porque regresaron a sus países cerca de 600.000 extranjeros y se fueron a trabajar a otros países miles de jóvenes porque aquí la Reforma Laboral, no solo no ha creado empleo, sino que ha reducido los salarios a la miseria, porque tenemos la clase empresarial más inútil, evasora, corrupta y subvencionada de Europa incapaz de crear nada, siempre en espera de los pelotazos que les conceden los gobiernos. Según su pensamiento Sª Ministra, el día que todos los parados se marchen de España, estoy seguro que su gobierno se atribuirá el éxito de acabar con el paro. Usted nos quiere engañar Sª Ministra cuando dice que han creado más de un millón de puestos de trabajo, pero nosotros no nos dejamos; cuando se despide a un trabajador con puesto fijo que hace ocho horas y se sustituye por tres que hacen dos cada uno, no se ganan dos puestos de trabajo, se pierden dos horas de productividad. Según su teoría Sª Ministra si en Valladolid si cerrara la Renault y pusieran diez fruterías saldríamos ganado nueve empresas, cuando la realidad sería que tendríamos 8000 parados más.

Dice Usted que el empleo es el mejor y principal sustento del sistema de pensiones. Tiene Usted razón Sª Ministra; pero la prueba palpable que el empleo no se ha recuperado, es que han tenido que dilapidar la mitad de los 68300 millones de € que recibieron en el Fondo de Pensiones cuando llegaron al gobierno, por no diseñar un plan económico que equilibrara los gastos y los ingresos. Los verdaderos beneficiarios de esa colosal estafa no hemos sido los pensionistas, sino los empresarios, que se lo han ahorrado en cotizaciones y que a su vez no han servido para invertir en cambiar el sistema productivo, sino para aumentar la evasión fiscal y la economía sumergida.

Me da usted las gracias por mi solidaridad y compromiso con España. Esté usted segura que yo si soy solidario con mi país; la prueba es que he trabajado cerca de cincuenta años. Mi grano de arena para el engrandecimiento del país está puesto. Yo no soy del bando de las cigarras, soy del de las hormigas. Mi compromiso con España es más sincero que el de los políticos que han gobernado hasta ahora, que se han puesto de lado ante proyectos separatistas puestos en marcha desde hace muchos años.

En el siguiente párrafo dice Usted que queda mucho por hacer. No sé a qué se refiere Usted. Si es al Fondo de Pensiones; efectivamente, aun queda la otra mitad de dilapidar. Si se refiere a los catorce millones de pobres con los que acabamos esta legislatura, como dice que quiere continuar, ¿Quiere hacer otros catorce en la próxima? En esta legislatura han conseguido que 85 personas tengan tanto dinero como el 60% de la población ¿piensan ustedes conseguir que esas 85 tengan tanto como el 80% en lugar del 60%? No menciona Usted en la carta a los miles y miles de ancianos que por lo exiguo de sus pensiones no pueden pagar los recibos del suministro de energías creando una nueva pobreza, la “pobreza energética” mientras crecen sin parar los beneficios de los oligopolios energéticos. ¿No cree Usted Sª Ministra que si los 70.000 millones que han ganado esas familias asentadas en el IBEX 35 a lo largo de la crisis, (o estafa) se hubieran repartido con un sistema de justicia distributiva se hubieran amortiguado los problemas de millones de personas?

Cita Usted a la Seguridad Social como nuestro principal proyecto de solidaridad. Así debería ser, pero ustedes la han convertido en un área de negocio más, privatizando toda clase de servicios sanitarios, educativos y asistenciales.

Le hago una sugerencia: estimule usted a su gobierno para que obligue a esos 85 ricachones a que inviertan su dinero en proyectos creativos de riqueza y que las calles de las ciudades las barran los barrenderos y que arreglen los jardines los jardineros, que gobiernen la sanidad los sanitarios, la enseñanza los enseñantes y no las familias Entrecanales, los Rafael del Pino, las hermanas Koplowitz o Florentino Pérez. Señora Ministra; Usted y su gobierno que dicen ser cristianos, le recuerdo que el séptimo Mandamiento de la Ley de Dios dice NO ROBAR, el octavo NO MENTIR y el décimo NO CODICIAR LOS BIENES AJENOS, recuérdeselo a esos 85. Sin cumplir los Mandamientos Sº Ministra, no se es buen cristiano.

Perdone la extensión de mi carta, son tantas las penurias que su política nos hace padecer, que se acaba el papel antes relatarlas todas.

Dándole las gracias anticipadas por su bondad y paciencia al gastar su preciado tiempo en leer mis humildes letras, me despido de Usted con un afectuoso saludo.

Plan de empleo

Los números de esta tabla representan a millones de personas. Según la última encuesta de población activa cerca de cinco millones de parados y algo más de diez y siete millones de cotizantes a la Seguridad Social, eso representa los veinte tres números de la tabla. Ahora entremos al grano. Los números cubiertos con una trama, representan a los casi cinco millones que ahora hay en el paro; los números sobre cuadrado blanco, son los que ahora hay trabajando, que totalizan veinte tres millones de población activa. Esta sería la población laboral conjunta en los seis primeros meses del año, parados más activos.

ENERO-FEBRERO-MARZO-ABRIL-MAYO-JUNIO. 2016

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

JULIO-AGOSTO-SEPTI-OCTU-NOVI-DICIE. 2016

En el segundo semestre, pasarían al paro los millones cifrados con los siguientes cinco números y los cinco anteriores pasarían a trabajar.

En el primer semestre de 2017 pasarían al paro los cifrados con los números con trama y a trabajar los anteriores y así sucesivamente hasta completar el ciclo, donde se iniciaría de nuevo el proceso.

ENERO-FEBRERO-MARZO-ABRIL-MAYO-JUNIO. 2017

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

JULIO-AGOSTO-SEPTI-OCTU-NOVI-DICIE. 2017

Como se puede observar nadie estaría en el paro más de seis meses y todos tendrían un periodo de trabajo continuado de dos años y medio como mínimo. Las vacaciones correspondientes al periodo de trabajo se acumularían para descansarlas durante el periodo inactivo, por lo que el paro se pagaría solo tres meses y medio. Pero el período de paro no sería de inactividad, sino que sería de paro y formación, obligatoria.

ENERO-FEBRERO-MARZO-ABRIL-MAYO-JUNIO.2018

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

JULIO-AGOSTO-SEPTI-OCTU-NOVI-DICIE. 2018

Llevando a cabo este plan (ya sé que es difícil) podíamos negociar la indemnización por despido, porque nadie se vería exento de ingresos.

ENERO-FEBRERO-MARZO-ABRIL-MAYO-JUNIO. 2019

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

JULIO-AGOSTO-SEPTI-OCTU-NOVI-DICIE. 2019

Al tener todo mundo ingresos, aumentaría el consumo y es de suponer que se reactivaría la economía y el número de parados disminuiría y consecuentemente el gasto en el paro. Nadie podría rechazar un puesto de trabajo, el que lo hiciera saldría del sistema. Los cinco millones los veríamos reducidos en muy poco tiempo

ENERO-FEBRERO-MARZO-ABRIL-MAYO-JUNIO. 2020

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

JULIO-AGOSTO-SEPTI-OCTU-NOVI-DICIE. 2020

 

PERIODO DE PARO Y FORMACIÓN

PERIODO DE TRABAJO

Dentro de este planteamiento general hay muchos matices que serían susceptibles de negociación entre empresas y trabajadores, (un piloto de avión o un maquinista de tren no tendría que rotar por las características de su puesto).

La emergencia social que vive nuestro país en lo que se refiere al empleo, hacen necesarias políticas imaginativas que contribuyan a la distribución de la riqueza, pero a través del trabajo y no solo de la subvención. Este plan necesariamente tiene que ir unido a un proyecto de reindustrialización generalizado del país como propone IU, un cambio de modelo productivo.

Esto es un planteamiento de emergencia, porque a medida que se reactivara la economía las personas afectadas serían cada vez menos y el gasto en paro sería cada vez menos.

¿Debería someterse este plan a un estudio más detallado por personas más expertas en materia económica y social?

He puesto el paro en primer lugar porque es el principal problema que tenemos ahora mismo, pero con el permiso de los improbables lectores de este escrito, tengo que ceder un poco a mis sentimientos y decir que el primer punto que yo pondría en el programa sería, que todos los españoles se pusieran a leer, a conocer nuestra historia y la sociedad en que vivimos, ESPAÑA NECESITA PONERSE A LEER TANTO COMO COMER. Un pueblo inculto nunca será un pueblo libre y siempre estará expuesto a ser manejado por los interese de una minoría. Para conseguir este objetivo sería imprescindible conseguir un sistema educativo que no fuera considerado como un área más de negocio de los capitalistas, sino como un derecho fundamental de todos los ciudadanos. El mismo tratamiento debería darse a la sanidad.

 

Pondría también en el programa un sistema de recaudación para el sostenimiento de las pensiones, que podría consistir en el siguiente:

 

Medidas de aplicación inmediata/corto plazo      
1.  Medidas de naturaleza fiscal 12.000 1.11  
Medidas de aplicación progresiva      
2.  Incremento de bases máximas de cotización 7.557 0.70%  
3.  Equiparación de bases medias de cotización

Régimen  Autónomos y Régimen General

7.000 0.65%  
4.  Asunción por parte del Estado de gastos de administración de la Seguridad Social. 2.700 0.25%  
5.  Conversión de “tarifas planas y reducciones cuotas en bonificaciones financiadas por el Ministerio de empleo 1.500 0.14%  
6.  Progresivo aumento de la presión fiscal en 1,2 puntos del PIB a lo largo de 5-10 años (según la intensidad del resto de medidas) para completar la financiación con impuestos de las prestaciones por supervivencia y asegurar una adecuada calidad de pensiones en el año 2050 12.500 1.16%  
Total 43.257 4.01%  

 

 

Estas cuatro medidas serían fundamentales para el ciclo vital de una persona: la enseñanza para niños y jóvenes; el trabajo para el desarrollo de las personas y las pensiones para cuando en la vejez no se pueda trabajar; todo ello acompañado de un sistema sanitario que asistiera la salud de los ciudadanos.

A estas cuatro cosas se pueden añadir otras muchas como por ejemplo la supresión de muchas autonomías.

El buen gobierno, para que la Agencia Tributaria no acumule una morosidad de 56. 000 millones como tiene actualmente; un dinero que el gobierno debería haber cobrado a los deudores, pero que no lo ha hecho, con lo bien que nos hubiera venido para no tener que haber puesto los contribuyentes el dinero para rescatar a la banca.

Se puede perseguir el fraude fiscal, ¿y cómo lo perseguimos? Pues poniendo más inspectores fiscales. Si a un inspector fiscal, o a uno de trabajo bien los podríamos considerar como caza ladrones, si gobiernan los ladrones, no van a poner a quien los cace: es como si las perdices fueran las que cargaran los cartuchos de las escopetas, los pondrían sin perdigones.

Si tuviéramos la lucidez de componer una candidatura capaz de afrontar estos problemas sería un gran éxito.

A partir de aquí se pueden citar otras cosas programáticas, económicas o ideológicas. Habrá quien diga que entre república o monarquía elige bienestar. Otros diremos que si rezar es gratis no hay porque dar a los curas 11337 millones del presupuesto todos los años.

Habrá quien piense que esas medidas son de izquierdas, pues que sean. Es que no nos debemos acobardar por recuperar algunos de los valores de la izquierda como el internacionalismo, que significa solidaridad, frente a los nacionalismos que representan todo lo contrario. Solo una izquierda que se avergüence de serlo puede caer en los nacionalismos insolidarios. La izquierda es izquierda cuando se proyecta sobre los desfavorecidos y sobre el mundo del trabajo en general, no cuando se limita a ser el correveidile de la burguesía para formar pequeñas tribus en las que solo tiene reservado el papel de perrillo faldero. Ser de izquierdas y nacionalista es incompatible.

Ahora que el capitalismo se ha globalizado, los obreros también necesitamos hacerlo, o por lo menos, europeizarnos. Necesitamos una izquierda europea, pero antes necesitamos una izquierda española, o ibérica, o de aquí, como diría Forges. Si el capitalismo se globaliza, si las empresas se concentran para tener más mercado y ser más fuertes, ¿por qué nosotros tenemos que montar pequeñas tribus que lo único que hacen es debilitarnos?

El capitalismo se ha quedado como sistema hegemónico en el mundo y no tiene escrúpulos en regresar a sus orígenes, LA ESCLAVITUD, si no nos oponemos a sus planes, acabaremos volviendo a ser esclavos. Tenemos de ejemplo el tratado TTIP en el que prevalecerá la libertad de empresa, pero no la libertad de los ciudadanos. Cada cuatro años nos montarán una mascarada con urnas, pero la democracia y la libertad habrán desaparecido.

Los partidos que han gestionado hasta ahora el liberalismo capitalista son partidarios de ese tratado; si no nos organizamos para impedir su presencia en la vida política, el futuro que nos espera es el de simples consumidores, pero sin derechos. Al capitalismo, si no podemos sustituirlo, por lo menos hay que civilizarlo. Dice el ex presidente Mújica de Uruguay, que el socialismo no se puede hacer en los países pobres; donde no haya nada que repartir, no se puede ser socialista.

Tenemos que decirle a la derecha acomodada en el IBEX 35, que vive de las concesiones y demás mamandurrias que le conceden los gobiernos, que se ponga a trabajar y a producir, que para recoger la basura bastan los basureros, no hace falta que intervengan las Koplowitz, los Entrecanales de Ferrovial, Florentino Pérez, o Sacyr. Estos multimillonarios que traigan sus millones de los paraísos fiscales y se pongan a fabricar algo y a ser útiles, no los necesitamos para que gestionen hospitales, ya lo harán los sanitarios, o escuelas, que ya lo harán los maestros.

España necesita solucionar muchas más cosas y aunque la sesera aún no se me ha secado, ya me he cansado de escribir.

Hace 130 años los políticos de la época se repartían el poder por temporadas, (Cánovas y Sagasta) porque consideraban que el pueblo era incapaz de decidir nada por su analfabetismo. Seguimos igual¸ los parados votan a los creadores de la crisis, los pensionistas a los que dilapidan el fondo de pensiones, los que no tienen para medicinas a los que privatizan la sanidad y el que no tiene para un libro, al que privatiza la enseñanza. Antes éramos analfabetos, ahora somos analfabetos e idiotas. La democracia y la libertad solo ha llegado a los listos, vividores y ladrones. ¡Viva la democracia del liberalismo!

No encontraron forma de constituir un gobierno y el 26 de junio se celebraron nuevas elecciones, con resultados parecidos. En estas últimas el PODEMOS e IU se presentaron conjuntamente y no obtuvieron los resultados en votos que en las de diciembre por separado.

La realidad es que ahora esa candidatura tiene 71 diputados y con eso HAY QUE HACER OPOSICIÓN, oposición de verdad. Los problemas que teníamos los ciudadanos, el PP, con sus políticas neoliberales, lejos de solucionarlos, los ha consolidado.

En primer lugar hay que decirle, todos los días, desde la tribuna del congreso, que la ideología más visible del gobierno del PP desde el año 2011, es la mentira generalizada, con un absoluto desprecio hacia los ciudadanos. La recuperación económica es mentira, al menos para el 90 % de la gente.

No nos creemos las cifras del paro, no solo porque un mentiroso nunca se sabe cuando dice la verdad, es que lo que los del gobierno llaman crear puestos de trabajo, es mentira; sustituir a un obrero que hace ocho horas por tres que hacen dos cada uno, se han hecho dos contratos más, pero el puesto de trabajo es uno, no hay ningún puesto de nueva creación. Entre los extranjeros que regresaron a sus países y los jóvenes españoles que se han tenido que ir al extranjero son un millón, por eso hay un millón de parados menos, si además hay 4.00.000 jubilados más que hace cuatro años, que lógicamente ya no están en el paro, es la causa de que ahora contemos cuatro millones de parados. Que serán más porque el gobierno miente siempre.

Hay que decirle al gobierno, todos los días desde la tribuna del congreso, que han dilapidado el Fondo de Pensiones. Los 44.000 millones que llevan dilapidados, no solo han servido para que los jubilados cobremos la pensión, sino que esa misma cantidad es lo que se ha ahorrado la patronal en cotizaciones.

La nueva oposición tiene que apremiar al gobierno para que ejecute de manera inmediata la morosidad de la Agencia Tributaria. Creo que son 56.000 millones. Queremos saber la morosidad de la Seguridad Social y si existe todos cumplan con sus obligaciones tributarias todo el mundo inmediatamente.

Los protagonistas del fraude fiscal y la economía sumergida son los empresarios. Se tiene que comprometer el gobierno que en la próxima legislatura ambas cosas tiene que bajar a la mitad.

Otra tarea de la nueva oposición es recordarle diariamente a los “neoliberales” del IBEX 35 que España es el país con más desigualdades de la OCDE y eso hay que corregirlo por el bien de la gente y de la economía española.

Hay que decirles a estos alumnos de la escuela de Chicago que un sistema económico que margina a millones de personas es un fracaso absoluto. Hay que acusarles desde la tribuna del Congreso que el neoliberalismo gobernante carece de plan económico, simplemente se ha limitado a aplicar las reivindicaciones de los sindicatos patronales. No se nos olvide que tenemos la patronal más inútil de Europa, no fabricamos nada, demos gracias al sol para que sigan viniendo turistas a bañarse. Que no se hielen las encinas, que críen bellotas para que los cerdos tengan buenos jamones. La única forma que tiene la derechona del IBEX 35 de enriquecerse es la corrupción. El sector de la derecha corrompida que ocupa el gobierno, concede adjudicaciones de todo tipo; sanidad, educación, servicios, administración, privatizaciones, mamandurrias, o “externalizaciones” como lo llaman ahora, a la derecha corruptora.

También es corrupción el que funcionarios uniformados de ahora mismo sean descendientes de funcionarios uniformados de hace dos siglos. Hay nietos y biznietos de ministros de Franco cobrando sueldazos estratosféricos. Todos tenemos derecho a ser “PATRIOTAS” con sueldazo a cuenta de la PATRIA.

La nueva oposición tiene que recordarle al gobierno que dote de recursos económicos a la Ley de Dependencia. Que le pida a la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana, que ceda en nombre de la caridad cristiana, la mitad de los 11337 millones de € que le llevamos dando cada año de los presupuestos del Estado.

La nueva oposición no puede ser (a no ser que tenga vocación suicida) como la que había aquellos años cuando el PP creó la burbuja inmobiliaria entre 1996 y 2007, que todo el país entusiasmado soplaba hasta que le reventó en la mano al que cuando tenía que haber hecho oposición hacia de Bambi. La nueva oposición no puede ser el nuevo Bambi; ese papel que lo hagan los compañeros de aquellos que salieron de un bosque de frondosos árboles con una pancarta que ponía 100 años de honradez, pero ni un minuto más. Pero no solo hay que trabajar en el parlamento HACIENDO OPOSICIÓN hay mucho que hacer en la calle. Lo más inmediato la negociación del Pacto de Toledo sobre pensiones. Sería imprescindible una gran movilización en defensa de nuestros intereses. Mientras haya injusticia, no puede haber paz.

ANÁLISIS ELCTORAL. 2-6-2016

        La nueva oposición

En alguna otra vez he citado a aquel escritor que fue director de la revista La Codorniz, Álvaro de La Iglesia, cuando decía que si los del Paragüay eran paraguayos, los del Uruguay, uruguayos. España, como era el país del guirigay, los españoles seríamos guirigayos.

No le faltaba razón a Don Álvaro. Empezamos por que las elecciones que tendrían que haberse celebrado en Noviembre, el presidente Rajoy las retrasó un mes sin saber porqué. Los resultados de aquellas elecciones fueron el fin del bipartidismo con dos nuevos grupos, PODEMOS y CIUDADANOS.

No llegaron a acuerdos para formar gobierno y el junio hubo nuevas elecciones con resultados parecidos, ningún grupo consiguió una mayoría suficiente para formar gobierno; o sea, esto sigue siendo un “guirigay” como lo denominaba D. Álvaro de la Iglesia. En las elecciones de junio el PODEMOS e IU se presentaron en coalición y sacaron millón y pico de votos menos que en las de diciembre por separado.

Se ha debatido bastante sobre esta caída de resultados de la coalición de izquierdas en los medios de propaganda de la patronal. Como es lógico, estos últimos se han alegrado mucho de que los partidos afines a la burguesía del IBEX 35 puedan formar gobierno, e incluso una gran coalición si al final cediera el P**E a favor del PP y C,s, al que denominaré “PPijo”, (el PP de los hijos). El no haberse cumplido las expectativas lo achacan a varias causas, entre otras el que muchos viejos militantes de IU, los viejos comunistas, no les gustaba la unidad con PODEMOS y se han abstenido o han votado al P**E. Estoy un poco decepcionado con los comunistas en general, los comunista españoles cuando hay posibilidades de formar una coalición a favor de las víctimas de la crisis con posibilidades de superar en votos al P**E, se abstienen o votan a uno de los partidos que protagonizaron en el pasado el camino hacia la mayor desigualdad de todos los países de la OCDE. No es la primera vez que los comunistas de por aquí votan al P**E que representa al capitalismo mas caco de la derecha más inútil, parásita y corrupta de Occidente.

El presente es que antes a la izquierda del PSOE había 11 diputados y ahora hay 71. Ahora nos toca consolidar esa fuerza, tenemos que conseguir que maduren, que se incorpore gente con personalidad política desde diversos ámbitos de la sociedad y presentar propuestas concretas y entendibles para la gente.

Por desgracia, para hacer oposición contundente sobrarán argumentos. Hay que decirle al PP que eso de los puestos de trabajo que dicen que han creado es una de sus muchas y constantes mentiras. Si la cifra del paro ha bajado es porque regresaron a sus países 800.000 extranjeros y 200.000 jóvenes emigraron a países donde encuentren una vida digna. El gobierno del PP no ha creado ni un solo puesto de trabajo, y eso hay que decírselo todos los días en su inmensa cara, que la forma de gobernar de esta derecha parásita y corrupta, está construyendo un país arruinado para varias generaciones. Tenemos que decirle en su puta cara, que el que cinco familias de las empresas concesionarias del IBEX 35 hayan acumulado durante los años de la crisis 70.000 millones no quiere decir que la economía del país haya crecido, ha crecido la de los especuladores, que son una minoría estafadora y holgazana, pero no la de los ciudadanos y eso hay que decírselo todos los días.

La nueva candidatura, el nuevo grupo parlamentario, tiene que adquirir solidez en la acción parlamentaria y en la calle. Tenemos muchos motivos para manifestarnos, el más inmediato es la negociación del pacto de Toledo. La patronal ni siquiera quiere dicho pacto. Para los pensionistas, presentes y futuros, son tan importantes los resultados de esas negociaciones como las pasadas elecciones. No estaría mal que pusiéramos toda la carne en el asador y hasta los huesos si falta hace con dos objetivos: uno, el presionar a una de las partes, gobierno y patronal, y dos; respaldar a la otra, a la nuestra, los sindicatos. La importancia que tienen estas negociaciones las hace incompatibles con la paz social. Tenemos que decirle a los nuevos diputados que una vez conseguido el sillón, la lucha sigue, que los que no hemos conseguido sillón ninguno seguimos como antes de las elecciones. Mientras haya precariedad, desigualdad, miseria y pobreza, la paz social no es posible. Los queremos a la cabeza de la manifestación.

Que no nos hablen de recortes porque nos lo recomiende Bruselas, mientras que la morosidad de la Agencia Tributaria sea de 56.000 millones, mientras tengamos un fraude fiscal del 25%, una economía sumergida en un nivel parecido, o tengamos 11337 millones para pagarle puntualmente todos los años, sin un solo recorte a la Iglesia Católica para pagar a obispos, capellanes y subvencionar procesiones, mientras hacen recortes en la Ley de Dependencia.

No nos tenemos que creer que el Fondo de Pensiones lo han dilapidado solo por la caída de las cotizaciones debido a la crisis; que si puede ser cierto, pero hay que decir inmediatamente que también ha servido para ahorrárselo los empresarios en cotizaciones y que éste gobierno no ha hecho nada para establecer un sistema que equilibrara los gastos y los ingresos tal como propuso CC.OO en el año 2012 y recientemente con una nueva propuesta adaptada a las circunstancias del Fondo de Reserva.

No sé si será cierto, pero oigo comentarios, probablemente mal intencionados, que lo que se considera la vieja guardia de IU, los comunistas, no han ido a votar porque no les gustaba la unión con PODEMOS. Tengo que decirle a los comunistas, que los obreros ya hemos conocido a los comunistas votando al PSOE en nombre de no sé qué principios, para que el PSOE usara luego aquellos votos en hacer la Ley de los contratos basura. Últimamente hemos visto como los comunistas rusos tiraron las hoces y los martillos al rio Moscova y en un fin de semana se pararon del comunismo al capitalismo mafioso dejando a los obreros rusos en la estacada, y a los comunistas chinos andar a putas en Ferraris y vender atados de pies y manos a los obreros chinos al capitalismo más criminal. O sea que lecciones de ética política y lecciones de pureza ideológica, las justas. No basta en los tiempos actuales con decir que los comunistas fueron los que lucharon algo contra la dictadura (que es cierto, aunque el dictador murió en la cama), mientras los demócratas de ahora estaban al calor de los sueldos del estado, hay que luchar ahora y no quedarse en casa el día de las elecciones, eso es trabajar para la derecha, como los comunistas rusos o los chinos. Los tiempos son otros y lo que hay ahora son más de treinta millones de víctimas de una colosal estafa llamada crisis que nos ha creado el capitalismo criminal del PP y a la que tenemos que seguir enfrentándonos mientras exista, tenemos que seguir trabajando por convencer a cada vez más gente, que se una a la única fuerza que hoy se enfrenta a la política más criminal y que más desigualdades y sufrimiento está provocando.

Tienen que aprovechar la tribuna del congreso para decirle a la Iglesia Católica, que se ponga del lado de los pobres, que le haga caso a Jesucristo aunque solo sea por una sola vez. Que el Partido de la Conferencia Episcopal (PCE) le diga al PP (Partido de los pobres por los que hace), que la mentira, el robo, la avaricia, la violencia van en contra de los Mandamientos de la Ley de Dios y contra los principios del cristianismo, que le recuerden a los beatos del IBEX 35 aquello del camello y la aguja.

Tenemos muchos motivos para seguir luchando. Si lo que nos ha movido hasta ahora ha sido la lucha por una sociedad más justa, los gobiernos del capitalismo criminal cada vez la están haciendo más injusta.

Los queremos a la cabeza de la manifestación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sigue leyendo

La globalización

LA GLOBALIZACIÓN

 

Los últimos años del pasado siglo y los que llevamos andado de éste, la evolución del mundo gira en torno a lo que conocemos como globalización del neoliberalismo.  Intentaré hacer un resumen de mis lecturas sobre este asunto. Han sido múltiples los autores de los que me he informado desde el Nobel Joseph Stiglitz, profesores universitarios, periodistas, publicaciones del sindicato y algún programa de radio. De la televisión no, porque en TV no se debaten asuntos serios; el régimen desconfía que la gente aprenda a pensar, que descubra quien le engaña y quien le explota.

La citada globalización es un régimen que se está implantando en todo el planeta principalmente desde la caída de los regímenes comunistas. No es que el neoliberalismo económico no existiera antes, lo que pasa es que ahora no encuentra barreras en ningún lugar. La globalización no deja de ser una ideología como otra cualquiera, igual que el comunismo o el socialismo pretendían la igualdad de todos, el neoliberalismo de la globalización pretende y se basa en la acumulación de riqueza y poder en manos de una minoría, despojando a la mayoría.

Dan al Nobel de economía norteamericano Milton Friedman la autoría de las ideas neoliberales que se están implantando en el mundo a raíz del los gobiernos de Ronald Reagan en los EE.UU y Margaret Theacher en Inglaterra. Esa ideología consiste en que los gobiernos no intervengan con sus leyes y normas en el proceso económico de los mercados y del capital despolitizando las redes económicas y financieras, ¿acaso eso no es también político? Las modernas redes de información creadas por los norteamericanos facilitan los movimientos del capital creando una economía virtual que genera un imperialismo neoliberal que afecta a las personas de cualquier lugar del planeta.

Esta ideología neoliberal para lograr acumular más riqueza en manos de esas minorías no duda en imponer a los gobiernos políticas de reducción del gasto en los servicios estatales ocasionando profundas desigualdades en todos los países… El neoliberalismo global aplica su ideología sobre la gestión económica a escala planetaria, consiguiendo en muchas ocasiones que sus empresas tengan más poder que los estados nacionales.

Desde el momento que esta ideología neoliberal se nos presenta como única alternativa posible, se convierte en totalitaria, no solo en lo económico, sino también en lo cultural, por que pasa a dominar nuestra vida.

La liberación de la economía es como una guerra de liberación a favor del capitalismo que acabará, si no hay un cambio de rumbo a imponer un nuevo tipo de dictadura, “la dictadura del mercado” que será incompatible con la democracia participativa que ha existido en los países de Occidente. El hecho de que los gobierno nacionales tengan cada vez menos influencia sobre lo que conocemos como “los mercados”, más que un nuevo orden económico será un “nuevo desorden” económico destinado exclusivamente a favorecer a una minoría.

La imposición a escala planetaria del neoliberalismo económico, aunque nos la presenta como algo nuevo, no es en realidad, sino una fase más en el desarrollo del capitalismo, ahora favorecida su gestión, implantación y desarrollo por las nuevas tecnologías, pero no caigamos en el error de creer que esta nueva versión del capitalismo está des politizado. ¿Porqué la política no va a intervenir en los mercados y los mercados en la política si? El poder que muchas empresas transnacionales ejercen sobre la ciudadanía, es un poder ajeno al control democrático de los ciudadanos, por tanto la democracia se debilita recordándonos aquella frase que decía, que la democracia y el capitalismo son incompatibles.

Si está en juego la democracia real, si el imperio neoliberal se va a imponer a costa de nuestra libertad y el bienestar de la mayoría, tendremos que reflexionar sobre algunas cuestiones como las siguientes. ¿Por qué el aumento generalizado de la productividad y de la riqueza no repercute en la mayoría de la población de todos los países? ¿Acaso la riqueza de unos pocos tiene que ser a costa de las condiciones laborales y de salarios de la mayoría? ¿El sacro santo derecho al beneficio económico de unos pocos, es más importante que la democracia misma en la mayoría de los países? ¿Por qué las instituciones internacionales del neoliberalismo chantajean mediante la deuda externa a los países a la vez que avalan y protegen a los corruptos nacionales? En España tenemos el caso del ex ministro Rodrigo Rato. En su época de ministro fue el principal artífice de la burbuja inmobiliaria y bancaria, origen de la catástrofe económica en que se encuentra España y autor de múltiples desfalcos y estafas y luego acogido  en el Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las instituciones que promueven la corrupción y el neoliberalismo, o más recientemente el ya ex ministro José Manuel Soria, que tuvo que dimitir como ministro por sus irregularidades económicas y financieras y también acogido en otra institución como la anterior, el Banco Mundial (BM), si bien en este caso tuvo que renunciar a la mamandurria por la presión política y mediática, o a la que ahora es presidenta del (FMI), la francesa Cristine Legarde, que también tuvo problemas sobre corrupción en su país. Esta es una prueba fehaciente de que las instituciones internacionales del neoliberalismo y la corrupción acogen a los avalistas nacionales de ese neoliberalismo y de esa corrupción. Y seguimos haciéndonos preguntas: ¿Por qué el neoliberalismo globalizador prefiere que el dinero se acumule en los paraísos fiscales antes que sea redistribuido para evitar el crecimiento de la pobreza? Dicen que en los paraísos fiscales se acumulan más de TREINTA BILLONES DE DÓLARES.  ¿Por qué tiene que prevalecer la economía financiera a la economía del trabajo? Está demostrado que la economía financiera, la gestión virtual del capitalismo global solo beneficia a una minoría en perjuicio de las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría.

No nos olvidemos que este modelo de crecimiento tiene unas consecuencias extraordinariamente negativas para el medio ambiente que ya estamos padeciendo y sufrirán en mayor medida las generaciones futuras.

El consumismo compulsivo nos esclaviza, nos empobrece aun mas y si nosotros nos empobrecemos, ellos, los capitalistas se enriquecen, aumentando la brecha económica y social que ya padecemos y que ha aumentado el doble en las últimas dos décadas. Lo que ellos llaman “recortes estructurales” no son más que recortes en derechos recomendados o patrocinados por organismos internacionales de la corrupción.

Está muy claro que la expansión y consolidación de las corporaciones empresariales privadas incide negativamente sobre los derechos humanos en amplios sectores de la población. Tenemos que darnos cuenta que si es el estado el que gestiona nuestros recursos seremos ciudadanos, mientras que si son las corporaciones privadas seremos clientes. Los ciudadanos podremos elegir a los políticos que gestionan el estado pero no podemos elegir a los empresarios que gestionen las empresas que nos ofrezcan los servicios privatizados. No se promulgarán normas o códigos de conducta de obligado cumplimiento para las empresas a nivel global en lo que respecta a derechos humanos, laborales o medio ambientales.

El capitalismo de la globalización es una ideología como otra cualquiera basada en la explotación y la desigualdad, tanto a nivel local como internacional. No tenemos que soportar mansamente la acumulación de riqueza y su cada vez más injusto reparto, ni podemos creer su mensaje de que es la única alternativa posible. La injusticia siempre se solucionó con más justicia. No tenemos que asumir esa postura conformista y cobarde de que es mejor tener un empleo miserable dos mese al año, que nada, eso es aceptar la miseria de por vida. No es verdad que no haya alternativas, esa es su opinión que obedece a sus intereses exclusivamente.

Intenta imponer el neoliberalismo global y salvaje sus ideales e intereses, con el visto bueno de gobiernos nacionales afines a, al poder político. De esa forma no tendrá quien le ponga restricciones a las formas más crueles de explotación de las personas y de la naturaleza.

Globalizan a su vez una democracia meramente formal, pero que las decisiones que de verdad nos afectan a nuestra forma de vivir y a nuestra libertad las toman ellos en instituciones alejadas del control democrático y apartado del poder a nivel nacional. Las decisiones que toman el FMI, BM, OMC, y otros organismos, los gobiernos las tienen que cumplir con el chantaje de la deuda, pero los ciudadanos no tenemos la oportunidad de elegir a sus dirigentes y menos de intervenir en la toma de decisiones. Para estos organismos son más importantes los criterios económicos que la economía social. Los intereses de una minoría explotadora y despiadada, tanto de los seres humanos como de la naturaleza, prevalecen sobre los derechos humanos, culturales y sociales de la mayoría. La ideología neoliberal de la globalización trata de impedir una democracia de carácter social plena y participativa. Cuantos mayores sean los procesos de desregulación del capitalismo y menos control democrático sobre el mismo, más graves serán los perjuicios para la ciudadanía. Nos dicen que esta forma de administrar la economía es lo más moderno, que es el futuro es tecnológico y que tenemos que conformarnos con una explotación cada vez mas inhumana y más cruel. Los únicos que tienen derecho al beneficio son ellos, los demás solo tenemos derecho a las migajas del banquete y lo dicen con todo el desparpajo. Hay una frase del partido republicano de los EE.UU, cuya ideología es la que nutre el ideario el PP, que dice: “entre más lleno tengan el pesebre los bueyes, mejor para los ratones” en nosotros está el conformarnos con ser ratones o luchar por ser ciudadanos.

En un sistema económico y social en el que a los ciudadanos se les reconoce según su capacidad de consumir, si hay amplias capas de población que viven en la miseria, la inseguridad,  la incertidumbre y el miedo ante el futuro, ese sistema es un fracaso económico y social. La ideología que proyecta hacia las personas el liberalismo globalizador es el individualismo basado en la ley del más fuerte y que obliga a los ciudadanos a enfrentarse individualmente a sus problemas vitales como el trabajo, las condiciones del mismo, la vivienda, la educación, la sanidad, la alimentación, la vejez, etc,.

La gestión de las consecuencias “negativas” de la globalización, paro, falta de cobertura social en las situaciones de crisis, pasa a la responsabilidad individual. Como el neoliberalismo globalizador se basa en la acumulación de riqueza de una minoría, necesariamente tiene que haber una mayoría desposeída de los recursos necesarios para afrontar la vida de una manera digna. Tengamos en cuenta que en un sistema económico capitalista, el primero de los derechos, o de las primeras necesidades es el económico, la independencia económica. Si el liberalismo capitalista manda a la indigencia a millones de personas privándoles de los recursos necesarios para su vida ¿cómo va a afrontar la educación la educación de sus hijos, si los tiene, la enfermedad, o la vejez cuando llegue el momento? Todas las personas no integradas en el sistema pasan a formar parte de la última escala social. A todas esas personas el sistema los considera peligrosos, como si fuera un delito ser parado, pobre o emigrante. Para enfrentarse el sistema a la situación que vive todos estos sectores sociales recurren a la represión policial y carcelaria con la creación de leyes represivas, recordemos la ley mordaza

El neoliberalismo globalizador se gestiona desde organismos ajenos a la democracia, por eso podemos preguntarnos ¿prevalecerá la democracia o el neoliberalismo capitalista? En otros tiempos ya pasados una forma de hacerse rico era dedicarse a la industria o al comercio fabricando algún producto o comerciando con él. Esa actividad ya no da más de sí, hay empresas instaladas desde hace más de un siglo por todo el planeta que abastecen al mercado de toda clase de artilugios de consumo. Prácticamente no queda espacio para nuevas corporaciones industriales, pero no ha disminuido el deseo de enriquecerse de una minoría. Para conseguir la riqueza esa minoría crea el sistema de servicios públicos que conocemos como estado de bienestar y lo vinculamos como derechos inherentes a la democracia. Este sistema de derechos tuvo como finalidad enfrentarlo al sistema social instaurado en los países comunistas y durante muchos años, principalmente en la época posterior a la segunda guerra mundial, el progreso y la justicia social fue superior en los países capitalistas que en los países comunistas, de hecho el comunismo desapareció en el año 1989 con la caída del muro de Berlín como hecho más significativo.

El siguiente paso que tenían reservado para ese sistema social y de derechos, era que esas élites que ya no tenían espacio para el enriquecimiento en la industria y el comercio como decía antes, ahora quieren utilizar ese sistema para su enriquecimiento privatizándolo. Pero este cambio puede tener gravísimas consecuencias para la ciudadanía en general al cambiar la condición de ciudadano con derechos amparados por el estado, al de cliente de una empresa proveedora de esos  servicios que no se nos olvide antes fueron derechos. Estas iniciativas políticas y económicas vienen recomendadas por organismo internacionales que gestionan el capitalismo global, FMI, OMC, BM, etc. Luego el capitalismo corrupto nacional nos dice que como son imposiciones recomendadas por organismos superiores a consecuencia de nuestra deuda, que casualmente, causaron los gobernantes que gobiernan ahora y gobernaron antes.

En eso, que llaman libertad de mercado, los que en ese mercado solo tenemos que vender la fuerza de nuestro trabajo, nunca tendremos la misma libertad que los que tiene la ventajosa situación de poder comprarla. Si el vendedor de esa fuerza de trabajo se deja individualizar por la ideología neoliberal y desiste de organizarse en torna a la clase social a la que pertenece, la `posibilidad de defender su libertad, su bienestar y su dignidad serán nulas. Entregarse de forma individual a la ideología del mercado puede tener fatales consecuencias para las personas tanto individual como para la clase obrera en su conjunto.

Por eso será bueno reflexionar una vez más sobre la conveniencia de que la clase obrera no caiga en el individualismo con que nos amenaza el neoliberalismo capitalista de la globalización y se organice en torne a una organización ya consolidada

Como CC.OO, la última barrera que le queda de franquear al capitalismo globalizador. Están intentando neutralizar a los sindicatos mediante la promulgación de numerosas leyes, como las nefastas reformas laborales destinadas a impedir la acción de los mismos con el fin que los obreros estén inertes ante la acción depredadora del capitalismo. Siempre la clase obrera tiene que tener mecanismos de unidad y de solidaridad para defender sus derechos y sus condiciones dignas de trabajo. Si la globalización del neoliberalismo conlleva la pérdida de derechos generalizada, es necesario que los obreros potencien organizaciones ya existentes como CC.OO, que como dijo aquel político inglés refiriéndose a la democracia, que era el peor sistema político a excepción de todos los demás. Aquí podemos repetir la frase refiriéndonos al sindicato, que es la peor herramienta para defendernos a excepción de todas las demás.

J.M.F.I.

 

La globalización

LA GLOBALIZACIÓN

 

Los últimos años del pasado siglo y los que llevamos andado de éste, la evolución del mundo gira en torno a lo que conocemos como globalización del neoliberalismo.  Intentaré hacer un resumen de mis lecturas sobre este asunto. Han sido múltiples los autores de los que me he informado desde el Nobel Joseph Stiglitz, profesores universitarios, periodistas, publicaciones del sindicato y algún programa de radio. De la televisión no, porque en TV no se debaten asuntos serios; el régimen desconfía que la gente aprenda a pensar, que descubra quien le engaña y quien le explota.

La citada globalización es un régimen que se está implantando en todo el planeta principalmente desde la caída de los regímenes comunistas. No es que el neoliberalismo económico no existiera antes, lo que pasa es que ahora no encuentra barreras en ningún lugar. La globalización no deja de ser una ideología como otra cualquiera, igual que el comunismo o el socialismo pretendían la igualdad de todos, el neoliberalismo de la globalización pretende y se basa en la acumulación de riqueza y poder en manos de una minoría, despojando a la mayoría.

Dan al Nobel de economía norteamericano Milton Friedman la autoría de las ideas neoliberales que se están implantando en el mundo a raíz del los gobiernos de Ronald Reagan en los EE.UU y Margaret Theacher en Inglaterra. Esa ideología consiste en que los gobiernos no intervengan con sus leyes y normas en el proceso económico de los mercados y del capital despolitizando las redes económicas y financieras, ¿acaso eso no es también político? Las modernas redes de información creadas por los norteamericanos facilitan los movimientos del capital creando una economía virtual que genera un imperialismo neoliberal que afecta a las personas de cualquier lugar del planeta.

Esta ideología neoliberal para lograr acumular más riqueza en manos de esas minorías no duda en imponer a los gobiernos políticas de reducción del gasto en los servicios estatales ocasionando profundas desigualdades en todos los países… El neoliberalismo global aplica su ideología sobre la gestión económica a escala planetaria, consiguiendo en muchas ocasiones que sus empresas tengan más poder que los estados nacionales.

Desde el momento que esta ideología neoliberal se nos presenta como única alternativa posible, se convierte en totalitaria, no solo en lo económico, sino también en lo cultural, por que pasa a dominar nuestra vida.

La liberación de la economía es como una guerra de liberación a favor del capitalismo que acabará, si no hay un cambio de rumbo a imponer un nuevo tipo de dictadura, “la dictadura del mercado” que será incompatible con la democracia participativa que ha existido en los países de Occidente. El hecho de que los gobierno nacionales tengan cada vez menos influencia sobre lo que conocemos como “los mercados”, más que un nuevo orden económico será un “nuevo desorden” económico destinado exclusivamente a favorecer a una minoría.

La imposición a escala planetaria del neoliberalismo económico, aunque nos la presenta como algo nuevo, no es en realidad, sino una fase más en el desarrollo del capitalismo, ahora favorecida su gestión, implantación y desarrollo por las nuevas tecnologías, pero no caigamos en el error de creer que esta nueva versión del capitalismo está des politizado. ¿Porqué la política no va a intervenir en los mercados y los mercados en la política si? El poder que muchas empresas transnacionales ejercen sobre la ciudadanía, es un poder ajeno al control democrático de los ciudadanos, por tanto la democracia se debilita recordándonos aquella frase que decía, que la democracia y el capitalismo son incompatibles.

Si está en juego la democracia real, si el imperio neoliberal se va a imponer a costa de nuestra libertad y el bienestar de la mayoría, tendremos que reflexionar sobre algunas cuestiones como las siguientes. ¿Por qué el aumento generalizado de la productividad y de la riqueza no repercute en la mayoría de la población de todos los países? ¿Acaso la riqueza de unos pocos tiene que ser a costa de las condiciones laborales y de salarios de la mayoría? ¿El sacro santo derecho al beneficio económico de unos pocos, es más importante que la democracia misma en la mayoría de los países? ¿Por qué las instituciones internacionales del neoliberalismo chantajean mediante la deuda externa a los países a la vez que avalan y protegen a los corruptos nacionales? En España tenemos el caso del ex ministro Rodrigo Rato. En su época de ministro fue el principal artífice de la burbuja inmobiliaria y bancaria, origen de la catástrofe económica en que se encuentra España y autor de múltiples desfalcos y estafas y luego acogido  en el Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las instituciones que promueven la corrupción y el neoliberalismo, o más recientemente el ya ex ministro José Manuel Soria, que tuvo que dimitir como ministro por sus irregularidades económicas y financieras y también acogido en otra institución como la anterior, el Banco Mundial (BM), si bien en este caso tuvo que renunciar a la mamandurria por la presión política y mediática, o a la que ahora es presidenta del (FMI), la francesa Cristine Legarde, que también tuvo problemas sobre corrupción en su país. Esta es una prueba fehaciente de que las instituciones internacionales del neoliberalismo y la corrupción acogen a los avalistas nacionales de ese neoliberalismo y de esa corrupción. Y seguimos haciéndonos preguntas: ¿Por qué el neoliberalismo globalizador prefiere que el dinero se acumule en los paraísos fiscales antes que sea redistribuido para evitar el crecimiento de la pobreza? Dicen que en los paraísos fiscales se acumulan más de TREINTA BILLONES DE DÓLARES.  ¿Por qué tiene que prevalecer la economía financiera a la economía del trabajo? Está demostrado que la economía financiera, la gestión virtual del capitalismo global solo beneficia a una minoría en perjuicio de las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría.

No nos olvidemos que este modelo de crecimiento tiene unas consecuencias extraordinariamente negativas para el medio ambiente que ya estamos padeciendo y sufrirán en mayor medida las generaciones futuras.

El consumismo compulsivo nos esclaviza, nos empobrece aun mas y si nosotros nos empobrecemos, ellos, los capitalistas se enriquecen, aumentando la brecha económica y social que ya padecemos y que ha aumentado el doble en las últimas dos décadas. Lo que ellos llaman “recortes estructurales” no son más que recortes en derechos recomendados o patrocinados por organismos internacionales de la corrupción.

Está muy claro que la expansión y consolidación de las corporaciones empresariales privadas incide negativamente sobre los derechos humanos en amplios sectores de la población. Tenemos que darnos cuenta que si es el estado el que gestiona nuestros recursos seremos ciudadanos, mientras que si son las corporaciones privadas seremos clientes. Los ciudadanos podremos elegir a los políticos que gestionan el estado pero no podemos elegir a los empresarios que gestionen las empresas que nos ofrezcan los servicios privatizados. No se promulgarán normas o códigos de conducta de obligado cumplimiento para las empresas a nivel global en lo que respecta a derechos humanos, laborales o medio ambientales.

El capitalismo de la globalización es una ideología como otra cualquiera basada en la explotación y la desigualdad, tanto a nivel local como internacional. No tenemos que soportar mansamente la acumulación de riqueza y su cada vez más injusto reparto, ni podemos creer su mensaje de que es la única alternativa posible. La injusticia siempre se solucionó con más justicia. No tenemos que asumir esa postura conformista y cobarde de que es mejor tener un empleo miserable dos mese al año, que nada, eso es aceptar la miseria de por vida. No es verdad que no haya alternativas, esa es su opinión que obedece a sus intereses exclusivamente.

Intenta imponer el neoliberalismo global y salvaje sus ideales e intereses, con el visto bueno de gobiernos nacionales afines a, al poder político. De esa forma no tendrá quien le ponga restricciones a las formas más crueles de explotación de las personas y de la naturaleza.

Globalizan a su vez una democracia meramente formal, pero que las decisiones que de verdad nos afectan a nuestra forma de vivir y a nuestra libertad las toman ellos en instituciones alejadas del control democrático y apartado del poder a nivel nacional. Las decisiones que toman el FMI, BM, OMC, y otros organismos, los gobiernos las tienen que cumplir con el chantaje de la deuda, pero los ciudadanos no tenemos la oportunidad de elegir a sus dirigentes y menos de intervenir en la toma de decisiones. Para estos organismos son más importantes los criterios económicos que la economía social. Los intereses de una minoría explotadora y despiadada, tanto de los seres humanos como de la naturaleza, prevalecen sobre los derechos humanos, culturales y sociales de la mayoría. La ideología neoliberal de la globalización trata de impedir una democracia de carácter social plena y participativa. Cuantos mayores sean los procesos de desregulación del capitalismo y menos control democrático sobre el mismo, más graves serán los perjuicios para la ciudadanía. Nos dicen que esta forma de administrar la economía es lo más moderno, que es el futuro es tecnológico y que tenemos que conformarnos con una explotación cada vez mas inhumana y más cruel. Los únicos que tienen derecho al beneficio son ellos, los demás solo tenemos derecho a las migajas del banquete y lo dicen con todo el desparpajo. Hay una frase del partido republicano de los EE.UU, cuya ideología es la que nutre el ideario el PP, que dice: “entre más lleno tengan el pesebre los bueyes, mejor para los ratones” en nosotros está el conformarnos con ser ratones o luchar por ser ciudadanos.

En un sistema económico y social en el que a los ciudadanos se les reconoce según su capacidad de consumir, si hay amplias capas de población que viven en la miseria, la inseguridad,  la incertidumbre y el miedo ante el futuro, ese sistema es un fracaso económico y social. La ideología que proyecta hacia las personas el liberalismo globalizador es el individualismo basado en la ley del más fuerte y que obliga a los ciudadanos a enfrentarse individualmente a sus problemas vitales como el trabajo, las condiciones del mismo, la vivienda, la educación, la sanidad, la alimentación, la vejez, etc,.

La gestión de las consecuencias “negativas” de la globalización, paro, falta de cobertura social en las situaciones de crisis, pasa a la responsabilidad individual. Como el neoliberalismo globalizador se basa en la acumulación de riqueza de una minoría, necesariamente tiene que haber una mayoría desposeída de los recursos necesarios para afrontar la vida de una manera digna. Tengamos en cuenta que en un sistema económico capitalista, el primero de los derechos, o de las primeras necesidades es el económico, la independencia económica. Si el liberalismo capitalista manda a la indigencia a millones de personas privándoles de los recursos necesarios para su vida ¿cómo va a afrontar la educación la educación de sus hijos, si los tiene, la enfermedad, o la vejez cuando llegue el momento? Todas las personas no integradas en el sistema pasan a formar parte de la última escala social. A todas esas personas el sistema los considera peligrosos, como si fuera un delito ser parado, pobre o emigrante. Para enfrentarse el sistema a la situación que vive todos estos sectores sociales recurren a la represión policial y carcelaria con la creación de leyes represivas, recordemos la ley mordaza

El neoliberalismo globalizador se gestiona desde organismos ajenos a la democracia, por eso podemos preguntarnos ¿prevalecerá la democracia o el neoliberalismo capitalista? En otros tiempos ya pasados una forma de hacerse rico era dedicarse a la industria o al comercio fabricando algún producto o comerciando con él. Esa actividad ya no da más de sí, hay empresas instaladas desde hace más de un siglo por todo el planeta que abastecen al mercado de toda clase de artilugios de consumo. Prácticamente no queda espacio para nuevas corporaciones industriales, pero no ha disminuido el deseo de enriquecerse de una minoría. Para conseguir la riqueza esa minoría crea el sistema de servicios públicos que conocemos como estado de bienestar y lo vinculamos como derechos inherentes a la democracia. Este sistema de derechos tuvo como finalidad enfrentarlo al sistema social instaurado en los países comunistas y durante muchos años, principalmente en la época posterior a la segunda guerra mundial, el progreso y la justicia social fue superior en los países capitalistas que en los países comunistas, de hecho el comunismo desapareció en el año 1989 con la caída del muro de Berlín como hecho más significativo.

El siguiente paso que tenían reservado para ese sistema social y de derechos, era que esas élites que ya no tenían espacio para el enriquecimiento en la industria y el comercio como decía antes, ahora quieren utilizar ese sistema para su enriquecimiento privatizándolo. Pero este cambio puede tener gravísimas consecuencias para la ciudadanía en general al cambiar la condición de ciudadano con derechos amparados por el estado, al de cliente de una empresa proveedora de esos  servicios que no se nos olvide antes fueron derechos. Estas iniciativas políticas y económicas vienen recomendadas por organismo internacionales que gestionan el capitalismo global, FMI, OMC, BM, etc. Luego el capitalismo corrupto nacional nos dice que como son imposiciones recomendadas por organismos superiores a consecuencia de nuestra deuda, que casualmente, causaron los gobernantes que gobiernan ahora y gobernaron antes.

En eso, que llaman libertad de mercado, los que en ese mercado solo tenemos que vender la fuerza de nuestro trabajo, nunca tendremos la misma libertad que los que tiene la ventajosa situación de poder comprarla. Si el vendedor de esa fuerza de trabajo se deja individualizar por la ideología neoliberal y desiste de organizarse en torna a la clase social a la que pertenece, la `posibilidad de defender su libertad, su bienestar y su dignidad serán nulas. Entregarse de forma individual a la ideología del mercado puede tener fatales consecuencias para las personas tanto individual como para la clase obrera en su conjunto.

Por eso será bueno reflexionar una vez más sobre la conveniencia de que la clase obrera no caiga en el individualismo con que nos amenaza el neoliberalismo capitalista de la globalización y se organice en torne a una organización ya consolidada

Como CC.OO, la última barrera que le queda de franquear al capitalismo globalizador. Están intentando neutralizar a los sindicatos mediante la promulgación de numerosas leyes, como las nefastas reformas laborales destinadas a impedir la acción de los mismos con el fin que los obreros estén inertes ante la acción depredadora del capitalismo. Siempre la clase obrera tiene que tener mecanismos de unidad y de solidaridad para defender sus derechos y sus condiciones dignas de trabajo. Si la globalización del neoliberalismo conlleva la pérdida de derechos generalizada, es necesario que los obreros potencien organizaciones ya existentes como CC.OO, que como dijo aquel político inglés refiriéndose a la democracia, que era el peor sistema político a excepción de todos los demás. Aquí podemos repetir la frase refiriéndonos al sindicato, que es la peor herramienta para defendernos a excepción de todas las demás.

J.M.F.I.